En pantalla

El séquito de la testosterona

Durante ocho temporadas, la serie de HBO “Entourage” siguió las aventuras de un joven actor de Hollywood, Vincent Chase (Adrian Grenier), y el séquito de amigos y parientes que acarrea mientras trata de abrirse campo en la industria del entretenimiento. Ese es el “entourage” del título. Los ha visto alrededor de artistas y deportistas. Son empleados, amigos, rémoras o sanguijuelas. Es una dinámica interesante, digna de escrutinio. Jamás he visto un capítulo de la serie, pero eso no debería ser un obstáculo para apreciar la película que ahora que presenta en los cines locales.

La película arranca con una especie de reportaje televisivo poniéndonos al día con el grupo, fuera de las pantallas desde el 2011. Para relativa credibilidad, reclutan a Piers Morgan, periodista caído en desgracia, pero reconocido por su paso por CNN. El futuro de Vince depende de su nueva película, “Hyde”, una especie de modernización de la historia del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde, imaginándolo como un DJ renegado. Vincent la protagoniza a la vez que debuta como director. Su antiguo manager, Ari Gold (Jeremy Piven), se juega su trabajo como productor en un estudio con el mismo proyecto. Johnny Drama (Kevin Dillon), el hermano fracasado de Vince, tiene un último intento de alcanzar la fama con un pequeño papel. Lo poco que vemos de “Hyde” sugiere que están en problemas, pero el foco de conflicto viene de los inversionistas: el dinero viene del magnate tejano Larsen McCredle (Billy Bob Thornton). Cuando Ari les pide más dinero para completar el filme, el suspicaz millonario envía a su hijo Travis (Haley Joel Osment) a Los Ángeles, para fiscalizar el proceso. Es ahí donde empiezan los problemas de verdad.

Cualquier persona que gusta del cine tiene curiosidad por su proceso de creación. “Entourage” trafica con ese interés para crear una comedia machista, estéril y superficial. Es como si un número de la revista Maxim cobrara vida ante sus ojos. La película no esta interesada en encontrar la comedia humana detrás de cámara, sino en glorificar un “estilo de vida” lleno de misoginia y consumo conspicuo. En forma y espíritu, “Entourage” se parece a las películas basadas en “Sex and the City”, cambiando el género de los protagonistas. La única salvedad es que la serie protagonizada por Sarah Jessica Parker si fue, en su primera encarnación, revolucionaria y progresista en sus tratamiento de los conflictos de género. Sólo se corrompió al llegar a la pantalla grande. Dudo que “Entourage”, la serie, sea muy diferente a la película. Y no estoy dispuesto a invertir tiempo para descubrirlo.

Puede hacerse una película interesante sobre gente que vive así, pero “Entourage” no es esa película. Todos los conflictos parecen elementos desechados de algún episodio de televisión. La necesidad impuesta de sacar a pasear a todos los personajes de la serie hace que el filme adquiera mucho peso muerto: la filtración de un video sexual de Johnny; la relación de Turttle (Jerry Ferrara) con la luchadora de artes marciales mixtas Ronda Rousey (interpretándose a sí misma); los problemas amorosos de Eric (Kevin Connolly). Todo esto se siente como relleno, ocupando el lugar de los eventos que verdaderamente mueven la trama.

Es una lástima, porque el negocio del entretenimiento cambia tan rápido que siempre necesitamos incisivos vistazos detrás de cámara. Los realizadores desperdician el amplio acceso que tienen a figuras claves de la industria. Han creado un catálogo de “cameos”, pero no ofrecen nada sustancial más allá del shock del reconocimiento. ¡Hey! ¡Andrew Dice Clay esta envejeciendo mal! Ok, ¿ahora quien sigue? Si le interesa el cine, el tiempo perdido en ver “Entourage” estaría mejor invertido en re visitar “The Player”. La mortal sátira de Robert Altman sigue vigente, 23 años después de su estreno.

Clasificación

“Entourage”

Dirección: Doug Ellin

Duración: 1 hora, 44 minutos

Clasificación: * (Mala)


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en En pantalla

Share via
Send this to a friend