Política

Lesther Alemán: No puedo cambiar a UNEN si no cambio la raíz del problema, que es el FSLN

AUN respalda estrategia electoral de la Alianza Ciudadana; los jóvenes deben estar en espacios de elección popular por derecho y por responsabilidad

“No somos parte de la indumentaria. Estamos en la primera línea del cambio político” dice Lesther Alemán, integrante de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), una de las organizaciones juveniles surgidas en abril de 2018, y que pretende dar la “batalla” en una contienda electoral de noviembre 2021, que hasta el momento se vislumbra bajo un estado represivo y sin garantías, mientras la oposición continúa dividida en dos bloques que no han concretado ningún tipo de acercamiento.

“Parece totalmente inhóspito enfrentarnos a un escenario electoral. Pero es infructuoso declararnos desde hoy en derrota”, aseguró el vocero estudiantil en entrevista con el programa Esta Semana, transmitido a través de redes sociales a causa de la censura televisiva en Nicaragua. 

Alemán asegura que su organización no se prestará a “dividir el voto” ni será parte del “escenario que fracciona”, mientras respaldan la estrategia de la Alianza Ciudadana y la selección de un candidato presidencial, que según Kitty Monterrey, presidenta del Partido Ciudadanos por la Libertad, también suscrita a la Alianza Ciudadana, será el candidato de la casilla de su partido, al margen del otro bloque opositor de la Coalición Nacional que también escogerá al suyo. 

En esta entrevista, Lesther Alemán habla sobre la disyuntiva en la oposición, dónde está el movimiento estudiantil universitario que encendió la chispa de las protestas, la selección de los candidatos a diputados en la Alianza Ciudadana, y cómo recuperar las libertades bajo el estado de sitio policial para ir a elecciones libres que le devuelvan al país la democracia.  

Hace año y medio regresaste del exilio para reintegrarte en Nicaragua al movimiento estudiantil universitario. ¿Estás libre para movilizarte o vives bajo asedio?

Yo regresé a Nicaragua después de haber tenido una agenda de incidencia política a nivel internacional, también era un trabajo con la diáspora. Regresar no significaba reconectarme. Yo me fui conectado y regresé conectado. Y cuando regresé sufrí al igual que muchísimos, el Estado policial de facto que impera en Nicaragua. Hasta el día de hoy nada ha cambiado. 

En 2018,  la rebelión de abril estalló en las universidades. ¿Qué incidencia tiene hoy el movimiento estudiantil en los campus universitarios?

Reconozco plenamente la organización que nace a raíz de las universidades, pero no fue la única en los primeros días de abril. Yo que formo parte de AUN, nuestra organización fue planteada para jóvenes estudiantes y no estudiantes. 

¿Pero qué incidencia tienen en este momento? ¿UNEN y el FSLN recuperaron el control político dentro de los recintos universitarios? 

No me gusta limitar la incidencia del joven nicaragüense al recinto. Nosotros entendimos plenamente de que la incidencia la ibas hacer en el espacio donde te organizaras. Hoy comprendo que muchos de esos movimientos estudiantiles, que nacimos nombrándonos movimientos universitarios estudiantiles y juveniles, estamos ya en espacios políticos, algunos han reconocido que su lucha va a determinarse en el área educativa, y otros hemos comprendido que somos más integrales. 

Entonces, ¿en cuáles espacios y sectores tiene capacidad de resistencia el movimiento estudiantil? 

Hemos trabajado con diferentes organizaciones estudiantiles y universitarias, como AUN. Hemos establecido diálogos, acuerdos, y eso para nosotros es de manera tangible la unidad de los estudiantes. Somos una organización autónoma, que nos hemos estructurado en todo el territorio nacional y que estamos involucrando también a jóvenes urbanos y de la ruralidad. Nuestra incidencia además de la organización que es un peso real, está también dentro de la Alianza Cívica. 

La Alianza Cívica no nos ha absorbido, más bien les hemos generado capital. Ahora, dentro de la Alianza Ciudadana estamos invirtiendo energías, y no hemos sido absorbidos. Hemos estado no siendo parte de la indumentaria, sino parte del mecanismo de selección de candidatos, de la organización territorial, de los acuerdos con otras organizaciones, de los que establecen diálogos y muchas veces sirviendo como bisagra entre las generaciones. 

