Política

“Una pérdida para Nicaragua”

El ambiente que se ha creado puede afectar la movilización de recursos para muchos de los programas de otros entes de las NU

El economista costarricense, Fernando Zumbado, exministro de planificación de su país fue el oficial del PNUD en Nueva York, a cargo del programa de cooperación con Nicaragua después del triunfo de la Revolución Sandinista. Unos años después, entre 1990 y 1999, fue Director Regional para América Latina y el Caribe del PNUD, y conoció de primera mano la labor de esta institución en la promoción de la gobernabilidad y la búsqueda de consenso en países como Nicaragua, con diferentes actores de la política y la sociedad civil, siempre con participación de los gobiernos. Confidencial le pidió sus reacciones ante los ataques lanzados por el gobierno del comandante Ortega contra el PNUD y su respuesta es que es “una pérdida para Nicaragua”. Resulta “contraproducente para los intereses de Nicaragua, no contar con un aliado más en las metas que el país se ha fijado”, dice  el ex alto funcionario del PNUD y recomienda al gobierno “volver a tender puentes y llegar a un entendimiento”.

A través de dos notas firmadas por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Gobierno de Nicaragua acusó al PNUD de realizar injerencia política, a financiar partidos políticos y tergiversar datos para el desarrollo.  ¿Cómo valora estas acusaciones en contra del PNUD?

No encuentro forma en la que el PNUD se involucre en el financiamiento a partidos políticos, cuando se habla de desarrollo en un sentido amplio siempre es conveniente involucrar a diferentes actores de la vida política del país, es mas, el énfasis es en tender puentes para que se dé el diálogo, ese es el espíritu de la ONU. Lo de los datos que reflejan una situación específica contraria a la versión oficial, la discusión se convierte en técnica para comprobar la veracidad de los mismos. Además una de las preocupaciones del sistema de las Naciones Unidas es mantener su independencia y autonomía para cumplir con su mandato. Este es un principio fundamental porque en ocasiones se trabaja en terreno hostil y de conflicto, y es importante proteger a la entidad de la arbitrariedad a la que a veces se puede ver impuesta la organización. Recientemente, en la región latinoamericana se ha constatado el maquillaje de datos de parte de algunos gobiernos, por ejemplo, la inflación, o el desempleo, un organismo técnico y serio está en la obligación de presentar los datos que una situación objetiva indique, con eso se le hace un servicio a la sociedad. Para que las políticas públicas cumplan su cometido es importante partir de información veraz.

El PNUD ha trabajado durante más de tres décadas en Nicaragua, ¿existe algún precedente de un ataque similar lanzado por otro gobierno contra el PNUD?

He preguntado a colegas hoy pensionados que estuvieron con el PNUD casi desde sus inicios hace 50 años y en su memoria no registran este tipo de situación en otro país, tanto en Latinoamérica, como en Asia y África. En algunas oportunidades algún gobierno manifestó a través de canales diplomáticos su inconformidad con la labor de un Representante Residente y esto se  manejo con discreción, simplemente asignando al funcionario a otro destino. En la época dura de las dictaduras del Cono Sur incluso, no se recuerdan episodios de esta naturaleza. Me consta incluso que  a un representante al presentar sus credenciales en Argentina durante la dictadura en los 70, el Canciller, que por cierto era un militar, le preguntó:

–Pero, ustedes tienen comunistas, no es así?

En aquella época muchas de las oficinas de esa parte del continente colaboraban para que expertos valiosos consiguieran trabajo fuera de sus países. Con esto se protegía a estas personas y se ponían al servicio de otros países sus conocimientos. La ironía es que en aquel entonces gobiernos dictatoriales de derecha veían con desconfianza a la institución, mal que aparentemente hoy comparten gobiernos de otro signo ideológico.

Desde su oficina de Nueva York, el PNUD respondió al Gobierno con un rechazo “fuerte y categórico” a los señalamientos y se pronunció en defensa de su trabajo y su personal. ¿Qué significado tiene esta repuesta?

Creo que la contundencia de la respuesta de la sede deja claro lo infundado de la acusación contra el Programa. Como señalé anteriormente, la independencia de la organización es fundamental. Su credibilidad ante la sociedad depende de que actúe objetivamente y no ceda ante presiones indebidas. Si se cometieran errores, lo más conveniente es plantearlos y conversar sobre el tema, y si  se justifica, hacer las correcciones del caso. Las instituciones son importantes y hay que respetarlas, llámense sistema judicial, legislativo, ONU, etc, su independencia mañana nos puede ser útil cuando estemos en la acera de enfrente, su manoseo es típico de actitudes autoritarias.

Esta semana se celebran los 50 años de creación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la meta principal que se ha fijado es la erradicación de la pobreza para el 2030, meta ciertamente ambiciosa, pero que refleja cual es la prioridad de la organización. Lo acontecido me parece contraproducente para los intereses de Nicaragua, no contar con un aliado más en las metas que el país se ha fijado en ese campo es una pérdida.

Además debe tenerse claro que la ONU es un familia y el ataque a uno de sus agencias o programas afecta la relación con los demás miembros de esa familia. Muchas de la agencias son claves en los programas de erradicación de la pobreza, como UNICEF, El Fondo de Población, etcétera. Además estas agencias y programas tienen relación con los países donantes y el ambiente que se ha creado puede afectar la movilización de recursos para muchos de los programas de estos entes.

LEA TAMBIÉN: EL ASALTO FINAL AL PNUD

El Gobierno de Nicaragua argumenta que tiene la capacidad para manejar sus propios proyectos y no necesita de la labor de intermediación del PNUD, que en otros países funciona como un socio de confianza para la ejecución de diversos proyectos. ¿Cómo afecta esto la relación  con los cooperantes que financiaban los proyectos que manejaba el PNUD?

Desconozco la capacidad que puede tener el gobierno para administrar los programas que ha venido administrando el PNUD u otras agencias. Lo que sospecho es que los mismos han sido producto del aporte de países donantes. Aquí el tema es la confianza que han tenido estos donantes en una entidad de las Naciones Unidas, si tendrán la misma confianza con un organismo estatal. Eso el tiempo lo dirá, dependerá de cada uno de estos países, que no tiene una obligación de hacer el aporte, es decir lo hace voluntariamente. Estos países han tenido una relación de años con el PNUD y si utilizan el mecanismo ofrecido es por la  efectividad en el cumplimiento de los objetivos planteados en los proyectos. Los gobiernos tienen un enorme peso sobre sus espaldas y a mi juicio no pueden darse el lujo de no hacer uso de los mecanismos que ofrecen diferentes organizaciones, sean de las Naciones Unidas o de la misma sociedad civil.

En Nicaragua, algunos excancilleres han interpretado esta situación como una crisis diplomática que acarrearía graves efectos para el país. ¿Qué alternativas quedan para superar este conflicto?

Los excancilleres tienen razón en calificar esta situación de crisis diplomática y es una lástima, y lo digo con todo respeto, que no se haya manejado de otra manera. Desde el triunfo de la Revolución Sandinista, hasta la fecha, en todos los gobiernos desde entonces, la presencia de las Naciones Unidas ha sido importante en el país, con uno de los programas, en el caso del PNUD, de mayor relevancia en la región. Nicaragua ha sido una voz positiva en el seno de la ONU, supongo que en gran medida por la apreciación que todo país pequeño tiene del papel de la organización en la protección de sus intereses, ya que al no tenerse la fuerza de las armas o el poderío económico, se depende del respeto al derecho internacional. Si solo fuera por esta razón, lo aconsejable es volver a tender puentes y llegar a un entendimiento.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend