Política

López Obrador nombra a un periodista como nuevo embajador en Nicaragua

Guillermo Zamora fue corresponsal de guerra en los años 80 en Nicaragua. No tiene experiencia diplomática y es admirador del fallecido Hugo Chávez

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, puso al frente de la embajada mexicana en Nicaragua al escritor y periodista Guillermo Zamora, quien regresará a este país centroamericano después de haber sido corresponsal de guerra en los años ochenta, y presenciar la caída del dictador Anastasio Somoza, en 1979.

Zamora repone en el cargo como embajador a Gustavo Alonso Cabrera, quien fue nombrado en abril de 2021 y defenestrado a finales del año. Sin embargo, la Administración de López Obrador nunca aclaró las razones por las que Cabrera fue removido de la embajada en Nicaragua. El pasado 10 de enero el mandatario mexicano expresó que el cargo estaba vacante.

El nombramiento de Zamora forma parte de la renovación de 16 cargos en la Cancillería mexicana. Cartera en donde López Obrador nombró a varias personas sin trayectoria diplomática de carrera, según ha señalado la prensa mexicana.

El nuevo embajador de México fue corresponsal de guerra en Nicaragua, del diario El Día y Radio Educación de México, durante los primeros años de la Revolución Sandinista, tiempo durante el cual también dio cobertura a la guerra en El Salvador. Durante cinco años fue presidente de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en Nicaragua.

Zamora es autor de libros como Goebbels vs Hugo Chávez, publicado en 2011donde arremete contra la ideología del intelectual Enrique Krauze, y compara unas críticas contra Chávez, con las que recibió López Obrador en 2006. Otro libro de su autoría es El Caso Conasupo: la leche radiactiva (1997), sobre uno de los escándalos más notorios del priismo, que consistió en el reparto público de leche contaminada con heces a las clases más populares en los noventa.

Zamora es, además, coordinador del Observatorio Ciudadano de Coyoacán, conformado por periodistas, escritores, intelectuales, artistas y científicos, desde donde se critica el neoliberalismo, la violencia e inseguridad.

Relaciones entre países

El nuevo embajador mexicano aterrizará en Nicaragua en un contexto político tenso, ya que el presidente Daniel Ortega tiene un mínimo reconocimiento internacional, por haberse reelecto para un cuarto periodo presidencial consecutivo después de encarcelar a todos los aspirantes a la presidencia.

El pasado 10 de enero, el presidente de México se mostró sorprendido al conocer la noticia de que ningún funcionario de su Gobierno acudiría a la autoinvestidura de Ortega, situación que consideró imprudente”. De último momento envió al jefe de la Cancillería en la embajada de México en Nicaragua, Ramiro Ayala.

México junto con: Honduras, Bolivia, San Vicente y las Granadinas, Dominica, Santa Lucía y Belice, fueron las ocho naciones que, el pasado 12 de noviembre, se abstuvieron de votar por una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que determinó que las elecciones nicaragüenses “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”.

Al día siguiente de la sesión de la OEA, se conoció que el Gobierno de México llamó a consultas a su entonces embajador en Nicaragua, Gustavo Alonso Cabrera, por sus “preocupaciones” respecto a los comicios realizados en este país centroamericano. Según reportes de medios mexicanos, la administración de López Obrador le manifestó al Gobierno de Ortega su opinión respecto al proceso.

Pese a las críticas de la comunidad hemisférica, México apoya al régimen de Ortega. El pasado 8 de diciembre, el Gobierno de López Obrado se abstuvo de votar en la OEA, por una resolución que exhortaba al presidente nicaragüense permitir el ingreso de una misión diplomática para iniciar un diálogo sobre reformas electorales y la convocatoria de nuevas elecciones. Además, durante la asamblea se estableció que el régimen sandinista no cumple los compromisos de la Carta Democrática Interamericana.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend