Economía

Seis vuelos de Copa Airlines se agotan en pocas horas

Turismo insiste en demandar regreso de todas las aerolíneas a Nicaragua. “Es estratégico que todas puedan reactivar sus operaciones”, dice Lucy Valenti

Los dos vuelos que Copa Airlines puso a disposición de los viajeros saliendo de Managua en enero, se vendieron, completos, en unas cuantas horas. Los cuatro vuelos pautados para febrero, también ya están vendidos. Así, quedó confirmada la urgencia de disponer de más asientos para entrar y salir de Nicaragua.

A la vez, la decisión del Gobierno estadounidense de exigir las pruebas de covid-19 con resultado negativo a partir del martes 26 de enero, pone en riesgo la posibilidad real de que los viajeros, saliendo desde Nicaragua, puedan satisfacer ese requisito, por cuanto hay un solo lugar para realizársela.

En marzo de 2020, cuando la pandemia de covid-19 asustó al continente americano, los países de la región comenzaron a cerrar sus fronteras, lo que obligó a dejar en tierra a las flotas comerciales que volaban entre los países. Al abrirse los cielos otra vez, los Gobiernos establecieron distintos requisitos para minimizar la posibilidad de ‘importar’ el virus a sus territorios.

El problema es que Nicaragua tiene niveles de exigencia muy difíciles de cumplir, por lo que muchas aerolíneas decidieron volar al resto del istmo, pero no a Nicaragua.

“Hay preocupación por esta falta de conectividad, como país y como sector. Es estratégico que todas las aerolíneas puedan reactivar sus operaciones. Mientras otros países buscan cómo normalizar el regreso de las aerolíneas sin poner en riesgo la prevención, nosotros seguimos sin apoyo para lograrlo”, señaló la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Lucy Valenti.

Es difícil caer más

En diciembre pasado, la Cámara informó que el sector generaría, en todo el año, solamente 176.2 millones de dólares de los 550 millones previstos inicialmente. En toda la región, reclamó la Cámara, “únicamente el gobierno de Nicaragua ha impuesto estas medidas, afectando la normalización del tráfico aéreo”.

“Esta situación se puede resolver rápidamente si, tan solo, las autoridades gubernamentales revisan y adoptan medidas similares a las de los demás países de la región. Es claro que para normalizar la operación aérea en Nicaragua solo se requiere de la voluntad política del Gobierno”, añadió.

Junto con la insistencia de flexibilizar los protocolos sanitarios, el sector lanzó un nuevo SOS, al conocerse la decisión estadounidense de exigir una prueba para detectar el SARS-CoV-2, hecha tres días antes de realizar el viaje, porque, en el caso nicaragüense, el Gobierno centralizó la toma de las pruebas, que solo pueden hacerse en la sede del Ministerio de Salud (Minsa).

Esmeralda Vargas, gerente general de Schuvar Tours, advierte que “muchos pasajeros corren el riesgo de perder sus conexiones aéreas, por cuanto el horario para hacerse la prueba es de 8 a 11 de la mañana, cinco días a la semana”.

Las tres opciones de vuelo representan unas 500 personas viajando semanalmente a Estados Unidos, lo que significa que el personal del Minsa tiene tres horas por día para atender a unos 100 pasajeros diario. “Cuando se comenzó a vacunar a los viajeros en contra de la fiebre amarilla: había filas de hasta 200 personas para entrar al Ministerio”, recordó Vargas.

“Tienen que ofrecerse nuevas opciones para realizarse el examen, incluso en las sedes departamentales del Minsa, para no obligar a mayores gastos a los viajeros de fuera de Managua”, sugirió la empresaria turística.

Uniformen los requisitos

La escasa conectividad aérea disponible en este momento demerita la imagen del país, y opera en contra de quienes necesitan viajar para cerrar negocios.

“Para Nicaragua es importantísimo que las líneas aéreas puedan reanudar sus operaciones y, en ese sentido, tener un vuelo semanal de Copa es una alternativa adicional para viajar. No resuelve el problema, pero contribuye a que haya una mayor capacidad”, dijo Valenti, señalando que “un vuelo a la semana, no resuelve el problema para el segmento de negocios que viaja por uno o dos días”.

Del mismo modo, la presidenta del gremio turístico destacó que “la cantidad de asientos es bien limitada y eso ha encarecidos los tiquetes. Ojalá que esto [el regreso de Copa] mejore los precios que se están ofertando”.

Los precios oscilan entre 650 a 2000 dólares, dependiendo de la demanda, sea que se tome un vuelo regular de Avianca, un chárter servido por Eastern Airlines, o ahora, un vuelo con Copa.

Lo otro que se pregunta el sector, es qué hará Copa cuando llegue marzo, porque su oferta de asientos, por ahora, solo cubre enero y febrero.

“Copa anunció que tiene dos vuelos en lo que resta del mes, y en febrero uno semanal, pero no han determinado qué harán a partir de marzo. Imagino que harán sus evaluaciones para decidir si continúan viajando”, concluyó Valenti.

Pensando en reactivar la operación aérea, el sector cree que el Gobierno “debería armonizar con el resto de Centroamérica las medidas de bioseguridad requeridas a las líneas aéreas”, y “armonizar con el resto de la región el requerimiento de las pruebas de covid y el costo de las mismas, de tal manera que se facilite el turismo intrarregional”.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend