Política

Monseñor Carlos Avilés: Los obispos llaman a “elecciones auténticas, no fraudulentas”

Vicario de la Arquidiócesis exhorta que “no seamos espectadores ni indiferentes” ante atropellos y respalda vía democrática como salida a la crisis

El mensaje de la Conferencia Episcopal de Nicaragua “es un llamado a la conciencia de los ciudadanos de buena voluntad” y un mensaje de “esperanza” a pesar de la profunda crisis política y derechos humanos que sufre el país, valora monseñor Carlos Avilés, vicario de la Arquidiócesis de Managua y presidente de la Comisión de Justicia y Paz.

“La Iglesia hace un llamado a que nos interesemos en las cuestiones sociales, que no seamos meros espectadores, que no seamos indiferentes ante lo que está pasando, sino que nos interesemos todos, y hagamos lo que toca a nuestra parte para buscar soluciones pacíficas y democráticas al país”, afirma monseñor Avilés, en una entrevista con el programa Esta Semana, que se transmite este domingo a través de redes sociales debido a la censura televisiva, impuesta por el régimen de Daniel Ortega.

Sostiene que en Nicaragua no existen condiciones para que se realicen elecciones verdaderamente libres y democráticas, pero respalda la posición de los obispos sobre la vía democrática como salida a la crisis sociopolítica.

“Hay mucha gente que opina que no se puede simplemente dejar de ir a unas elecciones, por muchas razones. Es dejar libre al Gobierno para que haga un fraude, etc., y hay muchas razones por las que hay que procurar siempre participar, a pesar de que todas las condiciones sean adversas… El Gobierno quisiera que nadie participe en elecciones”, asegura el vicario de la Arquidiócesis.

A pesar de la escalada represiva en el país, que incluye amenazas contra sacerdotes y obispos, monseñor Avilés afirma que la Iglesia continuará en su rol de de abogar por la defensa de los derechos humanos, y asegura que las leyes punitivas con las que el Gobierno está persiguiendo a opositores y periodistas independientes son solamente “para justificar la represión”.

Los jerarcas y sacerdotes de la Iglesia también han sido atacados mediáticamente en las últimas semanas. Avilés asegura que no se sienten aludidos por las ofensas que difunden los medios oficialistas, porque considera que “son mensajes para sus seguidores”. Sin embargo, no descarta que la Iglesia es perseguida en Nicaragua.

“La Iglesia es reflejo de la sociedad en que vive: Si es una sociedad desarrollada, rica económicamente, la Iglesia eso va a reflejar; si la sociedad nicaragüense es una sociedad pobre, reprimida, perseguida y con las manos arriba, así está la Iglesia también”.

Este viernes la Conferencia Episcopal hizo público un mensaje a la nación, en que pone en perspectiva la profunda crisis de derechos humanos que atraviesa el país. En él se refieren que hay que evitar que en nuestra patria se institucionalice la restricción arbitraria e ilegal a las libertades ciudadanas y la persecución opositores y medios de comunicación. Sin  embargo, eso es lo que se está viviendo precisamente en el país. ¿Cómo pueden los ciudadanos frenar la institucionalización de la suspensión de las libertades?

En primer lugar, es un mensaje dirigido al pueblo y a la gente de buena voluntad;  procura llenar de esperanza a las personas, para que no pierdan la esperanza en salidas pacíficas, en salidas democráticas. La Iglesia siempre va a hacer, repito, un llamado a la conciencia del pecador, hablando en sentido religioso, la Iglesia no tiene manera de coartar, siempre oramos y llamamos a la conciencia del que está actuando mal, a decirle: pensá, reflexioná, estás haciendo mal, desandá los pasos y caminá por el camino bueno.

La Conferencia Episcopal en el mensaje de este viernes hace ese mensaje de esperanza; en primer lugar se enfoca en la pandemia, que nos está afectando grandemente, y la responsabilidad que tenemos de cuidarnos; en segundo lugar, esta situación política, igual, en la que ciertamente se denuncia esta injusticia, pero es un llamado a reparar, a recomponer esas cosas; y a las personas a no desanimarse a participar en soluciones sociales, participar en las cuestiones sociales, a expresar su opinión, a expresar su voz, a pesar de toda la represión; y finaliza haciendo un llamado siempre, como siempre, a la oración, y a encomendarnos al Señor, y a confiar en el Señor, que él es nuestra esperanza, él es nuestra fuerza para seguir adelante.

En el mensaje, los obispos también abogan por unas elecciones libres, transparentes y observadas. Sin embargo, lo que apreciamos es el reforzamiento del  aparato institucional que favorece al fraude, acompañado de leyes que despojan a los ciudadanos de sus derechos políticos. ¿Qué espera ahora la Iglesia de este año electoral? ¿Es posible un cambio para 2022?

La esperanza siempre se tiene, el cómo eso es difícil, es algo que los políticos tendrán que trabajar, la Iglesia simplemente hace un llamado a que nos interesemos, que no interesemos en las cuestiones sociales, que no seamos meros espectadores, que no seamos indiferentes ante lo que está pasando, sino que nos interesemos todos, y hagamos lo que toca a nuestra parte para buscar soluciones pacíficas y democráticas al país, uno de esto serían unas elecciones auténticas. Y repito, es el llamado que se hace, a que realmente sean unas elecciones auténticas, no fraudulentas y todo, porque no abonaría al futuro del país.

La Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis de Managua, en su más reciente mensaje, denunció también las abiertas violaciones hacia los derechos humanos en un año en que los nicaragüenses han esperado elecciones libres para optar a un cambio democrático. ¿Qué visión tienen ahora también sobre este año electoral, en que el Gobierno está intentando eliminar la competencia política a través de leyes represivas?

Nosotros estamos en perfecta comunión y siguiendo a los obispos,  la Comisión de Justicia y Paz, y la doctrina social del papa, siempre creemos en el llamado a la conciencia del que está haciendo mal, decirle: estás haciendo mal, regresá los pasos, cambiá. Y por eso le decimos al pueblo de Dios que nos entristece que se violen los derechos humanos, violar un derecho de un nicaragüense, ya rebajaste a todos los nicaragüenses. Entonces, eso es lo que estamos diciendo. Esperamos que la gente piense en el futuro, de cómo hacer bien la institucionalidad de este país, como construir unas bases sólidas de este país.

¿En este momento hay condiciones para que se desarrollen elecciones libres y prepararse para ellas?

Esta es una opinión muy personal. Para mí, no hay condiciones. Hay   mucha gente que opina que no se puede simplemente dejar de ir a unas elecciones, por muchas razones, hay unos que  es perder la costumbre de participar en cuestiones sociales, es dejar libre al Gobierno para que haga un fraude, etc., y hay  muchas razones por las que hay que procurar siempre participar, a pesar de que todas las condiciones sean adversas… El Gobierno quisiera que nadie participe en elecciones.

 Monseñor, en las alocuciones diarias en los medios oficiales, la vicepresidenta Rosario Murillo llamó a los representantes de la Iglesia católica de ridículos y  los acusó de aprobar hurtos y robos. ¿Se sienten aludidos por este tipo de señalamientos?

En primer lugar, a manera personal, no escucho, nunca he escuchado yo esos mensajes, no los escucho; y en segundo lugar, esos mensajes son dirigidos a un sector, ellos le hablan a sus seguidores en su partido. A mí no me están dirigiendo el mensaje. Ellos le están dirigiendo un mensaje a sus seguidores, a su propio partido político. Como te digo, a mí no me, al menos yo no… En primer lugar, ni lo oigo, alguien me habrá mandado esa noticia, me habrá dicho que hizo comentarios, pero como te digo, son comentarios hechos para sus seguidores.

El pueblo nicaragüense sabe que la Iglesia es reflejo de la sociedad en que vive: Si la sociedad en que vive es una sociedad desarrollada, rica económicamente, la Iglesia eso va a reflejar; si la sociedad nicaragüense es una sociedad pobre, reprimida, perseguida y con las manos arriba, así está la Iglesia también, con las manos arriba, perseguida y todo, es decir, digan lo que digan.  Como te digo, esos mensajes son para sus partidarios y sus seguidores.

La propaganda oficial también ha amenazado, con las leyes represivas a sacerdotes y líderes religiosos de la Iglesia católica. ¿Está la Iglesia católica siendo perseguida en estos momentos?

Ya lo hemos dicho varias veces, desde luego que está siendo perseguida, de diversas maneras y por diversos elementos, pues, que tú percibes cuando no te dejan actuar libremente, no te dejan introducir ayuda, no te dejan, que sé yo…, actuar libremente cuando te ponen policía cerca de los templos, cuando levantan las placas de las personas que van a las misas. Hay ciertamente una persecución.

Sabemos que todas esas leyes que aprobaron el año pasado o este año, no recuerdo cuando fue que las aprobaron, son hechas para justificar la represión, eso es clarísimo. Hice una ley para justificar lo que te voy hacer. Eso no da legalidad, eso, todo lo contrario.

¿Quién en un tiempo de crisis sociopolítica y económica, quién se pone legislar? Solamente al que le conviene, solamente el que quiere amañar una ley, y no busca las soluciones fundamentales realmente al problema social: el desempleo, hambre, falta de Seguridad Social, falta de salud, falta de educación, esos temas no se abordan, más bien se le quita, al Presupuesto Nacional, dinero a esos rubros, y se invierte más en otros aspectos, como esto, pues, de las leyes de la Asamblea Nacional, que en estos tiempos de crisis no corresponde su protagonismo;  o a la salud, porque ¿qué se ha organizado en torno, frente al covid?

La Iglesia (…) el año pasado tomaron la iniciativa de empezar a protegerse, porque oficialmente no hubo ningún plan, así decir: protejámonos del covid, hasta después.

Entonces, ciertamente las leyes fueron creadas para justificar. ¿Y si estamos reprimidos? Sí, estamos reprimidos, hay muchos factores que…, indicativos,  que sí hay persecución a la Iglesia.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend