Política

Laura Chinchilla: “OEA va rumbo a darle un ultimátum al régimen de Ortega”

La expresidenta de Costa Rica considera que comunidad internacional se está “alineando” para dejar “aislado” al régimen orteguista

Una nueva resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) podría ser aprobada entre hoy y mañana, estima la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla. Pero esta vez, advierte, todo apunta que va rumbo a que tenga “el tono de un ultimátum” que establezca fechas precisas de compromisos, si el régimen de Daniel Ortega no quiere que le apliquen la Carta Democrática a Nicaragua, luego de las cuestionadas votaciones del pasado 7 de noviembre. 

“Mi impresión es que podríamos estar a las puertas de una declaración en la que se reconozca que lo que Nicaragua ha hecho violenta los principios de la Carta Democrática y pidiéndole al Consejo Permanente que proceda a lo que en los términos de la Carta se llama una valoración colectiva (…) lo que quiere decir que ya iniciaríamos (el proceso de) la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua”, advierte. 

Chinchilla admite que, hasta ahora, las respuestas de la OEA han sido “tímidas, tardías e ineficaces”. Pero esta vez cree “que podemos estar cerca de alguna resolución, con un poco más de contenido y con un poco más determinación”, en la asamblea general de cancilleres que se está llevando a cabo en Guatemala.

El pasado domingo, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fue reelegido en unos comicios calificados de “farsa” por la mayoría de la comunidad internacional tras la detención de siete aspirantes a candidatos presidenciales y la cancelación de tres partidos de oposición.

Sin embargo, la exmandataria tica cree que, aunque las violaciones son evidentes, no se perfila una expulsión inmediata de Nicaragua del organismo regional, pero estima la aprobación de una resolución con un “lenguaje directo y claro” en el que ya se mencione la posibilidad que en “un plazo corto se estará suspendiendo a Nicaragua salvo que algo cambie”.

Mensaje simbólico a seguidores del régimen

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, dejó en manos de los países que integran ese organismo la posible aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua

“El tema de la crisis política en Nicaragua está en la agenda de la organización”, dijo Almagro durante una conferencia previa a la instalación de la 51 Asamblea General del organismo interamericano, que tiene como sede Guatemala y se celebra por segundo año consecutivo de forma virtual debido a la pandemia.

Para Chinchilla, el rechazo de la comunidad internacional a los comicios y la entrada en vigencia de la Ley Renacer, firmada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que pretende endurecer las sanciones contra los funcionarios del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo tiene un peso “simbólico” para que “algunos actores dentro de Nicaragua puedan empezar a percibir, que su jefe se va quedando solo y aislado”. 

En entrevista en el programa Esta Noche, la exmandataria valora que ciertamente la expulsión de Nicaragua de la OEA a Ortega “le importa muy poco” pero afirma “lo interesante” es que generalmente esa decisión “siempre ha llevado aparejado una acción mucho más determinante” como la pérdida de apoyo de organismos financieros internacionales.

México y Argentina “contradictorios”

Laura Chinchilla junto a otros tres expresidentes latinoamericanos demandaron, esta semana, a la región profundizar el aislamiento del régimen de Ortega, que se ha reelegido en unas votaciones sin competencia política y bajo represión a la ciudadanía en general.

Los exmandatarios Fernando Henrique Cardoso (Brasil), Laura Chinchilla (Costa Rica), Ricardo Lagos (Chile), Juan Manuel Santos (Colombia) y el secretario general de IDEA Internacional, Kevin Casas, pidieron la suspensión de Nicaragua de la OEA bajo la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática, tras un proceso que consideran ilegítimo.

En ese sentido, afirma que la posición del Gobierno de México y Argentina de mantenerse al margen de las resoluciones de la OEA alegando la no injerencia en asuntos extranjeros los exhibe “en sus profundas contradicciones”

“Por un lado, son firmantes de muchos convenios internacionales en materia protección de derechos humanos y de la Carta Democrática misma, que ha sido no solamente aceptada por estos países, sino que en otras ocasiones en otros contextos la han aplicado”, apunta la exmandataria. 

Chinchilla explica que “en el fondo están admitiendo que cuando se presentan situaciones, de violaciones flagrantes de violaciones de los derechos humanos, como de sobra ha ocurrido en Nicaragua, no hay tal soberanía, de la que se pueda echar mano”.  

“Aquí lo que corresponde es precisamente la aplicación del derecho universal de los derechos humanos, entonces me parece que simplemente si ellos optan por inhibirse una vez más (de votar a favor de una resolución en la OEA), seguirán exponiéndose en sus profundas contradicciones”, manifiesta.

Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica. Foto: Archivo/Efe

El cálculo de Honduras y Guatemala

En el caso de Honduras y Guatemala, ambos países centroamericanos que mantuvieron una posición similar de abtenerse en la última votación de la OEA, Chinchilla cree que evidencian “otras cosas en juego”. 

“En el caso Honduras, es un Gobierno absolutamente debilitado que ya va para fuera y que por una serie cálculos quiere tener mantener una puerta abierta en Nicaragua y en el caso de Guatemala, a mí me da pena repetirlo, pero es lo que se comenta en el ambiente diplomático que están aspirando a una Secretaría de un organismo internacional y están calculando los votos”, detalla. 

“Si sale una resolución con mucha determinación, entonces veremos a Guatemala más bien, posiblemente alineándose donde consideren que está, la mayor cantidad de las voluntades, Pero estas actitudes son bastante penosas en esta coyuntura”, lamenta.

Ortega “impredecible y mentiroso”

Parte de las demandas, expresadas en el comunicado por los cuatro exmandatarios corresponden a la exigencia de la inmediata liberación de todos los presos políticos, pero también la plena vigencia de los derechos humanos, el cese del estado policial, el restablecimiento del orden constitucional y la urgente reapertura de “un proceso de negociación para buscar una salida pacífica y electoral a la crisis”.

La expresidenta de Costa Rica afirma que es una “demanda incondicional” la liberación de los reos de conciencia porque “los dictadores”, como Ortega, “se han acostumbrado a arrestar a tantos y (creer) que esto sube el valor de su negociación”.

“Si en algo conocí a Daniel (Ortega) fue en la mesa de negociación para intentar resolver por la vida diplomática conflictos, que él se empeñaba resolver por la fuerza. Y es un hombre que no tiene palabra, es habilidoso para hacer creer que sí, y al final no. Lo único que hace es ganar tiempo”, advierte. 

Por eso en una eventual negociación hay que  tener claro “algunas condiciones de partida” para “no incurrir en errores desde el arranque”.

En el acto de celebración de la reelección que le otorgó el Consejo Supremo Electoral Ortega llamó a los presos políticos, en un largo discurso de hora y media en cadena de radio y televisión, “hijos de perra de los imperialistas”. 

Laura Chinchilla dijo que al escuchar ese discurso “tan desagradable” no le extrañaría “que, de un momento a otro, no se encontremos con que algunos de sus presos no los dejan en el lado sur del río San Juan” y que los expulse de Nicaragua. 

En la carta que firmó junto a los otros tres expresidentes latinoamericanos demandan que se suspendan “todos los programas o negociaciones en el seno de las instituciones financieras internacionales y regionales en tanto las condiciones mínimas de vigencia de la institucionalidad democrática no retornen a Nicaragua” pero “sin alterar los programas de asistencia humanitaria en favor de la población nicaragüense”.

Al respecto, aclara que cree “es posible canalizar asistencia sobre todo humanitaria, a través de organismos internacionales de manera que no pase por las manos del Gobierno”.

“No puede seguir ocurriendo, que se le dé el dinero al Gobierno sin ningún tipo de mecanismo de fiscalización, porque el Gobierno aduce que lo va a usar para asuntos sociales o humanitarios y ese dinero nunca, se ejecuta en esos términos. Eso es lo que hay que impedir a partir de ahora”, insiste la exfuncionaria costarricense.  


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend