Política

Jefe policial, jueces y magistrados en actividad partidaria FSLN en León

Magistrada Juana Méndez y comisionado general Fidel Domínguez presiden acto partidario de las UVE y “culto político” a Daniel Ortega y Rosario Murillo

El reciente fin de semana, en las redes circularon profusamente, videos grabados durante una actividad partidaria del Frente Sandinista (FSLN) en el departamento de León a la que asistieron servidores públicos que trabajan en diversos estamentos y poderes del Estado, grabados mientras juramentan a miembros de las Unidades de Victorias Electorales (UVE), que trabajan en los distintos municipios del país, y mientras cantaban loas al secretario general de esa organización, Daniel Ortega, en un ambiente cargado de las imágenes y los colores que identifican al partido de Gobierno.

En uno de los videos la magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Juana Méndez, lee una “carta de compromiso” fechada el pasado 30 de abril y suscrita en Larreynaga y Malpaisillo, en la que hace “entrega formal de 31 militantes unificados” de la UVE de la zona de “León Norte”.

“Estos 31 militantes, conforman el ‘Frente Norte Walter Ferreti Fonseca’, y el día de hoy, bajo la más firme convicción, han estampado sus firmas, en señal de aceptación de que están dispuestos a seguir trabajando por este proyecto revolucionario, por una Nicaragua libre y soberana, por ver realizados los sueños de todos aquellos héroes y mártires que lucharon y murieron por un país diferente”, expresa Méndez.

La magistrada leyó en la carta, dirigida al secretario político del FSLN del departamento de León, que esos militantes “siguen siendo leales a sus principios sandinistas, a la bandera roja y negra, y sobre todo, siguen siendo fieles a nuestro comandante Daniel”.

“Reciba usted a estos guerreros, que no quieren protagonismo, que no tienen vanidad, y que lo único que desean, es defender el proyecto de la Nicaragua siempre linda, bendita, cristiana, y solidaria”, dijo Méndez.

La presencia del jefe policial de León

En otro de los videos también se muestran al comisionado general Fidel Domínguez, jefe policial de León, junto a los jueces, magistrados, funcionarios y simpatizantes sandinistas tomados de las manos, cantando “No Pasarán”, (el poema de Gioconda Belli sobre la guerra en los años 80, musicalizado por Carlos Mejía Godoy), mientras se balancean rítmicamente, como en una especie de ritual de iniciación.

En otro video, de tono más festivo, bailan ‘Daniel se queda’, ritmo que las fuerzas del régimen suenan para burlarse de la Rebelión de Abril, que expresó las ansias del pueblo nicaragüense por deshacerse de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, hasta que fue sofocada a balazos por fuerzas paramilitares, al costo de 328 asesinados durante las protestas de 2018.

“Todos deberían ser destituidos, porque faltan a sus deberes constitucionales: la Policía Nacional debe ser apolítica y apartidista, igual la Corte Suprema de Justicia. ¿Quién puede confiar en un juez que obedece a un partido político? Deberían ser destituidos en fila para asegurar la confianza en las instituciones”, dijo la historiadora y exguerrillera, Dora María Téllez.

El abogado liberal, Eliseo Núñez, coincide con ella al señalar que “deberían estar destituidos todos. En un Estado de Derecho, serían nulas todas las sentencias que esos jueces emitieron en contra de los opositores, igual que las investigaciones de la Policía Nacional, porque su decisión fue decretar que se habían excedido en sus actividades políticas, y con esto, vemos que quien lo definió así es ‘un contrario’, así que son nulas”.

“Son agitadores partidistas”

“La Policía actúa como guardia pretoriana de los Ortega Murillo, y los jueces se comportan como agitadores partidistas de los Ortega Murillo. Habrá que destituirlos cuando Nicaragua tenga una Asamblea Nacional que vele por el cumplimiento de las leyes del país”, añadió Téllez.

Además opina que el uso de los viejos símbolos y las viejas canciones que aparecen en el video, tratan de “reagrupar al Frente Sandinista, porque se les ha dispersado. Al disolver el partido, y quedar solo la cadena de mando de la familia, creó una crisis dentro del Frente, entre aquellos que rechazan el manejo de los Ortega Murillo”.

Ella opina que “apelar a ‘la Revolución’; o cantar el himno de La Internacional, pretende reagrupar por la vía emocional a todo este segmento del Frente que rechaza al orteguismo”.

Núñez por su parte, opina que “es un consuelo, porque Rosario Murillo, básicamente eliminó a toda la vieja guardia del Frente de las estructuras partidarias, (después que los había eliminado de las candidaturas), al decretar que la mitad de las estructuras partidarias deben ser mujeres, pero los viejos guerrilleros son hombres mayores de 60 años”, lo que los excluye.

Dictadura familiar

Los videos son también un canto a la impunidad, al control absoluto. Otra prueba de que en Nicaragua gobierna una familia que dinamitó la institucionalidad, y puso al Estado a su servicio, opinan Téllez y Núñez.

“Se mezclan dos cosas: el sentido de impunidad, y el sentido de aprovechamiento, que se tiene cuando tenés a todo el Estado a disposición de una organización, sea esta política, religiosa, o de cualquier otro tipo”, dijo Núñez.

Ese tipo de situaciones excluye de los servicios del Estado, a quienes no comulgan con ese partido. Es el caso de “los abogados que no somos partidarios, que nos vemos afectados, porque tenemos una suerte de muerte civil dentro del sistema judicial (Fiscalía, Policía, Corte Suprema), cuando fallan los casos a favor de alguien que tiene un abogado sandinista, lo que también perjudica a los ciudadanos que no los apoyan”, explicó el exdiputado liberal.

Por extensión, detalló que “la dictadura afecta a todos”, citando como ejemplo, al policía de tránsito que le da la razón al otro conductor, solo porque es rojinegro; o cuando un ciudadano busca trabajo en una dependencia estatal, y el CPC no le da una carta aval. “Eso es dictadura”, sentenció.

“Han liquidado la institucionalidad”

Para la exguerrillera, esta es “una dictadura familiar, no partidaria, ni militar, que controla el Estado y ha liquidado la institucionalidad del país. Lo que tiene es agentes en control de la Policía Nacional, del sistema judicial, etc. Todo está controlado por la familia a través de allegados, parientes, élites, todas conectadas al poder de la familia”.

“Ni siquiera tiene que ver con el partido político llamado Frente Sandinista, que ya ni siquiera existe, sino que es un poder dinástico que se ejerce a través de la parentela, redes y organizaciones, con las que han disuelto el aparato institucional del país, donde solo sobrevive el aparato de movilidad y divulgación de la dictadura”, analizó.

Prueba de ello es que no quisieran atender a la abogada Yonarqui Martínez en un centro de salud; los centros de vacunación llenos de propaganda partidaria, o la colocación de exjefes militares y policiales (o parientes de ellos), en diversos cargos públicos.

“Lo que vemos es una política clientelar. Cada jefe militar y policial tiene parientes en el aparato del Estado, igual que los de otras instituciones que están llenas de allegados, testaferros, y disfrutadores del poder”, resumió Téllez.

El video recalca algo que se sobreentiende desde hace mucho tiempo: básicamente, no existe la posibilidad de que haya elecciones justas. “Definitivamente que justas no son. Esperábamos que fueran medianamente decentes, pero no serán ni siquiera libres”, dijo Núñez.

Casi en iguales términos se refirió Téllez al sentenciar que “elecciones justas no van a haber. Talvez, medianamente transparentes, pero justas no, desde el momento en que la oposición no puede salir a la calle a expresarse libremente, porque sufre represión, asedio, y tenemos tantos presos políticos”.

Más en Política

Share via
Send this to a friend