Política

“Joe Biden no es blando, es un duro con las dictaduras”

Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano: Habría cambio de estilo,“pero no veo que Biden ‘suavizaría’ sanciones” a Venezuela y Nicaragua

Una eventual victoria demócrata en las elecciones del tres de noviembre en Estados Unidos, plantearía un enorme desafío al exvicepresidente y actual candidato presidencial Joe Biden, al tener que “concentrarse en la política doméstica como nunca”, para enfrentar la crisis económica, la pandemia del coronavirus, y reconstruir las instituciones democráticas erosionadas por la Administración de Donald Trump.

Este es el pronóstico de Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, quien esperaría algunos cambios en la relación de los demócratas con una América Latina debilitada económicamente, fragmentada y sin liderazgo, en temas de democracia, medioambiente y derechos humanos.

Sin embargo, “Joe Biden no es un blando”, advierte Shifter, “los demócratas no tienen ninguna ilusión con dictaduras como Nicaragua o Venezuela”, y las sanciones impuestas a estos regímenes “no se van a suavizar”, a menos que haya cambios democráticos.

Este es un fragmento de la entrevista que brindó Michael Shifter, uno de los principales expertos sobre América Latina en Washington, al programa televisivo Esta Semana, que se divulga por YouTube, para vencer la censura televisiva.

La convención demócrata nominó a Joe Biden y a Kamala Harris para competir contra Donald Trump, que busca la reelección. Biden envió un mensaje de unidad en un momento de profunda división en Estados Unidos. ¿Cómo se proyectan estas elecciones en noviembre? ¿Qué es lo que se juega en las elecciones de noviembre?

Todo está en juego, Bernie Sanders lo dijo muy bien: la economía está en juego, la democracia, y el planeta están en juego. Entonces, realmente hay un reconocimiento que lo urgente es cambiar la Administración. El presidente (Barack) Obama hizo un discurso muy poderoso, muy fuerte, y tiene un partido, por el momento, que parece unido, que han cerrado las brechas, todo en función, con objetivo compartido, de derrotar a Trump en noviembre. Ahora tiene la ventaja en las encuestas, pero faltan más de setenta días, y en este mundo tan acelerado muchas cosas pueden pasar.

La ventaja de Joe Biden se va a estrechar

¿Cómo se proyectan las votaciones en los estados decisivos, en aquellos en los que Trump ganó en 2016, como Florida, Texas, Arizona y otros?

En todos, Biden tiene una ventaja importante, no en Texas, pero en Florida, en Michigan, en Wisconsin, Pennsylvania, Arizona, tiene ventaja de entre tres y seis puntos. Pero se espera que esa brecha se va a poner un poco más estrecha en la medida que se acercan las elecciones, siempre pasa así. No pueden ser complacientes, una cosa que aprendió Hillary Clinton hace cuatro años, es que no puedes estar tranquilo, y tienes que conseguir todos los votos. No me sorprendería para nada si este margen se va estrechando en la medida que se acerca el tres de noviembre.

Más allá de lo que dicen las encuestas, ¿cómo incide en este cierre electoral la situación económica, por ejemplo, o el manejo que ha hecho Trump de la pandemia de covid-19, o la división que ha estallado en Estados Unidos en torno al racismo? Algunos dicen que la carta del racismo puede jugar a favor de Trump.

Las encuestas demuestran claramente que hay un enorme rechazo y desaprobación del manejo del presidente Trump con el virus, es abrumador, solamente un 35% o 40% están a favor, el resto está en contra, y creo que es su gran debilidad, más de cinco millones de infectados, unos 70 000 muertos; yo creo que ha sido un costo enorme, no necesario, y mucha gente echa la culpa al presidente Trump, porque no se interesa, no escucha a los científicos, no hace caso a los expertos en todo esto; y la economía, que está muy mal, producto de ese mal manejo de la pandemia. Y no se puede corregir o mejorar la economía si realmente no toman medidas, una estrategia nacional con respecto a la pandemia.

Es cierto que en algunas encuestas la fortaleza de Trump es que tiene buenos puntos para manejar la economía, porque antes de la pandemia esto (se) le reconoce, porque la economía iba más o menos bien. Entonces es importante que Biden demuestre que tiene un plan económico bien pensado, coherente para atacar los problemas en el país.

El presidente Trump ha sugerido, de distintas formas, que se está gestando un fraude, y que podría no aceptar el resultado ¿Esta sería una situación inédita en Estados Unidos?

Totalmente inédito. Nunca hemos escuchado esto de ningún candidato, de ningún partido en toda la historia de Estados Unidos, lo que ha dicho Trump ha obligado el presidente Obama ir a Filadelfia, el corazón de la Constitución de los Estados Unidos, para subrayar lo preocupante, urgente, que es tener un presidente que dice vamos a ver si acepta o no los resultados de las elecciones. Eso va en contra de todos los principios y valores de democracia en Estados Unidos. Mucha gente piensa, y yo comparto esto, que Trump va a hacer todo lo que puede hacer para ganar. Preocupa si va a haber fraude o, por lo menos juicios que en las Cortes demoran mucho, con el presidente Trump utilizando todos los instrumentos a su disponibilidad para complicar todo ese proceso. Y por eso en la convención ha sido un mensaje muy fuerte que no solamente tiene que ganar, sino hay que ganar por mucho, porque márgenes muy amplios hacen más difícil al presidente Trump para robar la elección.

Pareciera que Estados Unidos se está viendo en el espejo de lo que tradicionalmente ocurre en elecciones en América Latina, donde resultados por márgenes muy estrechos siempre son cuestionados.

Sí, (nos) estamos ‘latinoamericanizando’ muy rápido aquí en los Estados Unidos. Eso terminó nuestro proceso (de) ‘latinoamericanización’. Justamente, Trump es muy parecido a muchas figuras políticas que todos conocemos en América Latina, que juegan esto. Mucha gente en América Latina está convencida todavía que Trump va a ser reelegido, porque reconocen ese tipo de personaje, y ese tipo de líder, y dicen, bueno, eso pasa en América Latina, va a pasar en Estados Unidos, y Trump tiene muchos aspectos muy parecidos a populistas en América latina.

América Latina y Nicaragua: “Biden no es blando”

Si se mantiene la tendencia actual, que proyecta esa ventaja para los demócratas y al final Joe Biden gana la elección, ¿cuál sería el impacto para América Latina en las relaciones, con Estados Unidos, de un cambio en la Casa Blanca, de una Administración demócrata?

Creo que habrá un cambio de tono, estilo, concepción. Hay muchas cosas que va a hacer Biden, sobre el tema migratorio, sobre todo el tema de Cuba, volver un poco a las políticas de Obama, creo que eso es importante para América Latina, y lo puede hacer sin nada en el Congreso. Obviamente, si gana el Senado también, que es muy posible, pueden hacer otras medidas, de una reforma migratoria, tal vez, que sería muy difícil si los republicanos mantienen el control, pero si cambia, puede hacerlo.

Hay que reconocer que la región está muy mal económicamente, en términos de esta pandemia, está muy fragmentada, no hay liderazgo, y Estados Unidos también está muy mal. Esto quiere decir que no se debería esperar grandes iniciativas, transformaciones en la política exterior. Biden va a tener que concentrarse en la política doméstica como nunca, porque la situación es muy grave aquí, y hay mucha gente que no tiene trabajo y está en muy mala condición.

Sin embargo, creo que hay cosas significativas con el cambio, para mi concepto sería mejor no aplicar la mentalidad de doctrina Monroe, tener una política mucho más amplia y compleja que la troika de tiranía de Venezuela, Cuba y Nicaragua; volver a la preocupación de derechos humanos y democracia; yo creo que en el caso, como con relación a Brasil, con Bolsonaro, habría diferencias importantes; el tema del medioambiente, que ha sido ausente en la Administración Trump, va a volver con fuerza, habrá una gran prioridad de la Administración Biden.

En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega, pareciera estar esperando el resultado de esta elección para decidir su estrategia política sobre las elecciones de 2021. Y algunos sectores en el FSLN, especulan que podría lograr un entendimiento con una Administración demócrata. ¿Habría alguna diferencia después de esta crisis que ha vivido Nicaragua, humanitaria, política, dictatorial, con el régimen de Ortega?

A mí me parece que no, yo no veo esto. Yo creo que Joe Biden no es blando en estos temas, tanto en Nicaragua como Venezuela. Yo lo veo muy duro contra Maduro, no tiene ilusión que este es un tipo que se puede trabajar, no es un demócrata. Yo creo que el Partido Demócrata en esto ha cambiado, con una posición mucho más dura con respecto a Ortega, con respecto a Maduro. Entonces yo no espero gran apertura si llega Biden a presidente con respecto a Nicaragua.

El único tema del que Ortega habla en sus discursos es sobre las sanciones, las sanciones a Nicaragua, y a Venezuela. ¿De qué depende que puedan modificarse o suavizarse las sanciones? ¿Es una decisión del Congreso de Estados Unidos o de la nueva Administración?

Yo creo que en el caso de Venezuela las sanciones no se van a suavizar si no hay cambios importantes, o sea, si no suelta a los presos políticos, o sea va a haber condiciones. Yo no veo que Biden llegue a la Presidencia y va a suavizar las sanciones.

¿En el caso de Nicaragua?

Tampoco, tampoco. Esto mandaría una señal de debilidad, y creo que no hay ilusión de lo que significa la dictadura en Nicaragua, lo que significa la dictadura en Venezuela. Entonces yo no veo en ningún caso que se van a suavizar las sanciones. Puede haber otro enfoque o más atención a esfuerzos diplomáticos, combinado con sanciones, porque creo que una de las críticas, válidas a mi juicio, contra la Administración Trump es que le encantan sanciones, castigos, aranceles, pero no le encanta tanto la diplomacia muy sostenida y muy eficaz, y creo que para tener resultados hay que cambiar, hay que combinar ambos instrumentos y enfoques.

El BID, la OEA, y el legado de Trump

Antes de la elección presidencial en Estados Unidos hay dos decisiones que afectan las relaciones con América Latina, la primera es la controversia que está planteada sobre la elección del próximo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo el 12 de septiembre, en el que por primera vez, rompiendo la tradición histórica y las reglas no escritas, Estados Unidos está nominando un norteamericano, a Mauricio Claver-Carone. ¿Por qué esto es factor de división en América latina? ¿Puede imponerse la Administración Trump?

El nombramiento de Mauricio Claver-Carone profundiza la polarización en América Latina y por eso es muy preocupante. Tiene países como Colombia y Brasil, los más cercanos a la administración Trump, apoyándolo, algunos países más, centroamericanos, y otros; y luego tiene Argentina y México, ahora Chile también, y Costa Rica que están en contra. Me parece que esto es razón para postergar (la elección), porque lo último que necesita la región en este momento, dada la gravedad de la crisis, y el papel que juega el Banco Interamericano de Desarrollo, es una región más dividida, y el candidato de Trump es una figura polarizante de línea dura, ha tenido un enfoque sobre Cuba y Venezuela sobre todo, y el resto no conoce la región muy bien; no puede comparar su calificación con los cuatro presidentes anteriores, que todos fueron ministros, y tienen otra experiencia regional.

Entonces, es una situación muy complicada, y sobre todo, si gana Biden, va a tener un presidente el Banco Interamericano de la Administración Trump, un ideólogo de la administración Trump, un halcón fuerte, y tiene que lidiar con una Administración totalmente diferente, que es lo contrario de Trump. No sé si esto es viable, no sé si va a funcionar. Entonces, me parece que buscar una manera de postergarlo después del 3 de noviembre sería la solución más sensata. No sé si eso va a pasar. Claver-Carone y Estados Unidos han presionado mucho, está haciendo su propia campaña para este cargo, y, obviamente, hay muchos Gobiernos que no quieren enfrentarse o no quieren oponerse a su candidatura. Pero faltan algunas semanas para ver si se puede buscar otra solución.

El otro tema relevante es la asamblea general de la OEA que se llevará a cabo el 20 de octubre, otra vez está el tema de Nicaragua en la agenda, y la deliberación en torno a la violación a la Carta Democrática. ¿Qué se puede esperar de la OEA en octubre?

El Secretario General (Luis Almagro) ha sido muy enfocado sobre el tema de Venezuela, sobre todo, la región está muy dividida, y eso se expresa en la OEA también, ojalá que se puedan unificar esfuerzos y tener una posición más clara con respecto a Nicaragua. Hay un grupo de trabajo en la OEA sobre Nicaragua, está trabajando, pero no sé hasta qué punto realmente hay el liderazgo suficiente para aprobar, para activar la Carta Democrática con respecto Nicaragua. Eso puede cambiar, pero en este momento no lo veo.

Volviendo a la elección de noviembre. ¿Se puede hablar en las relaciones con la región de un legado de la era Trump? ¿Cuál ha sido el impacto de estos cuatro años en ese país?

Ha hecho mucho daño. Y creo que el impacto es que América Latina va a ser mucho más cautelosa tratando con Estados Unidos en el futuro, ya no es un socio confiable. Biden creo que va a ser distinto, pero ¿quién viene después? Entonces, no se puede dar por sentado que esta relación va a ser positiva, pero esto ha mostrado a América Latina, a mi juicio, que es muy importante tener y fortalecer otras alianzas en el mundo, más allá de Estados Unidos.
(Sin Trump) el país va a seguir polarizado, va a seguir con una tendencia más nacionalista; muy (antiglobalizado).

Más allá de qué puede significar Biden como persona y Kamala Harris como persona, las condiciones del país no van a cambiar de un día para otro; y creo que la lección para América Latina es que hay que tener estrategias mucho más diversificadas, otros socios, y no contar que Estados Unidos será un socio confiable.

¿Lo que estás diciendo es que Trump va a dejar un sello de cambios en Estados Unidos? ¿Se pueden revertir?

Hay mucho daño, también va a dejar su herencia en el país. Bueno, herencia inmediata de la economía y la pandemia, el costo enorme de su pésimo manejo de la pandemia; pero, más allá, un poco la erosión de normas, de instituciones democráticas. Parte de la tarea de Biden, más allá de cualquier política hacia Nicaragua, o América Latina, o el resto del mundo, va a ser reconstruir un proceso de toma de decisiones: el Departamento de Estado está muy golpeado; otras agencias también están muy golpeadas, hay gente en esos cargos que no son competentes o son ideólogos, o no hay gente, o están vacíos los cargos. Entonces, la primera tarea de una nueva Administración es reconstruir los mecanismos y procesos de toma de decisiones. No va ser fácil, va a tomar tiempo.

Esa erosión de las normas democráticas, creo que mucha gente subestimó el impacto que podrían tener las políticas de Trump, incluyendo al presidente Obama. Creo que el presidente Obama, hasta él, creo que reconoce que él pensó que no iba a ser tan catastrófica la gestión del presidente Trump, pero creo que se dio cuenta que sí ha sido realmente un desastre, y por eso salió con ese discurso en la convención. Entonces, tomará tiempo de reparar, pero esa es la tarea urgente, tanto en el frente doméstico como en el frente de alianzas internacionales, que han sido bastante debilitados en los últimos cuatro años.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Política

Share via
Send this to a friend