En el primer congreso nacional de la Alianza Universitaria Nicaragüense el fin de semana pasado dijiste que “Los jóvenes nos estamos preparando para la contienda electoral” ¿Para qué escenarios se están preparando? 

Nos debemos estructurar para un proceso electoral difícil, en el que hemos demandado reformas electorales que garanticen transparencia, seguridad, pero sobre todo, no a nosotros, sino al electorado, confianza. Así que nos estamos preparando para tener incidencia en la alternativa que gane, y por supuesto, nosotros ser parte de la organización territorial, ser parte del andamiaje de la alternativa. Somos creyentes de que los jóvenes deben estar en los espacios de elección popular por derecho y sobre todo por responsabilidad. 

Bajo el estado policial que hay en Nicaragua, ¿existen condiciones para una elección libre y transparente? 

Hoy no estoy totalmente cómodo con lo que enfrentamos día a día los nicaragüenses, pero yo me estoy preparando sin anticiparme al escenario de que conseguiremos reformas electorales, y finiquitar la opción, en este caso la Alianza Ciudadana, en la que estamos invirtiendo nuestra energía como la plataforma que va a converger a las demás estructuras  para ganar. 

Hasta el momento parece totalmente inhóspito enfrentarnos a un escenario electoral. Pero también soy del pensamiento que hay que agotarlo. Porque me parece infructuoso desde hoy hablar de la abstención, de no llevar a los nicaragüenses a un proceso electoral y declararme hoy en derrota. Nosotros estamos claros que el escenario es muy difícil, por tanto, hemos demandado reformas electorales, que sabemos se tienen que arrancar, porque por buena voluntad no te la va a entregar. Y luego de eso está cómo te preparas para ese escenario. 

¿Y cómo van a arrancar esas libertades que han sido coartadas? ¿Qué propone AUN y el movimiento estudiantil para desmantelar el estado policial? ¿Tienen un plan de acción?

Lo primero va a pasar por algo que parece cliché: que cumplan el acuerdo firmado en la negociación de marzo de 2019 donde prácticamente daban el beneficio de los derechos y las garantías a los nicaragüenses. En este estado policial sabemos que genera mucha preocupación. Está generando sobre todo mucha desconfianza. Por tanto, si hay del otro lado una búsqueda de legitimidad en su proceso, tienen que permitir la libre movilización, el proselitismo político, y el proceso de organización. Pero yo como parte de la oposición no me puedo inmovilizar por lo que no me permiten hacer hoy. Hay que actuar fuera de los cálculos de Daniel Ortega. Además de fraccionarte, Ortega quiere que regreses a tu casa y no des batalla. 

Vos comentaste hace unos días en las redes sociales: “No les aconsejaría a otros jóvenes que se vayan del país. Les animo a persistir, a organizarse”. ¿Pueden hacerlo bajo este estado represivo? 

El espíritu de mi mensaje nunca fue una obligación. Nunca fue privarle de los sueños y oportunidades que los jóvenes tengan. Reaccioné a una táctica que parece apartar a los jóvenes de este cambio político.

Sin embargo eso acarrea costos. Vimos recientemente la denuncia de la joven Valeska Sandoval, exatrincherada de la UNAN Managua, que fue secuestrada y golpeada por la Policía después que retornó al país desde Estados Unidos.

Todos estamos expuestos. Vemos los interrogatorios en las aduanas, en los aeropuertos, en las calles, la militarización que existe. Pero como parte de esos reprimidos y perseguidos si no hago el cambio hoy ¿quién lo hará por mí? Yo comprendo mucho la dificultad que enfrentamos porque vengo de esa realidad. Yo no estoy desde un privilegio hablando. Vengo igual, de realidades a las que los jóvenes nos enfrentamos desde que salimos de la universidad. Venimos de los barrios donde también se vive una exposición total. Yo no puedo dejar la cancha libre y abierta para que el próximo 7 de noviembre, Ortega se proclame ganador. 

Hablemos de la unidad de las fuerzas opositoras. La Alianza Ciudadana, a la que pertenece AUN, está escogiendo sus candidatos, y la Coalición hará lo mismo por separado? ¿Pueden ejercer presión desunidos? 

Cuando íbamos a acercarnos a la firma de la Alianza Ciudadana, desde AUN insistimos en que este acuerdo debía ser incluyente, transparente y competitivo. A partir de ahí nosotros dijimos como organización joven e independiente, vamos apoyar a los candidatos que se inscriban en el mecanismo de selección que nos pareció totalmente alcanzable y razonable. 

¿Pero desunidos, pueden hacer presión al régimen de Daniel Ortega?

No nos vamos a prestar a dividir el voto ni a ser parte del escenario que fracciona. ¿Qué es lo que sucede? Al final de cuenta establecimos cercanías, se establecieron métodos de diálogo, etc. Y entendimos que seguían dando vueltas detrás de quién era el partido político o el vehículo para trasladarnos. Entonces si no te lograbas poner de acuerdo en el vehículo parecería que en otros puntos no coincidían. Entonces dijimos, que se avance en el mecanismo, y ahora lo que esperamos a final de cuenta es que si no fue la unidad alrededor del mecanismo, que sea la unidad alrededor del vehículo. Porque sí estamos preparándonos para ganar, y sí nos vamos a unir para ganar con las organizaciones que estén dispuestas. Los dos partidos políticos que hoy posiblemente se ven como vehículo, pues que los dos partidos tienen lo más sencillo: firmar una alianza electoral. 

Kitty Monterrey, presidenta del partido Ciudadanos por la Libertad, ha afirmado que la unidad debería darse en torno al partido CxL. ¿Debería de ser así la unidad? 

Sin ser relacionista de nadie, insisto, la unidad es a base de acuerdos, compromisos y escenarios. ¿Logras unir otras organizaciones de acuerdo a tu escenario, en este caso el electoral?, sumate. ¿Lográs unir a aquél que está de acuerdo con vos de que seas el vehículo, no el más indicado, pero el mejor de lo que había? sumate. 

El precandidato Juan Sebastián Chamorro dijo en una entrevista que abogaría por la competencia de un candidato único, entre el que salga electo en la Alianza Ciudadana, y la Coalición Nacional. Sin embargo, Kitty Monterrey afirmó que no negociaría con otro candidato externo del otro bloque ¿Ustedes apoyarían el proyecto político de CxL, si no hay unidad de ambos bloques opositores?

Nosotros como organización joven vamos a apoyar a los precandidatos inscritos en la Alianza Ciudadana, lo dijimos en enero. Vamos apoyar lo que fue transparente, lo que es competitivo, invertimos nuestras energías, se presentó el mecanismo de selección, se hizo público, algunos se inscribieron. A partir de ahí inicia lo que sería la precampaña para seleccionar al candidato único. Al final de cuentas, el escenario que tenemos al frente, es alcanzar las reformas electorales y decidir si se compite o no en el proceso electoral, pero para ello nos estamos preparando. 

Pero esta división política también se reproduce en el movimiento estudiantil. ¿Pueden los jóvenes y estudiantes dar un ejemplo de unidad, o solo están reproduciendo la misma política tradicional que critican?

Lo hemos hecho con las otras organizaciones estudiantiles. No nos hemos puesto una camisa para decir que estamos unidos. Nos hemos limitado plenamente a no atacar a aquellos grupos jóvenes que están en otra organización, o que son parte de otra estructura sombrilla. 

Para mí, esa es la primera muestra que en los jóvenes no hay agresión. O que en los jóvenes hay una voluntad de trabajo siempre y cuando coincidamos en el escenario. Si el escenario es electoral y nos vamos a unir, bueno, que nos acordemos todos los que vamos a participar, y los que en algún momento vamos a tener que decir que no, depende de las reglas. Pero no desde ya, quien no cree en el escenario electoral se tiene que unir con alguien que sí crea. Esa ha sido una diferencia que no se pudo superar en 2020. 

A partir de todo eso, creo que no estamos reproduciendo una división, más bien hemos demostrado que hemos compartido un trabajo a raíz de acuerdos. Hemos sido muy consecuentes en primera línea de los cambios políticos, hasta el último momento. No puedo dedicarme a cambiar a UNEN si no cambio a la raíz del mal y el problema, que es el Frente Sandinista. 

Muchos jóvenes que estuvieron en la primera línea de la resistencia en 2018 como Amaya Coppens, Nahiroby Olivas, Alejandra Centeno, Jean Carlos López, Edwin Carcache, entre otros, se han retirado.  ¿Por qué se han retirado? ¿Se ha debilitado el movimiento estudiantil?

Hay que ser muy razonable con las decisiones que cada individuo tome. Yo respeto plenamente aquellas que fueron muy personales y en las que conocí uno de los casos, de que ya no podía lidiar con lo que la lucha te demanda.

¿Se ha debilitado el Movimiento Estudiantil a raíz de eso?

No. Porque no estamos sopesando rostros. Está sopesando hoy que tu fuerza te la da la organización. Creo que hubiese sido mezquino pensar que los movimientos estudiantiles se sostenían por tener a una figura mediática dentro de sus filas. Hoy, los movimientos jóvenes o estudiantiles han establecido también una mayor claridad sobre la organización. 

Lesther,  ¿cómo se van a escoger a los candidatos a diputados en la Alianza Ciudadana?

Nosotros establecimos una línea roja y esto lo conversamos con el partido Ciudadanos por la Libertad, de que la primera o segunda discusión o negociación con una organización que viniera a sumarse a la Alianza o que ya estuviera en la Alianza Ciudadana, fueran las diputaciones. Porque no podemos hablar de diputaciones cuando todavía tenés en vilo si participás o no, y eso será nuevamente un reacomodo como el que hoy estamos presenciando por el candidato o candidata a la presidencia. Así o peor será el momento de la discusión de diputados. 

Pero la presidenta de CxL dijo en entrevista con Esta Semana que sí lo habían conversado pero no querían darlo a conocer en este momento. ¿Hay una cuota especial para CxL por ser el dueño de la casilla?

No ha sido público. No se pretende presentar antes de no pasar por el concurso de los candidatos a la presidencia. Nunca se ha presentado esa misiva de que yo tengo el poder y vos no. O de que vos sos débil y yo soy fuerte. Creo que eso cuando ya reunís a las organizaciones que van a ser parte de tu alianza es cuando viene la discusión plena de ya el mecanismo establecido que puede tener reservas o discusiones naturales, como es el ejercicio democrático de decir: podemos hacerlo aún mejor. 

¿AUN va a postular candidatos jóvenes para diputados? 

Nosotros tenemos como un eje dentro de la organización de que los jóvenes debemos estar en procesos o en cargos de elección popular por derecho y por responsabilidad. Esto, siempre y cuando uno se sienta en la capacidad, con las habilidades y sobre todo con el conocimiento previo para poder establecer y desempeñarse de la mejor manera. Yo que me he movilizado con los jóvenes al territorio hay muchísimo interés en el proceso electoral que a mí me deja asombrado, porque también ellos son víctimas del estado policial, pero tienen una vocación electoral de decir: vamos a darlas todas el 7 de noviembre.

Para nosotros como jóvenes estamos muy conscientes de que en su momento, si hay jóvenes interesados tendrás que nombrarlos, y ese es el llamado que hemos hecho: tendrán que definirse si quieren o no participar.  

¿Y vos vas a lanzar tu candidatura a diputado?

Nosotros la verdad, no estamos estableciendo si vamos o no a tirarnos a un cargo de elección popular. Queremos invertir todas nuestras energías en fortalecer la alianza que hemos establecido a partir de marzo y posteriormente discutir lo que se nos viene. Cuando ya exista candidato único, cuando ya existan las condiciones o no, creo que ahí vamos a tener que nombrarlos y se hará público.

¿Te gustaría ser diputado? 

Yo lo que he dicho desde el preciso momento que yo me involucré en este proceso en abril, es que quería un cambio total. Y lo que he nombrado siempre, que en algún momento me criticaron, por haber dicho que yo quería ser presidente de este país. Pero si es que ese es un sueño que tengo de niño. Y nunca me he trasnochado por el pensamiento. Lo que yo digo es que las aspiraciones que todos los jóvenes tengan son tan sanas como aquél primer principio de ser nicaragüenses. 

Más en Política

Share via
Send this to a friend