Reporte ciudadano

Colegio de Bilwi, arrasado por huracanes, solicita apoyo para reconstrucción urgente

El Colegio Niño Jesús sufrió los estragos de dos huracanes que prácticamente lo destruyeron. Religiosas solicitan apoyo para crear un albergue.

A pesar de los estragos causados por los huracanes Eta y Iota, el Colegio Niño Jesús espera albergar una matrícula de 500 estudiantes en aulas improvisadas hechas de láminas de zinc. La escuela ubicada a 300 metros de la costa en Bilwi, fue una de las edificaciones arrasadas tras los ciclones, que en noviembre de 2020 azotaron al Caribe Norte.

Las hermanas de la congregación Lumin Christi, que administran y dirigen el Colegio Niño Jesús, reconocen que esta es una medida provisional, con el fin de no interrumpir el año escolar en una de las zonas más vulnerables y empobrecidas de Nicaragua. Pese al desastre, comparan, la matrícula casi no varió con respecto al año anterior, algo que califican como positivo.

“Estamos reparando espacios para que alberguen este año electivo a los estudiantes que tienen esperanzas y confían en nosotras, es una tarea ardua, porque además hemos quitado los escombros mayores, pero quedan algunas cosas”, explica sor Jeanette Hernández.

Las religiosas solicitan apoyo para construir “un nuevo colegio”, compuesto por tres módulos para preescolar, primaria y secundaria respectivamente. De igual forman, tienen planeado que el centro pueda prestar las condiciones de albergue cuando las circunstancias lo ameriten. El actual edificio no funcionó para esos fines debido a su cercanía con la costa y su infraestructura.

“Por eso estamos diseñando para que en el futuro que sí resista a cualquier impacto de huracán y se convierta en un centro de refugio, que no lo hay en la zona” explica sor Jeanette Hernández. Los principales daños provocados por los dos huracanes en el Colegio Niño Jesús se centraron en la sala de computación y la biblioteca, las cuales quedaron destruidas.

La escuela fue fundada el 17 de junio de 1944, sin pupitres ni grandes condiciones. Los primeros matriculados (ochenta, más o menos), recibían las clases en el suelo. De a poco se levantó un segundo piso a finales de esa década y hoy cuenta con una matrícula de 500 estudiantes y quince docentes.

Colegio Niño Jesús
Modelo de los tres módulos que se planean construir. Foto: Cortesía.

Para el huracán Eta, sor Heydi Guevara, también de la congregación, se refugió en el seminario de Bilwi junto con unas quince familias, seminaristas y un sacerdote. En una entrevista realizada a inicios de noviembre para este medio, Guevara aseguró que nunca había visto un evento parecido en los años que lleva haciendo misión religiosa.

“Realmente me impactó. Mi reacción fue ponerle el último adiós a mi familia, despedirme de una hermana, de otra religiosa. Solo esperábamos el milagro”, aseguró.

Primer módulo del Colegio Niño Jesús es prioritario

El proyecto del nuevo centro tiene un costo de un millón de dólares, según sor Hernández. Para las religiosas, el primer módulo es “prioritario”, porque así se puede definir, más exactamente, el costo y los requerimientos materiales de los otros.

“Esa zona está muy olvidada, muy retirada de las oportunidades y ese centro quiere ser un centro de oportunidades para la mayoría para los más necesitados”, reitera la religiosa.

Según estimaciones preliminares, los módulos de primaria y secundaria del nuevo Colegio Niño Jesús tienen un costo que ronda los 427 000 dólares, mientras que el de preescolar unos 230 mil. Además, se tiene contemplado la construcción de una cancha de fútbol y un parqueo.

“El llamado es a colaborar con una obra que quiere impactar para el desarrollo de esta zona, sumarnos para hacer el bien con algunas personas. No solo vamos a trabajar en la formación de los estudiantes, sino en la repercusión de toda esta área”, solicitan.

Bilwi fue una de las zonas afectadas por los huracanes Eta y Iota que rompieron récord en 2020 por lo cercano que estuvieron uno de otros y los estragos que causaron zonas de Nicaragua y Honduras. Primero entró Eta, el 4 de noviembre, con categoría 4 y vientos de 240 km/h. Tras él le siguió Iota, más fuerte todavía, con categoría 5.

Ambos fenómenos afectaron a tres millones de personas en 56 municipios, según datos oficiales del Gobierno.

Las hermanas de Lumin Christi solicitan que quienes deseen colaborar en la recaudación para la reconstrucción del Colegio Niño Jesús, de Bilwi, depositen su donativo a la cuenta BAC 000101068 (dólares), o comunicarse al número 8131-8287.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Reporte ciudadano

Share via
Send this to a friend