Política

Resistencia cívica se traslada a las iglesias en el tercer aniversario de la Rebelión de Abril

Monseñor Báez y el padre Edwin Román recuerdan a las víctimas; mientras, monseñor Álvarez muestra preocupación por la coyuntura política

En el tercer aniversario de la Rebelión de Abril, el obispo auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez, quien se encuentra fuera del país por una solicitud del papa Francisco, llamó a la sociedad nicaragüense a no olvidar a las víctimas del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo y a continuar demandando justicia. “Recordamos no para odiar y pedir venganza, ni tampoco para reproducir en nosotros los mecanismos criminales del opresor, sino para no repetir las injusticias del pasado y honrar a las víctimas, realizando el ideal por la que ellos ofrendaron su vida”, expresó monseñor Báez en su homilía en la iglesia de Santa Ágatha en la ciudad de Miami, Florida.

El obispo nicaragüense preguntó a los asistentes al templo: “¿Estamos del lado de los que crucifican o de los que son crucificados?, ¿estamos del lado de los que matan la vida y destruyen al ser humano o más bien entre los que luchan por defender a los crucificados y servir a la vida?” y valoró que “la mejor expresión de fe en el Señor es no olvidar a las víctimas y ponerse al servicio de los crucificados”, agregó.

Monseñor Báez también instó a los nicaragüenses a no desanimarse ante las constantes violaciones a sus derechos humanos, porque “el Señor resucitado se hace presente allí donde defendemos la dignidad humana y nos comprometemos por construir relaciones justas y fraternas”, dijo.

A su juicio “la resurrección del Señor nos asegura que, a pesar de los miedos, los fracasos y las amenazas, nunca se perderá ningún esfuerzo que hagamos por defender la vida, la dignidad humana y la libertad”. Consideró, además, que la fe de los cristianos debe depositarse solo en “un Dios que no abandona a las víctimas. Un Dios que no se deja aprisionar por las pretensiones de los poderosos, ni sigue las consignas de quienes tienen el dinero o las armas, por más que invoquen su nombre”.

Monseñor Báez indicó que “quienes creemos” en Dios sabemos que él “no está de parte de los sistemas políticos criminales e injustos, ni de los poderosos que oprimen a sus pueblos. Dios tampoco está de parte de los jueces que condenan a los inocentes, ni de parte de los testigos falsos”. Tampoco está al lado de “funcionarios corruptos, ni de los policías que reprimen, ni de los torturadores que humillan y hacen sufrir”, continuó.

Mons. Álvarez pide que las reformas electorales sean consultadas

Mientras tanto, en la catedral de San Pedro, en Matagalpa, algunos fieles que asistieron a la misa dominical dirigida por monseñor Rolando Álvarez realizaron un piquete exprés en demanda de libertad para los presos políticos y justicia para los asesinados.

Minutos antes que los feligreses sacaran sus banderas dentro del templo, monseñor Álvarez llamó a los diputados de la Asamblea Nacional a que realicen una consulta “plural y democrática” de la reforma a la Ley Electoral, para que sea el pueblo de Nicaragua el que “establezca las reglas y condiciones” ante las elecciones generales del 7 noviembre próximo.

Durante la misa dominical, el jerarca católico valoró que “Nicaragua tiene una gran oportunidad para reencausarse hacia un Estado democrático social, es decir, un Estado de derecho funcional”, dijo en alusión a las reformas propuestas por la bancada del Frente Sandinista el pasado 12 de abril.

“Las reformas electorales propuestas recientemente tendrían que una decisiva oportunidad para la nación, para garantizar un proceso electoral lo más legítimo y democrático que asegure la equidad electoral y por lo tanto que le garantice a toda persona que su voto sea secreto, libre y respetado”, precisó Monseñor Álvarez.

Una semana después de haber sido presentadas las reformas electorales en el parlamento, lo único que se sabe de ellas es que fueron remitidas a la Comisión de Asuntos Electorales, pero se desconoce con quienes sería consultada. Por tal motivo, el obispo apeló a “la responsabilidad histórica y la madurez del Poder Legislativo”.

Recuerdan a las víctimas de la represión

De forma simultánea, en la parroquia de San Miguel, en Masaya, el padre Edwin Román, dedicó su homilía a las víctimas de la represión. “No queremos sistemas esclavizantes y opresores, ya nos cansamos de corrupción, de crímenes, de encarcelamientos. Estamos hartos de la dictadura”, dijo durante la celebración.

Mientras el padre Román hablaba desde el púlpito, patrullas de la Policía y motorizados del Frente Sandinista se apostaron afuera de la parroquia en una actitud intimidatoria. Sin embargo, algunos de los asistentes a la eucaristía sacaron sus banderas azul y blanco en protesta contra el régimen de Ortega y Murillo.

El sacerdote también hizo un llamado a la unidad de las fuerzas opositoras organizadas tras la Rebelión de Abril, porque “no se puede convivir con la injusticia, con la basura que se ha venido acumulando”, subrayó.

Al final de la misa, los asistentes cantaron el Himno Nacional dentro del templo y lanzaron globos azul y blanco en la parte exterior del mismo.

Más en Política

Share via
Send this to a friend