Política

Sacerdotes: “No concebimos una Iglesia con bozal por temor”

Denuncian farsa electoral y persecución contra la Iglesia; advierten que no callarán frente a las violaciones a los derechos humanos

En un contexto en el que impera el silencio por temor a represalias, la voz profética de la Iglesia católica desafía el “Estado de terror” del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

“La Iglesia es una piedra en el zapato para la gente mala”, asegura el sacerdote Vicente Martínez, párroco de la iglesia Santa Lucía en Ciudad Darío, Matagalpa. El padre Martínez denunció esta semana que los jefes policiales de su ciudad lo visitaron luego de que en una homilía afirmara que en el país se realizará una farsa electoral.

La posición crítica de la Iglesia frente a las violaciones a los derechos humanos, la anulación de las libertades públicas y los derechos civiles y políticos, ha provocado la molestia del régimen que emprendió una campaña de desprestigio y amenazas contra los sacerdotes nicaragüenses, a quienes el mismo Ortega ha llamado “terroristas” y “curas del demonio”.

“La Iglesia no es enemiga del Estado. Pero también denuncia las injusticias, y acompaña a su pueblo”, afirma el padre Edwin Román, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel, de Masaya.

“La causa de todos los males, que ellos han causado, se la quieren echar a la Iglesia. Si callamos nos convertimos en cómplices”, cuestiona el padre Martínez. Ambos sacerdotes denuncian la farsa electoral del régimen y la persecución en contra de la Iglesia, al tiempo que advierten que no callarán ante a las violaciones a los derechos humanos.

Padre Vicente usted denunció esta semana la intimidación policial que sufrió después de que en una homilía cuestionó la falta de libertad para unas elecciones transparentes en Nicaragua. ¿Qué fue lo que ocurrió?

Yo los atendí, como atiendo a cualquier persona. Ellos me dijeron que andaban en una visita de cortesía, visitando todas las parroquias de la diócesis. Yo me comuniqué con otro sacerdote de la diócesis, me dijeron que era mentira, entonces me di cuenta que esa visita era directamente a mí.

Ellos tenían la intención de hablar conmigo, que conociera la Ley Electoral, que venían las elecciones, que la Iglesia era especialista en esos temas de decirle a la gente que se cuidara, que no haya lo que es aglomeraciones; y también me llamó mucho la atención que me preguntaron dónde vivía, quién era mi mamá, quién era mi papá. Tengo miedo que le puedan hacer algo a mi familia.

La visita era por lo que dije el domingo al final de la eucaristía, que las elecciones no son verdaderas, no son justas, no son transparentes.

¿Y en el momento de la visita, ellos cuestionaron lo que usted dijo en la misa? 

Ellos no me cuestionaron nada, pero ya me dijeron que era bueno que conociera la Ley Electoral, eso me quisieron decir mucho. Yo le digo: ¿y qué dice la Ley Electoral? No me quisieron decir nada, creo que ni ellos saben tampoco.

Padre Edwin, la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua ha advertido que en Nicaragua han sido anulados los derechos políticos y estas elecciones no son creíbles; la Conferencia Episcopal también instó esta semana a que desde el interior e inviolable dignidad de su conciencia, cada ciudadano decida si vota o no el 7 de noviembre. ¿Cuál es la evaluación que tiene la Iglesia católica sobre el derecho a elegir y ser electo el próximo 7 de noviembre?

De manera personal, te digo que en realidad estamos bajo un régimen que trata de continuar en un estado de terror y, por tanto, para mí son elecciones ilegítimas, adornadas, luego está, por un pequeño grupo de, yo llamo la palabra, de tristes candidatos, que no está representando a la oposición nicaragüense, que han sido elegidos directamente de parte de este Gobierno.

La Conferencia Episcopal ha dado a conocer un mensaje donde se está llamando verdaderamente a la conciencia de los ciudadanos. La Iglesia, no te va a decir: votá por este o por el otro, sino un llamado a la conciencia, porque la Iglesia, recordemos, es madre y maestra, llama a la conciencia del ciudadano, tomar una opción.

Padre Vicente, usted mencionó en una misa que esto se trata de una farsa electoral, y que ningún patriota verdadero aprobará estas votaciones. ¿Cuál es el sentir de la población en Ciudad Darío, en las comunidades rurales que usted visita, donde ejerce su labor pastoral?

El sentir del pueblo es que no hay por quién votar, la gente dice: “No tenemos candidato, no hay competencia, no hay en quién confiar, porque ya sabemos quiénes son los candidatos que van en contra de este Gobierno, y ya sabemos también quiénes son los magistrados del Consejo Supremo Electoral”. Entonces la gente está confundida, no tiene confianza en nadie, aquí en la ciudad y las treinta comunidades rurales que yo visito en mi parroquia. Ese es mi sentir, y el sentir de mis coordinadores en las comarcas, el sentir de los cuadros pastorales es eso, que no hay en quién confiar.

Padre Edwin, ¿qué evaluación tiene la Iglesia católica sobre la situación de más de 150 presos políticos?

La Iglesia siempre ha alzado su voz, y la alza en este momento histórico para Nicaragua en la defensa de los derechos humanos, y ha pedido, y solicitado siempre la liberación de todos los presos políticos, porque están ahí injustamente, están siendo secuestrados porque ellos no han cometido ningún delito.

Padre Vicente, el Gobierno ha calificado la labor profética de la Iglesia católica y las denuncias de los derechos humanos como un intento de golpe de Estado. ¿Está siendo perseguida la Iglesia católica en Nicaragua?

Padre Vicente: Sí, claro. La Iglesia es voz crítica del mal, de la injusticia, de la corrupción, del pecado, por lo tanto es una piedra en el zapato para la gente mala. Nosotros no hemos matado a nadie, no hemos encarcelado a nadie, como Iglesia, como sacerdotes no hemos hecho ese problema de la inmigración, y por lo tanto la causa de todos los males, que ellos han causado, se la quieren echar a la Iglesia, y ahí está el cinismo.

Como nosotros decimos en buen nicaragüense, matan y van a la vela, te llevan pan, te llevan azúcar, y te dicen “lo siento mucho”, hasta te dan el pésame. O sea, que lo que han hecho ellos, quieren echarle la culpa a la Iglesia. Ahí, nosotros como Iglesia, yo como sacerdote me siento tranquilo, porque yo no he matado a nadie, yo no le he hecho daño a nadie. En cambio, ellos, en el 2018, sucedió este problema. Siempre que recuerdo ese 2018 me trae la tristeza cuanta gente fue asesinada, más de trescientos.

Y entonces, lo que ellos hacen se lo quieren culpar a la Iglesia, quieren culpar a los demás.

Padre Edwin: La Iglesia no es enemiga del Estado. Los sacerdotes, los obispos no andamos buscando ningún puesto político, ningún ministerio, ninguna diputación, ni nadie pretende llegar a ser presidente. La Iglesia hace su rol profético de anunciar la buena noticia del reino de Dios, pero también la Iglesia denuncia las injusticias, y acompaña a su pueblo, como buen samaritano; no estamos para complacer a ningún opresor, y esto ha conllevado a que nos persigan, que nos calumnien, que nos ataquen, que atenten contra imágenes, contra templos, que nos rodeen en los templos; aquí tenemos, como monseñor (Silvio) Báez, hoy se encuentra en el exilio, como muchos nicaragüenses hoy en día.

También son muchos de nuestros fieles los que están siendo perseguidos, porque a muchos de los fieles se les ha dicho decida entre su trabajo o la Iglesia, y te dicen: “Decidite, tu Iglesia golpista o tu trabajo”.

En las últimas semanas el presidente Ortega les ha impuesto distintos calificativos, incluyendo curas del demonio, criminales y terroristas. ¿Se sienten amenazados?

Padre Edwin: Al mismo Jesucristo, los fariseos le llamaron demonio, borracho, amigo de pecadores, así que no estamos exentos de todo aquellos que no estamos aplaudiendo este sistema, que también se nos ataque con epítetos. Sin embargo, el pueblo es consciente y conoce la voz de su pastor. Por sus frutos lo conoceréis, el pueblo sabe los frutos que dan ellos, y los frutos que puede dar la Iglesia en su papel de guía del pueblo de Dios.

Padre Vicente, los fanáticos del régimen les critican que no deberían hacer comentarios sobre la crisis nacional, o sobre política. ¿Cómo responde usted a esto?

La Iglesia no es ajena a cualquier dolor que sufre el pueblo. No somos enemigos de ningún Gobierno, nosotros solo decimos el mal que se está haciendo. Recuerden que si la Iglesia quedara callada de tantas cosas, de tanta injusticia, fuera cómplice. Nosotros solo vivimos la realidad de nuestro pueblo. 

Nosotros miramos la pobreza, la carencia de la vida, la migración, las amenazas, los encarcelamientos injustos, y entonces, si nosotros nos quedáramos callados ¿cuál sería nuestro papel? ¿El papel de los mudos? No. Cristo nunca fue indiferente ante el sufrimiento humano.

Frente a estos escenarios de represión, ¿la Iglesia católica, los sacerdotes, la feligresía, tiene una esperanza para una salida a la crisis nacional?

Padre Edwin: Claro que sí. Frente a este escenario de represión, sí hay esperanza, seamos creyentes o no, tenemos esa virtud, el mal, la muerte nunca va a tener la última palabra.

Padre Vicente: El papa Francisco decía: la esperanza no defrauda a nadie. Monseñor Rolando (Álvarez), que es el obispo de nuestra diócesis de Matagalpa, nos ha invitado: padres, mantengan viva la fe del pueblo, mantengan viva la esperanza del pueblo. Y él decía una frase muy bonita: Un pueblo desesperanzado es un pueblo sepultado. Por lo tanto, la esperanza, como dicen algunos, no llena pero mantiene. Y nosotros seguimos firmes, animando a nuestro pueblo a que mantengamos la esperanza, y pensemos en un país mejor para los niños, para los jóvenes, y así poder construir un país juntos, cómo se debe.

Padre Edwin: Tiene que llevar ese acompañamiento al pueblo, no solamente en la alegría, sino en los tiempos de sufrimiento como los que estamos viviendo, que hemos tenido que salir a la calle, a levantar muertos, a sanar heridos. No concibo una Iglesia con un bozal por temor.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend