Reporte ciudadano

Intelectuales condenan los actos de la “pareja de tiranos totalitarios” en Nicaragua

Escritores y filósofos firman un manifiesto que urge la solidaridad internacional, ante los abusos de derechos humanos en Nicaragua

Un centenar de intelectuales de todo el mundo, entre ellos el nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, el historiador mexicano Enrique Krauze y el analista estadounidense David Rieff, expresaron su apoyo al pueblo nicaragüense y criticaron abiertamente a la “pareja de tiranos totalitarios” que gobiernan el país, en referencia a Daniel Ortega y Rosario Murillo en un manifiesto a favor de Nicaragua publicado en la revista mexicana Letras Libres.

Letras Libres, una de las publicaciones más prestigiosas en México –heredera de la tradición de la revista Vuelta fundada por el nobel mexicano Octavio Paz— publica la carta en que se denuncian los abusos de derechos humanos cometidos por las autoridades nicaragüenses desde finales de mayo pasado, lo que ocurre en la víspera de las votaciones presidenciales prevista para noviembre próximo.

“Desde principios de junio, más de una veintena de opositores notables, posibles candidatos a las elecciones, activistas de derechos humanos, héroes de la lucha contra Somoza y periodistas han sido detenidos bajo la acusación de ‘favorecer la injerencia extranjera’. A la manera de Xi Jinping en China y de Vladímir Putin en Rusia, Ortega y Murillo tratan de propagar el miedo contra toda forma de oposición y, a la vez, burlarse de la comunidad internacional”, se lee en el manifiesto que CONFIDENCIAL reproduce textualmente a continuación.

Manifiesto a favor de Nicaragua

El 19 de julio de 1979 simboliza la caída de una de las más viejas tiranías dinásticas latinoamericanas, la de los Somoza, que gobernaron en solitario o casi desde 1937 hasta 1979 en Nicaragua. Ese fue un día de alegría popular sin parangón. Más allá de las diferencias sociales y económicas, políticas y étnicas, los nicaragüenses aspiraban a una renovación moral y política. Su victoria frente a Somoza fue sin duda posible porque mostraron gran coraje durante la insurrección popular de junio-julio de 1979, pero también porque supieron ponerse de acuerdo en un programa de reconstrucción nacional pluralista, así como sobre la composición del gobierno provisional.

Otra condición sine qua non del triunfo de la oposición antisomocista es que tuvo el apoyo decisivo de la comunidad internacional. Costa Rica aceptó que los guerrilleros sandinistas hiciesen de su territorio una base de retaguardia; Carlos Andrés Pérez, presidente de Venezuela, financió generosamente la insurrección; Panamá y México ofrecieron muchas facilidades y ayuda logística a los rebeldes. La OEA no se conformó con condenar las acciones de Somoza, sino que pidió su dimisión. Los nicaragüenses no habrían podido deshacerse nunca del tirano que fue el último Somoza sin los apoyos extranjeros que actuaron en nombre del derecho de gentes y de los derechos humanos, a veces por encima de los principios del derecho internacional.

La celebración que el 19 de julio de 2021 organizaron Daniel Ortega y Rosario Murillo –presidente y vicepresidenta de Nicaragua– está en las antípodas de aquella liberación, dadas sus recurrentes acciones para consolidar su poder autoritario y amañar los comicios presidenciales de noviembre de este año. Desde principios de junio, más de una veintena de opositores notables, posibles candidatos a las elecciones, activistas de derechos humanos, héroes de la lucha contra Somoza y periodistas han sido detenidos bajo la acusación de “favorecer la injerencia extranjera”. A la manera de Xi Jinping en China y de Vladímir Putin en Rusia, Ortega y Murillo tratan de propagar el miedo contra toda forma de oposición y, a la vez, burlarse de la comunidad internacional.

A diferencia de Xi Jinping y de Putin, Ortega y Murillo son dirigentes en una situación de gran fragilidad. De abril a junio de 2018 se enfrentaron a una insurrección popular que, por su escala y la determinación de los nicaragüenses para sacarlos del poder, recordó indiscutiblemente a las que marcaron la vida nicaragüense de 1978 a 1979, antes de que el régimen de Somoza fuera derrotado por la vía armada. Sin duda, Ortega y Murillo obtuvieron una primera victoria sobre sus oponentes a un precio aterrador: más de 300 muertos en unas semanas, miles de detenidos, sistemáticamente torturados, 150 mil exiliados en una población de 6.46 millones de habitantes. Entre enero y junio de 2019, después de un breve periodo en que la represión disminuyó, entre enero y junio de 2019, y la mayoría de los presos políticos fueron liberados, el gobierno retomó la persecución de los opositores de manera metódica. A finales de 2020, se aprobaron leyes que daban poderes inquisitoriales a la policía y suspendían las libertades fundamentales.

Aunque en la oposición hay quienes obedecen a rivalidades personales e intereses, como empresarios y políticos corruptos, la gran mayoría de los opositores son decididos partidarios de un régimen democrático y de una lucha frontal contra la corrupción. Varias de entre las personalidades presas desde principios de junio dan fe de un genuino recorrido a favor de la democracia. Las peticiones hechas por la oposición corroboran ese compromiso: liberación de los presos políticos, restablecimiento del Estado de derecho y elecciones libres bajo supervisión de observadores internacionales.

Del mismo modo que, en 1979, los nicaragüenses requirieron del apoyo de la comunidad internacional para echar a Somoza, último hijo de una dinastía autoritaria, no es menor el apoyo que ahora necesitan para deshacerse de una pareja de tiranos totalitarios. Hace más de cuarenta años, el apoyo fue irrestricto. Es el momento de hacer lo mismo.

Puede sumarse a la petición en el siguiente enlace.

Firman (desde Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Cuba, Estados Unidos, Ecuador, Francia, Italia, México, Perú, Portugal y Venezuela):

Gerardo Aboy

Alberto Acosta

Marcos Aguinis

Carlos Altamirano

Fabrice Andreani

Kathya Araujo

Stéphane Audouin-Rouzeau

Keymer Ávila

José Carlos Banda

Roger Bartra

Gilles Bataillon

Marina Bedran

Jean-Philippe Béja

Louise Benat Tachot

Paul Berman

Carmen Bernand

Newton Bignotto

Anne-Lorraine Bujon

Elisabeth Burgos

María Luisa Burneo de la Rocha

Sergio Cardoso

Marcelo Cavarozzi

Manuel Cervera-Marzal

Sonia Correa

Israël Covarrubias

Armando Chaguaceda

Marianne Denicourt

Haroldo Dilla Alfonso

José Maurício Domingues

Christopher Domínguez Michael

François Dubet

Marco Antonio Estrada Saavedra

Patricio Fernández

Graciela Fernández Meijide

Manuel Antonio Garretón

Nilufer Göle

Fernán Enrique González

Jeffrey Gould

Daniel Grimaldi

Monica Herz

Claudia Hilb

Helena Hirata

Eduardo Huchín Sosa

David Huerta

Emilio de Ípola

Robert Kagan

Alejandro Katz

Enrique Krauze

Santiago Kovadloff

Delphine Lacombe

Justine Lacroix

Lena Lavinas

Françoise Lestage

Camilo Leon

Mark Lilla

Masaya Llavaneras Blanco

Magdalena López

Bernard Manin

Danilo Martuccelli

Jorge Masetti

Jean Meyer

Humberto  Meza

Aurelia Michel

Olivier Mongin

Eric Mosinger

Hermann Mudde

Véronique Nahoum Grappe

Marcos Novaro

Pablo Ospina Peralta

Vicente Palermo

Daniel Pécaut

Yaku Pérez Guartambel

Manuela Picq

Irene Pochetti

Jean-Yves Pranchère

Bernardo Pulido Márquez

David Rieff

Liliana de Riz

José Darío Rodríguez

Rafael Rojas

Luis Alberto Romero

Antulio Rosales

Carlos Ruiz Encina

Hilda Sabato

Daniel Sabsay

Carmen Salazar

Marc Saint-Upéry

Romy Sanchez

Beatriz Sarlo

Juan José Sebreli

Jutta Scherrer

Daniela Slipak

Bernardo Sorj

Elisabeth de Souza Lobo

Agustín Squella

Pablo Stefanoni

Maristella Svampa

Kai Thaler

Clément Thibaud

Gökce Tuncel

Rafael Uzcátegui

Mario Vargas Llosa

Hugo Vezzetti

Dominique Vidal

Juan Pedro Viqueira

Leon Wieseltier

Michel Wieviorka

Gabriel Zaid

Loris Zanata

Raúl Zurita

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Reporte ciudadano

Share via
Send this to a friend