Política

Ortega asume cuarto mandato consecutivo aislado de la comunidad internacional

China, Rusia y otros regímenes autoritarios acompañan al dictador nicaragüense; mientras, oposición denuncia instauración de un Gobierno ilegítimo

El presidente Daniel Ortega inicia este 10 de enero su quinto mandato en Nicaragua, el cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, apoyado en China, Rusia, Venezuela y Cuba, y aislado de Estados Unidos (EE. UU.) y la Unión Europea (UE), que en la víspera han sancionado a dos de sus hijos, funcionarios de su Gobierno e instituciones del Estado.

Ortega, de 76 años, gobierna sin contrapesos en Nicaragua desde 2007 y esta tarde se impondrá nuevamente la banda presidencial como resultado de unas elecciones sin competencia política, mismas que han sido rechazadas por la comunidad internacional y la oposición nicaragüense. Por consiguiente el nuevo periodo de Gobierno, que está por comenzar, es considerado “ilegítimo”.

“Hoy se inicia un período (de gobierno) total y claramente ilegítimo e ilegal, por venir de un proceso electoral que no cumplió ninguno de los requisitos indispensables de legitimidad y que, por el contrario, fue rechazado por el 80% de la población que no participó, así como la comunidad internacional – en total 57 países- que han subrayado la naturaleza antidemocrática e ilegítima de este proceso y sus resultados”, denunció la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) en un comunicado de prensa.

Al margen de la voluntad de los nicaragüenses, el presidente de la Asamblea Nacional, el sandinista Gustavo Porras, tomará la promesa de ley a Ortega y Murillo en una ceremonia que se celebrará en horas de la tarde en la Plaza de la Revolución, en Managua, un día después de que fue instaurada la nueva Asamblea Nacional, donde el oficialismo controla 75 de los 91 escaños. 

Díaz-Canel en Nicaragua 

Pocas delegaciones de Gobiernos confirmaron su participación en la ceremonia de investidura de Ortega y Murillo, pero el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, fue el primero en arribar al aeropuerto Augusto C. Sandino, de Managua y alabar el triunfo del líder sandinista.

La de Ortega “es una victoria no solo de Nicaragua, es una victoria que también tiene un enorme significado para las fuerzas de izquierda, y para los gobiernos progresistas de América Latina y el Caribe, es una victoria que además demuestra la convicción antiimperialista del pueblo nicaragüense”, dijo el mandatario cubano en el aeropuerto. 

Díaz-Canel fue recibido por el director del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, sancionado por Estados Unidos por “abusos de derechos humanos, fraude electoral y corrupción”.

En simultáneo, la UE aprobó este lunes nuevas sanciones contra Camila Ortega Murillo y Laureano Ortega Murillo, ambos hijos de los mandatarios nicaragüenses, y contra otras cinco personas cercanas al régimen, así como contra tres entidades del país. EE. UU. también anunció este lunes nuevas sanciones contra seis cargos del Gobierno de Nicaragua.

Mientras tanto, los Gobiernos de Reino Unido y Canadá advirtieron que podría tomar nuevas medidas contra el “régimen opresivo” del presidente  Ortega y aplaudieron las nuevas sanciones anunciadas por la UE y Estados Unidos como forma de presión para que las autoridades nicaragüenses “restauren la democracia y respeten los derechos humanos”.

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Mélanie Joly, declaró en un comunicado que tanto las elecciones presidenciales del pasado 7 de noviembre como la toma de posesión del presidente celebrada hoy no cuentan con “legitimidad democrática”.

“Este creciente autoritarismo debe terminar. Se debe respetar el Estado de derecho y los derechos del pueblo nicaragüense, y restaurar elecciones libres y justas”, señaló la ministra para África, América Latina y el Caribe de la Oficina de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Vicky Ford.

El Reino Unido “apoya el paquete de sanciones anunciado hoy por los Estados Unidos y la Unión Europea. Seguiremos externando nuestras inquietudes al Gobierno, haciendo un llamado a Nicaragua a cumplir con sus obligaciones internacionales y a respetar los derechos humanos de sus ciudadanos y poniendo fin a la represión en el país”, agregó Ford.

México enviará representante a última hora

Horas antes de la ceremonia de investidura de Ortega y Murillo, el presidente de México, Andrés López Obrador, consideró que sería “imprudente” que su Gobierno no enviara ningún representante a Nicaragua y envió a un representante de último momento.

“Todavía no se decide. ¿Cuándo es la toma de posesión? ¿Hoy? No sabía. Vamos a ver si da tiempo de que llegue, porque nosotros tenemos buenas relaciones con todos, y no queremos ser imprudentes”, afirmó el mandatario durante su rueda de prensa matutina desde Palacio Nacional.

Reiteró que “sí (sería una imprudencia no enviar representante) porque nosotros no podemos hacer a un lado nuestra política de autodeterminación de los pueblos y de independencia”, puntualizó.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) anunció el domingo que Martín Borrego, director de América del Sur, acudiría a la investidura presidencial nicaragüense. Sin embargo, poco después y a escasas horas de la ceremonia de toma de posesión, la SRE anunció la cancelación de la participación de México, luego de que el director regional de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, censuró la decisión. 

“Ningún funcionario de la cancillería mexicana acudirá a la toma de posesión en Nicaragua. Tenemos la reunión de embajadores y cónsules”, se indicó en un chat.

Sin embargo, este lunes, en su conferencia, López Obrador informó que será Ramiro Ayala, jefe de la Cancillería en la embajada de México en Nicaragua, quien represente al país en la ceremonia de investidura.

“De una vez lo voy a decir, él es el encargado de negocios, porque no tenemos embajador, pero ya vamos a pedir el beneplácito del Gobierno de Nicaragua porque va a ser embajador en Nicaragua (…) Guillermo Zamora, por cierto periodista”, anunció.

Las expectativas del régimen

Murillo anunció la semana pasada que la nueva investidura de Ortega será presenciada por representantes de Argentina, Belice Bielorrusia, Bolivia, Camboya, China, Cuba, Egipto, Honduras, India, Irán, Laos, Malasia, México, Palestina, República Árabe Saharaui Democrática, Turquía, Venezuela, Vietnam y Yemen.

China, el nuevo aliado de Ortega, que rompió relaciones con Taiwán después de casi 15 años seguidos en el poder, estará representada por Cao Jianming, vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Legislativo chino), en calidad de enviado especial del presidente Xi Jinping.

La delegación iraní será encabezada por el vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán, Moshen Rezai, mientras Rusia no ha informado quién lo representará.

En tanto, el Gobierno de Alberto Fernández aclaró que no enviará a ningún represéntate de Argentina a la toma de posesión de Ortega y Murillo y argumentó que hubo una confusión en unas declaraciones que su embajador, Daniel Capitanich, brindó al diario La Prensa, en las que aseguraba lo contrario.

Protestas en el exilio

Diversas organizaciones nicaragüenses opositoras han protestado en varios países bajo el lema “Nicaragua no tiene Gobierno ni poderes legítimos del Estado”, en rechazo a la investidura de Ortega y Murillo. 

Este domingo se registraron manifestaciones en contra del régimen en Alemania, Estados Unidos y Costa Rica.

@lunacero Niños en plantón en #SanJosé, #CostaRica para pedir por la libertad de #Nicaragua. #NoticiasNicaragua ♬ sonido original – Yader Luna

Por su parte, un grupo de casi 70 organizaciones de nicaragüenses de dentro y fuera del país, y personas radicadas en diferentes partes del mundo, eligieron al Consejo Nacional por la Transición Democrática, para enfrentarse al régimen Ortega-Murillo. Estas organizaciones también suscribieron un acuerdo de unidad.

En tanto, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó en noviembre pasado una resolución que declara que los comicios, en los que se reeligieron Ortega y Murillo, carecieron de “legitimidad democrática” y no fueron ni libres, ni justos, ni transparentes.

El Gobierno sandinista acusó de “injerencia” al organismo hemisférico y denunció la Carta de la OEA, su documento fundacional firmado en 1948, un proceso que llevará dos años para que se haga efectivo su retiro del ente.

Con información de EFE.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend