Política

Ortega reaparece en gritería familiar tras 29 días ausente desde de su “reelección”

Por cuarta vez en 2021, Ortega tiene otro largo período de ausencia en la función pública; en reaparición vistió un conjunto Adidas, como hacía Fidel

Daniel Ortega reapareció este martes 7 de diciembre en un rezo familiar en su residencia y despacho de El Carmen, tras acumular sus primeros 29 días ausente desde su “reelección” el pasado 7 de noviembre, cuando se proclamó electo en unas cuestionadas votaciones sin competencia, y pronunció al día siguiente su discurso más virulento en contra los presos políticos que su régimen continúa aumentando.

Ortega fue mostrado en imágenes de los medios oficialistas vistiendo un conjunto deportivo Adidas, que recordó el atuendo que el dictador cubano Fidel Castro también lució en sus últimos años. En las imágenes, estaba sentado junto a su esposa, vicepresidenta y vocera, Rosario Murillo, rodeados de varios hijos, hijas, nueras, yernos y nietas y nietos de la familia presidencial, participando en un rezo privado en ocasión de la Gritería en honor a la Purísima Concepción de María, que se celebra cada 7 de diciembre en Nicaragua.

Daniel Ortega acumula así sus primeros 29 días ausente, siendo esta la cuarta vez que el gobernante alcanzó este récord de ausencias en 2021.

La última vez que el dictador participó en un acto público fue exactamente el 8 de noviembre, en un acto para celebrar su “reelección” tras las votaciones del 7 de noviembre, realizadas sin competencia política, con una nula transparencia, con el encarcelamiento de opositores y la represión generalizada contra la sociedad civil, medios independientes.

En ese acto transmitido por dos horas y media en una cadena impuesta por Telcor de radio, televisión y cable, Ortega dedicó su más virulento discurso de odio contra los presos políticos, llamándolos “hijos de perra del imperialismo”, a la vez que atacó a la comunidad internacional, principalmente la Unión Europea y Estados Unidos, a los que llamó “fascistas” y “nazis” por las condenas y el desconocimiento al proceso de votaciones del 7 de noviembre.

Entre los reos de conciencia se encuentran los precandidatos presidenciales de la oposición Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Medardo Mairena, Miguel Mora y Noel Vidaurre, acusados de conspiración contra la soberanía nacional y lavado de dinero.

Una encuesta de CID Gallup realizada en octubre, contratada por CONFIDENCIAL, reveló que cualquiera de los siete candidatos presos le hubiese ganado a Ortega en elecciones libres, obteniendo 65% contra 17% de los votos para Ortega.

El gobernante se hizo acompañar en esa ocasión en su tarima por el alto mando del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, así como representantes diplomáticos de Abjasia y Osetia del Sur y la Federación Rusa.

Un inusual período de intervenciones públicas

Antes de este nuevo período de ausencias, Ortega mantuvo un inusual ritmo de presentaciones públicas, principalmente por las diversas efemérides partidarias que hay entre los meses de septiembre y octubre, además de participar en los actos de aniversarios de la Policía Nacional y el Ejército, lo cual es una costumbre del dictador.

En septiembre, Ortega hizo cinco apariciones públicas. En octubre, en medio de una irrelevante campaña electoral, participó en tres actos abiertos, en los cuales no hizo una sola promesa de campaña.

Tampoco anunció nuevas políticas de desarrollo, inversiones o proyectos. En esas tres intervenciones atacó impuso la cadena de radio y televisión para atacar a los presos políticos, violando la Ley Electoral al hacer proselitismo político con recursos del Estado.

Precisamente, un día antes de su última aparición pública, Ortega de manera flagrante volvió a violar la Ley Electoral al comparecer en una cadena de radio, televisión y cable a mediodía del 7 de noviembre, cuando se llevaban a cabo las votaciones, para defender la supuesta “legitimidad” del proceso.

En esa comparecencia, en la que Ortega estuvo acompañado de su esposa y candidata a la vicepresidencia, Rosario Murillo, el mandatario calificó las votaciones de ese domingo como “una señal y un compromiso de la mayoría por la paz”.

Ortega, después de depositar su voto en otro evento transmitido desde el centro de votación establecido para su comodidad en el Reparto El Carmen, insistió nuevamente en que fue víctima de un intento de golpe de Estado financiado por Estados Unidos en 2018.

También acusó a los opositores de ser responsables de “destruir la economía” y dijo que lograron restablecer la paz en alusión a la “Operación Limpieza”, como se conoció al despeje violento de las barricadas levantadas por los ciudadanos para defenderse de los ataques sangrientos de la Policía y paramilitares.

Daniel Ortega mantiene su récord ausente de 40 días

Sin embargo, pese a este nuevo largo período de ausencias, Ortega todavía no supera su propio récord, que es de 40 días, registrado en el período comprendido entre el 11 de enero al 21 de febrero de 2021.

A lo largo de este año, Ortega tuvo también otros dos períodos extensos de ausencia, de 34 y 38 días respectivamente. Todos estos períodos en los que Ortega se ha ausentado, se han registrado crisis como el rebrote de contagios de la covid-19 o los días más cruentos de la escalada represiva en medio del contexto de las votaciones, la cual registra más de 40 nuevos presos políticos entre precandidatos presidenciales, activistas, periodistas, empresarios y dirigentes campesinos y estudiantiles.

Precisamente, en este último período de ausencias, el régimen enfrenta otra crisis política derivada de la fuerte condena internacional a las votaciones del 7 de noviembre, que se han traducido en una nueva ronda de sanciones a funcionarios del régimen de parte de Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido.

Además, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, en una resolución adoptada el 12 de noviembre, declaró —con 25 votos a favor, uno en contra, siete abstenciones y una ausencia— que las elecciones nicaragüenses del pasado 7 de noviembre “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”.

El régimen como respuesta, diseñó una amañada estrategia política en la que simuló una supuesta independencia de poderes en Nicaragua para luego anunciar que en el país existía un consenso para que Ortega iniciará el proceso de salida del país de la OEA.

Sin embargo, el anuncio de esta trascendental movida diplomática, que pondría fin a 73 años de relación entre el organismo regional y Nicaragua, no fue hecha por Ortega, quien delegó a su canciller, Denis Moncada Colindres, para ser quien compareciera ante los medios de propaganda e informará que el régimen inició el proceso de salida de la OEA.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend