Política

Shifter: “Biden ganaría presidencia de Estados Unidos, pero país está partido en dos”

Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano: Con Biden habría cambio de estilo, pero será firme frente a regímenes de Venezuela y Nicaragua

Una eventual victoria del candidato demócrata Joe Biden en las elecciones del pasado tres de noviembre en Estados Unidos, plantearía un enorme desafío al tener que gobernar en un país dividido por el fenómeno político que representa Donald Trump. Aunque desde ya están previstas impugnaciones por parte del Partido Republicano, la tendencia del voto es una victoria para Biden. Así lo analiza, Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, quien esperaría algunos cambios en la relación de un Gobierno de Biden, con matices de diferencia en la política hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua, pero firme contra las dictaduras.

Aunque Trump ya anunció que recurrirá a la justicia para frenar el avance de Biden en estados claves que le den la presidencia, lo que ha logrado es generar “incertidumbre en la población”, explica Shifter en entrevista en el programa televisivo Esta Noche, que se divulga por YouTube, para vencer la censura televisiva impuesta por el régimen de Daniel Ortega.

“El país está partido en dos, con dos realidades distintas y eso es muy problemático para cualquier Gobierno y va afectar la gestión del próximo presidente”, advierte Shifter, uno de los principales expertos sobre América Latina en Washington.

A la hora que realizamos esta entrevista, la 1 de la tarde en Washington, no existe un ganador de las elecciones de ayer (tres de noviembre). ¿Se puede proyectar un desenlace como resultado de las tendencias del voto anticipado en los estados que están en disputa?

Hasta ahora falta contar todos los votos, pero sí los votos anticipados en tres estados claves en disputa, que son Michigan, Wisconsin y Pensilvania, parecen favorecer al demócrata Joe Biden. Si él logra ganar en esos estados, aunque sea por una marca muy pequeña, como Trump ganó hace cuatro años, Biden sería el presidente electo.

¿Cuál es tu valoración sobre la declaración que dio el lunes el presidente Trump que dijo que se estaba haciendo un fraude, que él había ganado y que recurriría a la Corte Suprema de Justicia? ¿Podría impugnar la elección y estaríamos ante un escenario de una posible crisis?

No sorprende nada de lo que dice Trump y es coherente con lo que había dicho antes. Es sumamente preocupante y  muy peligroso porque hay que respetar las reglas y esos tres estados están perfectamente preparados para contar los votos anticipados. Él está haciendo lo que siempre trata de hacer, que es generar caos, confusión y ver cómo puede salir ganando violando las reglas del juego.

Ojalá que los líderes republicanos y otros líderes importantes en el país le digan que si pierde por votos en esos tres estados respete el resultado y acepte que Biden sea el presidente. En este momento hay mucha gente nerviosa y hay un gran nivel de incertidumbre por esas palabras desafortunadas del presidente Trump.

En esta elección se habla de un nivel de participación histórica. Hasta ahora Biden suma más de 70 milones de votos, un poco de más del tres por ciento que los republicanos, pero Trump suma cinco millones de votos más que los que consiguió en 2016, cuando también perdió el voto popular ante Hillary Clinton. ¿Esto sería una victoria política del presidente Trump?

Hay que reconocer que el presidente Trump es responsable de promover mucha participación de los votantes. Primero porque él tiene sus seguidores y casi hizo un culto de gente que lo respalda y tiene mucho entusiasmo por él. Pero también, por el lado demócrata, ha generado mucho entusiasmo para sacarlo del poder. Por eso hemos visto una participación récord en esta elección, porque Trump es una figura que la gente ama u odia. Los resultados demuestran que el país sigue siendo profundamente polarizado.

¿Cómo se explica el apoyo a Trump a pesar de su forma de gobernar, del racismo, la violación a las normas y la cultura democrática; y más aún del manejo de la pandemia que se convirtió en una crisis humanitaria?

Creo que hay que hacer un buen análisis, pero mi impresión preliminar es que su mensaje de (priorizar) la economía, de que la gente ya está cansada de las medidas restrictivas cuando están encerradas en sus casas con la pandemia tuvo mucha resonancia en un país donde la economía está mal y mucha gente quiere seguir con sus vidas, a pesar de las lógicas recomendaciones médicas.

Mientras, la otra mitad que votó por Biden estaban indignados por el mal manejo de la pandemia del presidente Trump y quieren ver más medidas más estrictas y toda una política más racional siguiendo las recomendaciones médicas y de especialistas. El país está partido en dos, con dos realidades distintas y eso es muy problemático para cualquier Gobierno y va afectar la gestión del próximo presidente.

Senado: Demócratas no tendrán mayoría esperada

¿Cómo valorás los resultados que se están registrando en la elección legislativa en que se confirma la mayoría de los demócratas en el Congreso, pero por otro lado en el Senado donde apostaban a ganar la mayoría no lo están consiguiendo?

En la Cámara es cierto que los demócratas mantienen el control pero perdieron cuatro escaños. Esto fue algo inesperado, porque todas las proyecciones indicaban que iban a tener más escaños. Creo que en el Senado también el resultado no era esperado, porque los especialistas proyectaban que los demócratas retomen el control del Senado.

Creo que hay una relación, entre los resultados de Trump a nivel nacional y el voto por senadores a nivel de estado, pues se beneficiaron de los votos obtenidos por el presidente Trump y él ayudó a que el Senado se mantenga en manos de los republicanos.

“Biden mantendrá política contra las dictaduras”

¿Cuál es tu valoración sobre la incidencia del voto latino, que no es homogéneo, pues mientras algunos le atribuyen fue la razón de la ventaja que consolidó a Trump en la Florida, otros afirman que el voto latino provocó las proyecciones de victoria que está teniendo Biden en Arizona, por ejemplo? 

Efectivamente el voto latino no es homogéneo, no es monolítico y no votan igual. La población latina en Arizona es distinta a la de Florida. En Florida ocurrió un gran cambio a lo que pasó hace cuatro años, cuando Hillary Clinton ganó abrumadoramente ahí el voto latino que es cubano, ahora venezolano, colombiano y talvez algunos nicaragüenses andan por ahí. Creo que Trump hizo una gran campaña temprana para conquistar esos votantes latinos y mandó un mensaje de que Biden junto a (Bernie) Sanders y (Elizabeth) Warren representan a la extrema izquierda y que si ganaba, Estados Unidos se convertiría en Venezuela. Creo que mucha gente tenía ese temor y fue una estrategia exitosa de Trump.

Si se confirma la presidencia de Biden, como sugerís, ¿qué se puede esperar de una Administración demócrata hacia esos Gobiernos de Cuba, Venezuela y de Nicaragua?

Creo que hay dos posibilidades. Uno es que Biden tome decisiones de acuerdo a su plataforma, a sus propuestas y a sus ideas como antes, que no cambia nada y que intenta implementar lo que tenía en mente antes (de ganar las elecciones). La otra posibilidad es que realmente está limitado lo que podría hacer por la expresión que vimos en Florida de esas comunidades de diáspora.

A mí parecer va a seguir su política, pero de manera un poco más cauta, talvez un poco más lenta, gradual en lugar de cambios dramáticos, abruptos y rápidos. Hay que tomar en cuenta que es un mensaje de esas comunidades, como en Florida, y políticamente tiene que manejar eso y tomarlo en cuenta. Me parece que será una política distinta a la de Trump.

La política de Trump, al menos hacia Venezuela y Nicaragua, está enfocada en presiones y en sanciones, además de una demanda del restablecimiento de los procesos democráticos. ¿Se puede esperar continuidad de parte de Biden de esas políticas o acaso sería más complaciente o conciliatorio con estos régimenes autoritarios? 

Creo que Biden está muy claro que en ese aspecto no habrá diferencias. Va a tener una postura bastante firme y dura con respecto a las dictaduras de Venezuela, de Nicaragua y de Cuba. Pero hay que intentar otro enfoque, hacerlo de otra manera, porque Biden tiene un estilo totalmente distinto al de Trump.  Él concentra mucho más en esfuerzos diplomáticos y multilaterales, pero sin ser suave. No se va a dejar engañar por esas dictaduras y tendrá una posición bastante fuerte porque ya conocemos cómo actúan esos Gobiernos que tienen muchos años en el poder.

Hay lecciones aprendidas que ya están incorporadas en la visión de Biden frente a esos Gobiernos, porque es cierto que las políticas de presión máxima, por ejemplo en el caso de Venezuela con las sanciones muy duras y la retórica agresiva, que están sobre la mesa, no han dado ningún resultado positivo. Entonces, hay que repensar y replantear esa política en vista de las condiciones actuales de Venezuela.

¿En este momento descartas totalmente la posibilidad de que produzca un cambio de las últimas proyecciones y de que el presidente Trump retome el liderazgo para ganar esta elección?

Creo que lo que dice Biden es cierto, hay que esperar hasta que todos los votos estén contados. Nadie está declarando nada por el momento, pero uno puede mirar la tendencia del voto anticipado en esos estados. Pero cualquier cosa es posible en la política. Pero en este momento la tendencia en esos tres estados claves (Michigan, Wisconsin y Pensilvania) parece favorecer a Biden.

Trump puede provocar crisis prolongada de recuento

¿Cuándo podremos conocer quién es el presidente de Estados Unidos? ¿Se descarta un escenario de impugnación y de reconteo de votos?

Es totalmente posible ese escenario y eso genera mucha ansiedad porque Trump lo ha dicho y ya sabemos que el equipo de abogados de ambos partidos están trabajando duro en eso. Yo creo que puede pasar ir al reconteo, ir a las Cortes. Pero si de acuerdo a las reglas que tenemos, si el voto está ahí y está a favor de Biden, el será el presidente elegido.

Se puede seguir todas estas peleas y batallas en las Cortes. Recuerda lo que ocurrió en el 2000 que tomó hasta el 12 de diciembre cuando se declaró a George w. Bush ganador de la Florida y de la presidencia. Esto tomó mucho más de un mes, después de la votación. Todo esto puede pasar, sobre todo cuando tenés a un actor muy errático como es el presidente Trump.

¿Qué pasará con el trumpismo dentro del Partido Republicano y esta nueva fuerza beligerante que se ha desatado en Estados Unidos? ¿Están insertos dentro del partido, tendrán sus propias dinámicas en los estados o es un movimiento nacional permanente?

El trumpismo es el Partido Republicano. Trump tiene más del 90% de republicanos apoyándolo, es un fenómeno que nunca hemos visto ni con (Ronald) Reagan, ni con Bush padre, ni con Bush hijo. Todas las voces y los sectores más moderados, conservadores en el sentido tradicional, están al margen o se han salido del partido, así que él controla el partido.  Si Trump no llega a ganar, él va a estar ahí todavía, con todos esos seguidores. Lo que ha demostrado esta elección es que el movimiento de Trump tiene fuerza todavía.

 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 

Más en Política

Share via
Send this to a friend