Política

Ortega mantendrá la sucesión dinástica en Congreso del FSLN

Con siete precandidatos y quince líderes de la oposición presos, el caudillo del FSLN busca la reelección sin competencia electoral

El Frente Sandinista tiene previsto realizar este fin de semana el Congreso del partido rojinegro para ratificar a su fórmula a la reelección presidencial, así como a sus candidatos para diputados nacionales, departamentales y al Parlamento Centroamericano. Se espera que en esta actividad, calificada por disidentes sandinistas como “un remedo de Congreso”, se confirme el binomio familiar para los comicios del 7 noviembre, con Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, buscando reelegirse en sus cargos.

De confirmarse la candidatura del dictador y su esposa, Ortega estaría buscando su tercera reelección consecutiva y sería la segunda de Murillo como vicepresidenta, en unos comicios presididos por un Consejo Supremo Electoral (CSE) manejado por miembros del FSLN. Está previsto que los candidatos del Frente Sandinista se inscriban ante este poder del Estado este lunes 2 de agosto, al culminar la tarde.

La realización de este Congreso fue anunciada este lunes 26 de julio por el diputado Edwin Castro, quien es representante legal del partido rojinegro y está sancionado por los Estados Unidos, por su rol en la elaboración de reformas electorales “que institucionalizan leyes represivas que permiten al Gobierno restringir la participación de los partidos políticos en la próximas elecciones y no prevén disposiciones para la observación electoral nacional e internacional”, de acuerdo a lo establecido por el Departamento del Tesoro de EE. UU.

Castro se limitó a decir, a algunos medios oficiales, que “estaban al llamado” para participar en el Congreso ya “que es una actividad muy importante, ya que ratificamos a nuestro candidato y la fórmula que nos representará en las elecciones generales de este año”.

Este viernes se esperaba que Murillo se pronunciara sobre el Congreso durante su alocución a mediodía, pero no lo hizo.  Ortega tampoco se refirió sobre el tema durante el acto de aniversario de la Fuerza Aérea que presidió en la noche.  

Murillo en línea de sucesión dinástica 

Para el analista político Eliseo Núñez, lo que se puede esperar de este Congreso es que Ortega y Murillo sean ratificados y que el dictador busque el respaldo político de los convencionales sandinistas para relanzar su proyecto de sucesión dinástica familiar a través de Murillo.

“Ortega está obligado a explicar a sus bases porque no quiso competir en las elecciones, cuando él dijo que él ganaba las elecciones, y ahora simplemente, pues viene y echa preso a todos sus potenciales adversarios y demuestra que no quiere competir con  nadie”, opinó Núñez.

El analista político adelantó que Ortega, luego de ser reelecto en noviembre por medio de un fraude electoral —aprovechando su control en el CSE—, pudiese renunciar antes de culminar su período de Gobierno, para finalmente entronizar a Murillo como la gobernante de Nicaragua.

“Supongo que puede buscar el respaldo político de cara a la sucesión dinástica familiar que él ya echó andar, que es pasar el poder a Rosario Murillo, y posteriormente a sus hijos. No sé si lo va hacer en este período o en el próximo, pero necesita algún tipo de bendición política de los congresistas sandinistas”, explicó el analista político.

Congresos controlados por el orteguismo

La última vez que el FSLN realizó un Congreso Sandinista fue en 2016, de cara a los comicios de ese año, y la noticia más relevante del encuentro fue la confirmación del inicio del proceso de sucesión familiar dentro del régimen, con el anuncio de que Murillo era la compañera de fórmula en esas elecciones.

Una disidente del Frente Sandinista, quien pidió no ser identificada para evitar represalias de la dictadura, opinó que no espera sorpresas en el Congreso, tomando en cuenta que este acto es completamente controlado por el orteguismo para colocar a sus piezas, tanto en las direcciones claves del partido rojinegro, como en las estructuras de poder del Estado.

“El Congreso sandinista poco a poco fue perdiendo fuerza. De facto se eliminaron las consultas primarias para elegir candidatos a la presidencia y a diputados. En 2005, el congreso delegó la escogencia de candidatos, en ocasión del intento de Herty Lewites (para ser candidato del Frente Sandinista). Cuando Ortega llega al poder desaparece el Congreso como órgano electoral. Se sustituyó por una gran asamblea de adeptos, que solo llegan a ratificar los candidatos ya definidos en el minicomité de la pareja presidencial”, explicó la disidente del Frente Sandinista.

En la escalada represiva, que el régimen desató desde finales de mayo pasado, se han encarcelado a 31 ciudadanos, entre estos, antiguos compañeros de armas Ortega durante la lucha contra la dictadura somocista, y que formaban parte de la disidencia sandinista, agrupados en la organización política Unamos, que antes se denominaba Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

El primer congreso del partido sandinista fue en 1991. Luego, en 1994, fue cuando Ortega se reeligió como secretario general del Frente Sandinista. De esa ruptura política, es que se formó el MRS.

“El Congreso es un órgano de discusión y toma de decisiones, según los estatutos del partido, pero Ortega, igual que con la Constitución de la República, hace lo que quiere con los estatutos y el programa del Frente Sandinista. Son remedos del Congreso para fingir que hay democracia en el Frente Sandinista”, añadió la disidente.

Otra de las interrogantes de la convención es quiénes serán los candidatos a diputados que llevará el Frente Sandinista, entre posibles nuevas figuras y aquellos que van a repetir candidaturas.

“En esas asambleas los participantes solo levantan la mano para aprobar, al igual que los diputados, que solo aprietan botones para cumplir las órdenes de El Carmen (vivienda de la familia presidencial). No debemos esperar que se vean nuevos rostros de diputados. La lógica va a ser la reelección de todos. A lo más lo que van hacer es sustituir a los que murieron”, explicó.

Los diputados sandinistas con más de 20 años en el Parlamento son Wálmaro Gutiérrez, Filiberto Rodríguez, Edwin Castro y José Santos Figueroa.  En 2021, cinco diputados del Frente Sandinista (dos suplentes) han muerto, todos con afecciones vinculadas a la covid-19.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend