Política

Madre de Lesther Alemán: “A mí hijo no me lo golpeen, que no tiene sus manos manchadas de sangre como ustedes”

Madres de dirigentes estudiantiles secuestrados por la Policía relatan la violencia y la angustia que vivieron al momento de sus capturas

Las madres de los dirigentes estudiantiles Lesther Alemán y Max Jérez compartieron los momentos de angustia y dolor que vivieron cuando estos fueron capturados por la Policía, y llevados al “Nuevo Chipote”, donde no se les ha permitido verlos, ni tampoco hacerles llegar agua, comida y medicamentos.

Alemán se encontraba con su madre, Lesbia Alfaro Silva, de 59 años, cuando fue secuestrado por la Policía. En el caso de Max Jerez, su madre Heydi Meza Torres, de 67 años, relató que su hijo la llamó un par de horas antes de su secuestro, advirtiéndole que la casa en la que se encontraba estaba siendo asediada por paramilitares del régimen y policías, por lo que en cualquier momento iba a ser detenido.

Alfaro Silva narró que el mismo Lesther Alemán salió a confrontar a los policías, para pedirles que no derribarán a patadas el portón de la casa de su madre y que él se iba entregar pacíficamente.

“El mismo les abre el portón a los policías y es ahí donde me lo agarran. Lo iban golpeando, y es entonces cuando yo salgo y les dijo: ‘A mi hijo no me lo golpeen, que no tiene sus manos manchadas de sangre como ustedes’.  Eso no fue un arresto, eso fue un secuestro, me lo llegaron a sacar como si fuera un narco”, contó la señora Alfaro Silva.

https://twitter.com/confidencial_ni/status/1412444629732052994

Lesther Alemán y Max Jérez fueron capturados en otro episodio de la nueva escalada represiva desatada por el régimen desde junio.  Junto a los dirigentes estudiantiles, fueron encarcelados los líderes del Movimiento Campesino Medardo Mairena, Pedro Mena, Freddy Navas y Pablo Morales, en un operativo llevado a cabo la noche de este lunes.

“Se me lo llevaron secuestrado. No andaban ninguna orden de captura cuando lo fueron a secuestrar a mi casa.  Cuando yo les reclamo que no me golpeen, me avienta un tipo de esos. Y viene mi hijo y les grita: ‘No me golpees a mi madre’”, añadió.

Con las capturas de los activistas estudiantiles y los líderes campesinos, el régimen suma ya 26 reos electorales confirmados  en esta nueva escalada represiva, entre estos seis precandidatos presidenciales, periodistas, empresarios y dirigentes opositores.

“Cuando se lo llevaban yo le gritaba fuertemente a mi hijo que fuera fuerte y valiente, porque yo lo amaba y que no se preocupará. Que la lucha tiene que continuar, a través del dolor de muchos, pero esto tiene que continuar. Él es inocente, porque él lo único que quiere es una Nicaragua libre”, agregó la señora Alfaro Silva.

Max Jérez tenía varios días de estar bajo vigilancia y asedio

Max Jérez se encontraba en una casa de seguridad junto a las también estudiantes universitarias Dolly Mora y Judith Belén, cuando fue secuestrado por la Policía.  Su madre Heydi Meza Torres relató la última llamada que hizo antes de ser capturado.

“Él me dijo que tenían asedio, que estaban motorizados, gentes vestidos de civil. Me dijo: ‘Mamá, yo creo que hoy me detienen. Sea fuerte’. Él estaba preparado, yo estaba preparada. Me dijo que estuviese tranquila, que no me enfermera por estar pensando en su situación” dijo ante los medios de comunicación.

La Policía en su comunicado sobre las redadas denominó a los dirigentes estudiantiles como “cabecillas de toma y destrucción” de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-Managua, donde supuestamente “cometieron delitos de robo con intimidación, secuestros, lesiones graves, violaciones, extorsiones, destrucción y daños múltiples” durante lo que califican como “el fallido intento de golpe de Estado en el año 2018”.

“Esto que estamos viviendo es algo inaudito en Nicaragua. Esto no se vio ni con el régimen de Somoza. Se superó en cien por ciento a esa dictadura, en donde ellos mismos participaron en su derrota. Pero esto tiene que cambiar, porque va a cambiar El 8 de noviembre tenemos que celebrar el triunfo de una Nicaragua libre”, afirmó la señora Meza Torres.

Dolly Mora relató que en el caso de la captura de Max Jerez no vieron que fuese golpeado, pero si lo iban empujando con violencia mientras lo llevaban esposado a la patrulla. “Eran tres patrullas, algunos carros civiles, de los que logramos reconocer que uno nos anduvo persiguiendo en algún momento. Nos quitaron los teléfonos, algunas camisetas de AUN y nos hicieron firmar el acta”, contó Mora.

Además, la Policía indicó que todos los detenidos están siendo “investigados” en el marco de la Ley 1055, de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, por supuestamente “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares”. Bajo esta misma ley, 22 de los ahora 26 rehenes electorales han sido acusados y encarcelados.

 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 

Más en Política

Share via
Send this to a friend