Política

Precandidato Américo Treminio: Votar “es un asunto de necesidad” para salir del régimen

El más nuevo de los aspirantes a la presidencia considera que hay que aprovechar todas las oportunidades para arrebatar el poder a Daniel Ortega

La carrera política del precandidato presidencial de la Alianza Ciudadanos por la Libertad (ACxL), Américo Treminio, inició hace tres meses en 140 caracteres. Es prácticamente “un ciudadano desconocido”, pero asegura que está decidido a disputar el poder al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Sabe que “no hay condiciones” para competir en unas elecciones justas, pero considera que de momento “es la única vía” disponible y los nicaragüenses “tenemos que aprovecharla”.

Treminio, de 53 años, es especialista en informática por lo que —hasta hace algunos años — se sentía cómodo “oponiéndome (al régimen) en las redes sociales”, describe. Sin embargo, con el estallido social de 2018 sintió la necesidad de asumir un rol más activo en la política nacional. La apertura del mecanismo de selección de precandidatos de ACxL le permitió inscribirse y, a cuatro meses de las elecciones, es uno de los dos precandidatos “que quedan” a la oposición.

Desde el 29 de abril pasado, cuando Treminio se inscribió en ACxL, el panorama político ha cambiado bruscamente. El régimen encarceló a seis aspirantes presidenciales y uno se exilió por temor a ser encarcelado, pero este opositor considera que “en algún momento” Ortega flexibilizará su estrategia represiva durante el periodo de campaña electoral.

En esta entrevista que concedió a CONFIDENCIAL y Esta Semana, Treminio señala que para los nicaragüenses la votación es “un asunto de necesidad”, para intentar salir del régimen que gobierna al país.

A cuatro meses de las elecciones, el régimen de Daniel Ortega ha encarcelado a seis precandidatos presidenciales; reformó la Ley Electoral y nombró magistrados del FSLN en el CSE para contar los votos. ¿Hay condiciones para una elección libre, transparente y competitiva?

En el contexto actual definitivamente creo que no hay condiciones para ir a elecciones transparentes y competitivas. Pero todavía hay posibilidad de ir a elecciones siempre y cuando se pueda vigilar el voto, por lo menos en las juntas receptoras a través de los fiscales. Sin embargo, creo que esa dinámica de Ortega obedece precisamente a eso, a que la gente piense que no hay posibilidad alguna de ganarle por la vía electoral y de esa manera promueve el abstencionismo, promueve la división porque unas personas dicen que sí hay que ir y otras dicen que no hay que ir. Yo pienso que sí, que en este momento es posible ir a elecciones y me parece que la comunidad internacional todavía no llega a la línea roja, la Iglesia misma hace poco habló de ir a elecciones y me parece que es importante que los ciudadanos estén conscientes de que no tenemos otro mecanismo para salir del régimen.

Algunos sectores políticos consideran que al participar en la elección sin garantías, le están haciendo el juego al régimen para legitimar las elecciones. ¿Por qué considera que se debe participar a pesar de la falta de garantías, sin observación internacional?

Los nicaragüenses estamos en una situación muy compleja, entre la espada y la pared. Por ejemplo, si CxL se retira de la contienda mañana, es evidente que el PLC, ALN y los distintos partidos que participan, no se van a retirar. Es decir, aquí vamos a tener elecciones en Nicaragua sí o sí y si tenemos un partido, en este caso una alianza que consideramos representa el sentir de los nicaragüenses que no queremos a Ortega, me parece que si esa es la única forma en que podemos luchar tenemos que aprovecharla. Yo no creo que alguien pueda ganar una batalla sentado en su casa, de hecho yo estaba en las redes, siempre oponiéndome y levantando mi voz y hubo un momento en dije no, yo tengo que hacer más. Entonces di un paso al frente y dije: yo estoy aquí señores, me voy a inscribir y me inscribí.

¿Cómo se hará la selección del candidato presidencial de la Alianza Ciudadana, sin encuestas ni debates?

En la última reunión que tuvimos con la Alianza Ciudadana yo sugerí que —a través de sus medios que tienen— hicieran encuestas para ver cómo está el estado de opinión que tiene la población sobre Noel Vidaurre, que es el otro precandidato, y sobre mi persona. También sugerí que se puede hacer una selección a través de asambleas, de hecho la Alianza va a tener una convención y yo creo que en esa convención podría ser posible dar unos minutos a cada candidato para que se exprese… y se elija a uno de los dos candidatos, por ende tendría no solo el apoyo de todo el partido, sino que sería inmediatamente ratificado legalmente.

¿Será una selección de dedo, o existirá alguna clase de competencia interna?

Ya estamos en una competencia, de alguna manera es una competencia tácita forzada por la situación. CxL ya lo planteó claramente que se cerraban las inscripciones y por ende los dos candidatos oficiales éramos Noel Vidaurre y yo… Espero evidentemente que la Alianza no solo transparente el proceso, sino que permita un sistema de elección que sea lo suficientemente abierto.

Con el arresto de los seis precandidatos con mayor opinión favorable e intención de voto en las encuestas, Ortega prácticamente vetó a los candidatos más competitivos de la oposición. ¿Por qué considera que a usted se le permitirá competir por la oposición?

Yo pienso que esa es una pregunta que habría que hacerle a Ortega. Desgraciadamente, Ortega controla el destino de todos los nicaragüenses… Es probable que el hecho de que no hayamos sido nosotros (Vidaurre y Treminio) dos personas tan conocidas, pero no debemos de ver como un estigma el hecho de que un ciudadano sea desconocido. Yo soy un ciudadano desconocido, pero cualquier ciudadano nicaragüense que se siente aquí va a estar en la misma circunstancia. La pregunta es ¿Américo tiene las cualidades? ¿Américo tiene las capacidades? ¿Américo tiene la vocación para ser presidente de la República? ¿Américo tiene la disposición de luchar? Eso es algo que he venido demostrando.

La presidenta de CxL, Kitty Monterrey, ha dicho que elegirán a su candidato entre los aspirantes “que quedan”, y estos son usted y el doctor Vidaurre. Pero ¿es suficiente ser “el que queda” para ganarse el voto popular?

Esa condición no la creamos nosotros los candidatos. Esto fue una maquinación artificiosa de Ortega que nos ha colocado a nosotros en una circunstancia en la que nos ha hecho parecer sospechosos; sin embargo, creo que la gente puede asistir, por ejemplo, a mis redes y saber que yo tengo años de estarme oponiendo y, por ende soy un opositor, que me inscribí en unas circunstancias distintas y que en todo momento he tenido mí mismo discurso. Si Ortega decidió que, de alguna manera la gente piense que nosotros por estar activos somos sus aliados, pues yo quiero decirle, tanto Ortega como a la población, que yo no soy su aliado.

En las encuestas realizadas en mayo, su nombre aparece en los últimos lugares de personalidades con opinión favorable, después de otros nueve precandidatos presidenciales ¿Cómo podría usted remontar ese desconocimiento, en solo tres meses de campaña?

Debo reconocer con toda la honestidad que la tarea es titánica y que es casi un milagro hacerlo, pero soy un hombre de fe, tengo una convicción firme y creo que es posible hacerlo. Creo que en la medida que mi discurso llegue a la gente y la gente comprenda que yo estoy en una disposición real de transformar este país, en esa medida la gente me va ir conociendo… Yo espero que la población me dé una oportunidad y estoy seguro que no voy a defraudarlos.

¿Se puede hacer campaña electoral bajo estado policial?

Hoy no, pero insisto en que no podemos ver el momento como una fotografía, como algo totalmente inanimado. Creo que en algún momento Ortega va a tener que flexibilizar para vender un poco la idea de que realmente está haciendo elecciones y tendremos que tener algún espacio de participación. Lo que tendremos que hacer es ser muy creativos para aprovechar cada espacio y hacer un plus esfuerzo para poder hacer una campaña en la medida de que esto sea posible, si no es posible entonces no tiene ningún sentido.

Una encuesta de CID-Gallup, realizada antes del 21 de mayo, antes de la captura de los seis precandidatos, revela que el 80.5% del electorado sandinista está decidido a votar, pero solo el 39.9% de los no sandinistas piensa votar. ¿Cómo va a motivar al electorado azul y blanco a que salga a votar, bajo estado policial?

Esta no es una situación de motivación, creo que es un asunto de necesidad. Creo que nos urge ser libres y creo que este no es un asunto de CxL y Américo Treminio, este es un asunto de cada ciudadano. Cada ciudadano es responsable también de su propia libertad y si yo estoy aquí dándote unas declaraciones y me expongo a caer preso, por qué una persona no va a poder ir a una Junta Receptora de Votos a verificarse o en su defecto a votar.

De los diez aspirantes a la presidencia de la república de la oposición usted es el más nuevo en política. ¿Cuál es su experiencia y sus credenciales para gobernar?

En términos políticos yo no puedo decirte que soy un hombre experto; sin embargo, en términos de gerencia de empresas tengo mucha experiencia. Tengo 30 años laborando, de los cuales 15 los trabajé en el área de informática que es mi campo, trabajé en área de catastro, en cartografía y geodesia, trabajé con sistemas de información territorial y estuve —incluso— como microempresario durante 12 años. Yo entiendo que es evidente que no vamos a encontrar una persona que tenga todos los conocimientos para resolver, pero si tengo el apoyo de mucha gente experta vos podés sacar rápidamente este país adelante.

¿Por qué quiere ser presidente de Nicaragua?

A partir de abril (de 2018), yo estaba desarrollando mis labores profesionales y me llenó de un enorme entusiasmo ver lo que estaba sucediendo, me llenó el corazón de alegría ver a los jóvenes que de alguna forma habían estado en un silencio bastante obvio, de repente empezar a manifestarse y me di cuenta que se había roto un paradigma, me di cuenta que la gente en Nicaragua, no solo los jóvenes, millones de nicaragüenses, estaban diciendo no queremos esta clase política y por esa razón yo dije: Américo vos sos un ciudadano que perfectamente puede enfrentar este reto, ¿por qué no? Y me hice entonces esa propuesta y tengo ese reto, me gustaría cambiar la vida de la gente, me gustaría que este país mejorara, que se modernizara, que en lugar de recibir adoctrinamiento recibiéramos instrucción y educación, que sintiéramos respeto los unos por los otros… Si los jóvenes se integran, en los cuales tengo una fe enorme, yo creo que este país lo cambiamos rápidamente. Necesitamos una nueva clase política, necesitamos relevo generacional que transforme a Nicaragua, gente más empática, más honesta, más respetuosa, emprendedora.

¿Cuál es su agenda política como aspirante a la presidencia?

Llevar un programa de gobierno que pueda permitir que haya oportunidades para todos los nicaragüenses y de esa forma contribuir con un cambio en la sociedad rompiendo paradigmas, es decir que en los partidos políticos los jóvenes sean importantes, sean relevantes y sean tomados en cuenta. Que tengamos una educación de calidad que nos permita, por ejemplo, en virtud de tener maquilas de tela tener maquilas de tecnología, que nos permita desarrollar sistemas agrarios modernos para que los campesinos se puedan capacitar.

¿Cómo resolvería el principal problema de Nicaragua?

Yo estoy convencido que no vas a mejorar los problemas que hay en el país si no mejoras la institucionalidad. Evidentemente que toda la institucionalidad de nuestro país está copada, está de alguna forma contaminada por una filosofía que apunta al clientelismo, a la dependencia ciega de las ideologías.

¿Cómo se puede desmantelar el poder de la dictadura? ¿Los paramilitares, el control que tiene el FSLN de toda la estructura del Estado, y su poder económico?

Es una tarea titánica que parece imposible, pero me estás haciendo esa pregunta, ¿cómo lo haría yo? Pero sabes quién lo puede hacer, el votante. Y lo puede hacer el votante porque solo a través de la Asamblea con una mayoría calificada podes desmantelar todo el sistema y para ello es evidente que necesitas una mayoría calificada de diputados.

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Política

Share via
Send this to a friend