Política

Ley Renacer busca detener “el reinado de terror” de Ortega

Legisladores estadounidenses: habrá consecuencias para la seudo coronación de la dictadura dinástica de Ortega y Murillo

Congresistas y senadores patrocinadores de la Ley Renacer, el proyecto legislativo que endurece las sanciones contra el régimen de Daniel Ortega, repudiaron la corrupción en Nicaragua, el socavamiento de la democracia y las graves violaciones de derechos humanos contra la ciudadanía. 

“No es muy frecuente que republicanos y demócratas puedan reunirse estos días para encontrar puntos en común y abordar un desafío serio; este proyecto de ley es una rara excepción”, comentó el senador Menéndez, presidente del comité de relaciones exteriores del senado

“Estamos siendo testigos del peor asalto autoritario a la democracia en América Latina en décadas, y me enorgullece liderar este esfuerzo para que el Congreso actúe de manera decisiva para que el régimen de Ortega-Murillo sepa que habrá grandes consecuencias para la pseudo coronación de su dictadura dinástica”, dijo el senador demócrata, quien adelantó: “Espero trabajar con el presidente Biden para garantizar la rápida implementación de la Ley Renacer”.

“La aprobación de hoy de la Ley Renacer muestra que el Congreso de los Estados Unidos no se quedará al margen mientras Ortega consolida una dictadura de partido único y refleja nuestro firme apoyo a las aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense”, aseguró el congresista Albio Sires.

La congresista republicana María Elvira Salazar, una de las promotoras de la iniciativa bipartidista, dijo en una declaración pública que durante meses el pueblo de Nicaragua les ha suplicado que ayuden a detener “el reinado de terror de Daniel Ortega”, en referencia a la represión contra opositores que en 2018 dejó 328 asesinados, 2.000 heridos y provocó el exilio de más de 100.000 personas.

La iniciativa fue aprobada este miércoles en el Congreso de Estados Unidos, con respaldo de demócratas y republicanos al conseguir 387 votos a favor, 35 en contra y cuatro abstenciones, y ocurrió un día después de unas enmiendas realizadas en el Senado, lo que eleva la presión al Ejecutivo nicaragüense a menos de una semana de las votaciones presidenciales en el país. 

La nueva legislación pone bajo la lupa a la familia presidencial de Nicaragua y plantea sanciones contra aquellos individuos que obstaculicen las elecciones libres en el país centroamericano y menciona específicamente que podrían tratarse de funcionarios de gobierno, miembros del Ejército, la Policía, el Consejo Supremo Electoral, adeptos del partido sandinista y sus familiares. 

“La aprobación de la Ley Renacer golpeará a Ortega donde duele apenas unos días antes de que solidifique su dictadura a través de sus falsas elecciones presidenciales”, dijo Salazar, haciendo eco precisamente de las denuncias de irregularidades que han marcado el proceso desde mayo pasado.

Después de 14 años continuos en el poder, Ortega busca su tercera reelección consecutiva con un escenario controlado: una estructura electoral manejada por su partido y sin competencia electoral, luego que ordenó el encarcelamiento—valiéndose de la manipulación del poder judicial— de sus posibles competidores en una escalada represiva que dejó 39 detenidos, entre precandidatos presidenciales, líderes empresariales, políticos y cívicos.

Violencia política “sin precedentes en América Latina”

Un asesor demócrata en la Cámara de Representantes dijo a CONFIDENCIAL que en Nicaragua no hay democracia. “Las acciones tomadas por Ortega en los últimos meses no tienen precedente en la historia moderna en América Latina”, insistió, y agregó que su modelo es parecido a las dictaduras militares de antaño.

“Aún (Nicolás) Maduro y (Vladimir) Putin —aún el asesino de (Bashar) el Asad—tienen alguna preocupación con respecto a la perspectiva de la comunidad internacional. Les importa tener alguna defensa (aún si es frágil) para negar que son dictadores, para sugerir que la realidad es más compleja que la que sus críticos sugieren. No es así con el Daniel Ortega de hoy”, fustigó.

El asesor explicó que la ley puede ser firmada en los próximos días por el presidente Joseph Biden y adelantó que ya se tienen contempladas acciones por parte del Ejecutivo de su país como respuesta a las votaciones del 7 de noviembre, con lo que esta legislación suma nuevas herramientas para responder a las actuaciones de Ortega.

Según este funcionario, es posible que se den más sanciones, impuestas incluso por otros países, no únicamente por Estados Unidos. “Anticipo que habrá más y más países a los cuales Ortega y sus familiares no podrán viajar. Ya hemos visto en las declaraciones públicas de la Unión Europea que se han cansado de los juegos de Ortega. Ahora con el número de presos políticos y el nivel de brutalidad del régimen, las cosas se han puesto en serio, y anticipamos una respuesta bien seria de la comunidad internacional”.

Senadores: “apoyo a búsqueda de democracia y libertad”

El presidente del subcomité del hemisferio occidental del Senado, Tim Kaine, lamentó que la opresión contra opositores políticos continúa a manos del régimen y celebró que la iniciativa esté a un paso de convertirse en ley en el entendido que solo falta que la firme el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden. 

“Le estamos enviando al pueblo de Nicaragua un fuerte mensaje de que Estados Unidos los apoya en su búsqueda de la democracia y la libertad”, dijo Kaine. 

El senador Dick Durbin dijo que se sentía complacido de que se diera un paso adelante para responsabilizar al dictador nicaragüense por su corrupción, abuso de derechos humanos y socavamiento de la democracia, quien insistió que estas elecciones carecen de legitimidad.

“El pueblo nicaragüense merece algo mejor que el opresivo régimen de Ortega. Un proceso electoral más inclusivo y honesto. Un gobierno que responda a las necesidades del pueblo de equidad, rendición de cuentas y justicia”, afirmó el senador Ben Cardin.

La revisión del tratado de Libre Comercio

La Ley Renacer recomienda también revisar la participación de Nicaragua en el acuerdo comercial entre Estados Unidos, República Dominicana y Centroamérica, conocido como DR-Cafta. 

Aunque el asesor demócrata de la Cámara de Representantes, consultado por CONFIDENCIAL, acepta que es difícil suspender a un país de un tratado como éste, sostiene que la revisión resulta un hecho importante.

“Refleja la gravedad de la situación del país. No puedo predecir el resultado de esta revisión técnica, pero sí puedo decir que, si Ortega sigue en ese camino, no habrá inversión extranjera ni oportunidades para el comercio internacional. Lo que puede ofrecer Rusia a nivel económico es limitado. Sin otros aliados, Nicaragua estará más aislado que nunca”, afirmó.

Sobre el impacto de la revisión del DR-Cafta, la congresista Salazar se pronunció.  “Ya es hora de que revisemos la capacidad de Ortega para beneficiarse del libre comercio con Estados Unidos. Gracias a mis colegas por tomar medidas audaces contra este malvado régimen y por apoyar al pueblo nicaragüense en su lucha por la democracia. Estados Unidos está dejando claro su mensaje: el acceso a los mercados estadounidenses es un privilegio y no deberíamos hacer negocios con dictadores”, agregó la congresista. 

Para el senador Ted Cruz, al criminalizar a la oposición de Nicaragua, Ortega ha convertido al país en una “sociedad fundamentalmente no libre con una economía en deterioro, gobernada por el miedo y la represión”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend