Política

Redes sociales “se disparan” ante escalada de represión

El segundo asalto a CONFIDENCIAL y la ola represiva contra la prensa independiente intensificó el debate público, incluyendo a tuiteros rojinegros

Los hermanos Cristiana y Carlos Fernando Chamorro Barrios son los principales protagonistas, junto con un importante grupo de periodistas y directores de medios de comunicación y dos etiquetas autoconvocadas, del estremecimiento que han manifestado las redes sociales en Nicaragua, durante la última semana en la que estalló una nueva ola de represión en la crisis que vive el país.

Ha habido tuits que superaban los 400 “me gusta” en menos de una hora, otros superaban los 1500, todos los protagonistas han sido tendencia constante desde el 21 de mayo hasta hoy, las etiquetas mantuvieron presencia constante y en Facebook los “me gusta” y comentarios también fueron notoriamente elevados.

Junto a Cristiana y Carlos Fernando Chamorro Barrios destacan como protagonistas en las redes sociales Leonel Gutiérrez, camarógrafo de Esta Semana y Esta Noche; María Lilly Delgado Talavera, periodista nicaragüense y corresponsal de la cadena Univisión; la también periodista Lourdes Arróliga, extrabajadora de la Fundación Violeta Chamorro; Guillermo Medrano, extrabajador de la citada Fundación; Fabio Gadea Mantilla, director de Radio Corporación y Verónica Chávez, periodista y directora del Canal 100% Noticias.

Además, los usuarios de las redes sociales también destacaron al participar en dos tuitazos autoconvocados para expresarse usando dos etiquetas (hashtags): #AméricaSinDictaduras, que funcionó en conjunto con grupos de opositores cubanos y venezolanos; y  #LibresLosQueremos, para expresar apoyo a más de cien presos políticos que todavía tiene retenidos la dictadura de Nicaragua.

Toda la convulsión virtual se concentró en las redes de Facebook y Twitter, debido a que sus protagonistas tienen el mayor número de seguidores en sus cuentas de esas plataformas. 

Este vuelco de los usuarios hacia las redes para comunicar la política se debe a tres acontecimientos originados desde la estrategia política del régimen para afectar el proceso hacia las elecciones previstas para noviembre de este año y que corrieron en paralelo: la fabricación del supuesto delito de lavado de dinero hacia la precandidata Cristiana Chamorro y el llamado al grupo de periodistas para que testificaran como participantes del mismo delito; días antes, un grupo de policías antimotines del régimen asaltó las oficinas de CONFIDENCIAL y Esta Semana secuestrando los equipos tecnológicos y deteniendo durante más de siete horas al camarógrafo Leonel Gutiérrez.

Los otros tres acontecimientos que desataron a los usuarios no fueron provocados por el régimen: las dos etiquetas que puntuaron alto esta semana fueron elevadas por movimientos de grupos autoconvocados. La primera, #AméricaSinDictaduras fue un esfuerzo conjunto organizado desde varias semanas atrás entre los opositores de Cuba, Venezuela y Nicaragua, quienes iban a crear un gran tuitazo, que no se potenció lo previsto debido a los acontecimientos que afectaron la vida local. 

El otro acontecimiento vino también de la gestión autoconvocada en redes sociales por los usuarios que desplegaron contenido promoviendo la etiqueta #LibresLosQueremos en referencia a los más de 100 presos que todavía tiene retenidos la dictadura.

Por último, este 25 de mayo, al conocerse que Carlos Fernando Chamorro, director de CONFIDENCIAL, fue reconocido con el Premio Ortega y Gasset 2021 a la Trayectoria periodística, las y los usuarios le acompañaron con más de 2000 “me gusta” en el tuit con el que agradeció el galardón, en Twitter.

La precandidata Cristiana Chamorro

Para la precandidata Cristiana Chamorro, el acoso por parte del régimen la puso en el centro de todas las redes sociales donde los usuarios demostraron un alto compromiso al mostrarle su apoyo. Todos sus tuits han alcanzado muy elevados números (algunos más de 2000 “me gusta”) y en Facebook, en su página el ratio de interacción comunicativa (engagement) alcanzó el 89.55%. Además, en Twitter, en cuatro días aumentó en más de 2400 seguidores nuevos.

Chamorro compensó a sus seguidores manteniendo información constante pues fue narrando mediante tuits lo que le iba aconteciendo, además que fue centro de las cámaras de todos los medios de comunicación independientes. También lo hizo en Facebook.

A los contenidos de la precandidata acudieron los tuiteros del partido FSLN a comentar de manera abundante con información organizada de manera notoria (se repetían las palabras y frases) dándola por culpable de delitos. Este hecho llama la atención pues desde hacía mucho rato los tuiteros orteguistas no cruzaban la frontera azul y blanco, con lo que se demuestra el interés que despierta la precandidata en el espacio rojinegro.

Con esta intensa actividad en las redes sociales vuelve a suceder un fenómeno que se repite en la comunicación política del país: cuando el régimen actúa la conversación se intensifica y las comunidades conversan unidas con los actos de la dictadura; pero cuando se autoconvocan para crear un evento propio y atraer al régimen a su conversación, los usuarios de las redes azul y blanco no generan unidad entre comunidades.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend