Política

Inscripción de partidos en Regionales 2019 es “injustificable”

Cuestionan proceso "electoral" con el mismo CSE e inmersos en una crisis "de la que no tenemos idea cómo vamos a salir"

La participación de más de veinte partidos políticos en las Elecciones Regionales 2019, previstas a realizarse el tres de marzo del próximo año, es “injustificable”. El contexto sociopolítico de Nicaragua, sumado a los fraudes de un sistema electoral colapsado y el nulo cambio en el Consejo Supremo Electoral (CSE), dificulta la aceptación de esta dinámica, opina José Antonio Peraza, politólogo y director del Movimiento por Nicaragua.

“Es bien difícil, especialmente teniendo en cuenta la alta abstención que siempre ha manifestado, a partir de 1998, las Elecciones Regionales. Es bien difícil convocar a la población a unas elecciones con el mismo CSE, que no tiene ninguna credibilidad, inmersos en una crisis política de la que no tenemos la menor idea de cómo vamos a salir de ella”, afirmó Peraza, en entrevista en el programa televisivo Esta Noche.

Al menos doce de los veinte partidos van en alianza con el gobernante Frente Sandinista. Los demás, que se autoidentifican como oposición, argumentan que están obligados a participar para conservar su personalidad jurídica. Esta excusa no es convincente para Eliseo Núñez, exdiputado en la Asamblea Nacional.

Núñez considera que una personalidad jurídica no sirve de nada en estas circunstancias, pues no hay ni apertura ni cambio y mucho menos condiciones electorales. Insistió en que la participación de los partidos políticos en estas Elecciones Regionales, lo que hará es convertirlos en “tributarios del régimen”, pues será este quien decida “lo que quiera darles”.

“No ganás nada dentro del sistema, y si abrís el sistema y hacés las reformas correspondientes, una personalidad jurídica no tendría el valor que tiene ahora, entonces es un alegato que carece de total fundamento. Los partidos que van a esas elecciones ponen en riesgo su estructura electoral y territorial, que les va a permitir insertarse dentro de una alianza a la hora que haya un cambio, sin embargo, ahorita lo pueden perder, porque pierden prestigio y seguidores”, explicó el exdiputado.

La agrupación política indígena Yatama confirmó su participación en estas Elecciones Regionales. Su líder, Brooklyn Rivera, aseguró que han desarrollado consultas con las bases del partido y que la mayoría está a favor de ir a las elecciones, aunque lo harían “bajo protesta”.

“A mí se me hace difícil entender cuando los partidos más tradicionales te dicen que van a participar porque van a perder su personería jurídica o porque la gente les dice que participen, porque lo que se quiere de parte del régimen es aparentar una especie de normalidad y que todo el mundo esté participando, pero si algo nos ha demostrado lo que sucedió después del 18 de abril, es que la mayoría rechaza esa forma de hacer política”, expresó Peraza.

Exigen destitución de Lumberto Campbell

Rivas
El vicepresidente del CSE, Lumberto Campbell, junto al sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Roberto Rivas. Carlos Herrera | CONFIDENCIAL.

La Unidad Nacional Azul y Blanco exigió a través de un comunicado, la destitución del presidente en funciones del CSE, Lumberto Campbell, por su activa participación en la represión que se dirigió desde el 18 de abril. Aunque el Tribunal Electoral no se ha manifestado al respecto, un cambio de timón dentro de esta institución del Estado, según Núñez, podría tener un resultado positivo en los procesos electorales.

“El problema del CSE es el grado de discrecionalidad que se les deja a los funcionarios que están a cargo del Consejo. Si vos lograras cambiar a todos los funcionarios y tenés la seguridad de que van a actuar bien, habrá un cambio, porque la ley es dúctil para eso. Se ha venido proponiendo un cambio de fondo que no permita seguir teniendo los niveles de discrecionalidad que tienen estos funcionarios”, explicó el exdiputado.

Núñez enfatizó que sí serviría el cambio de Campbell y los demás magistrados que conforman el CSE, sin embargo, insistió en que una reestructuración en el sistema electoral es la verdadera clave para mejorar una institución del Estado que en los últimos procesos electorales se ha visto manchada por la corrupción y la discrecionalidad.

“El tema aquí es que estás yendo a participar de la normalidad que quiere vender el sistema, una normalidad que pasa por 500 muertos o más, por más de 500 presos, casi 60 mil exiliados”, consideró Núñez.

Peraza agregó que en estas elecciones, con un CSE parcializado a favor del régimen de Daniel Ortega, el poder no está en discusión. El politólogo explicó que el tema central está en la discusión de poder, y al no estar este punto en agenda en ese proceso electoral, la participación en las elecciones regionales no tienen ningún sentido.

“Ya sabemos quién va a ganar, quién tiene la mayoría. No tiene sentido participar en un proceso donde yo soy el perdedor y no tengo posibilidad de ganar”, dijo Peraza.

A siete meses de represión

Este 18 de noviembre se cumplieron siete meses de represión en Nicaragua, cuyo saldo ha sido según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de 325 personas asesinadas. En las calles la población continúa de acuerdo en que la salida a la crisis es el diálogo y elecciones anticipadas, aunque a la vista tengan un panorama incierto.

“Ortega aceleró la película. Si vos agarrás del 18 de abril para atrás, él reprimía, golpeaba, y aunque las protestas eran menores lo hacía poco a poco. El régimen comete un error si cree que las protestas se originaron desde abril a la fecha, y más error es creer que esto es parte de una conspiración. Lo que hace que explote la crisis el 18 de abril son los problemas de abuso policial, estatal y partidario, que se mezclan y tienen su detonante en el tema del INSS”, explicó Núñez.

El exdiputado consideró que, a pesar de que existe un reflujo en la protesta cívica, Ortega continúa acelerando la película, pues persiste el abuso policial, partidario y estatal, que a la larga va a resultar en otro estallido que probablemente “él vaya a catalogar como otra conspiración, que no lo es”.

Para Núñez la película tendrá su final cuando la población, nuevamente se canse, y el estallido sea mayor que el ocurrido el 18 de abril de este año. Sin embargo, manifestó que ante ese panorama, el Gobierno de Ortega debe optar por el diálogo y las elecciones anticipadas, de esta forma se podrá rehacer el contrato social que se rompió después de que se ordenó la represión hace siete meses.

El director del Movimiento por Nicaragua agrega que es claro que Ortega pretende llegar hasta el 2021 gobernando, pensando en prolongar su estancia en el poder. No obstante, ve muy difícil que el país soporte dos años en las condiciones actuales.

“Ahorita hay un control militar evitando que la gente pueda protestar. Pero eso tiene un límite porque uno no puede gobernar reprimiendo, porque antes de gobernar, tiene que haber una legitimidad básica y el Gobierno la ha perdido. Que la gente esté en su casa no significa que la gente no esté molesta y que no vea lo que está sucediendo”, sostuvo. “¿Vamos a llegar hasta el 2021 sin hacer reformas al CSE, sin dar personería a todos los partidos que quieran participar, sin permitir que la gente se exprese? Esto no se puede mantener. Y si se mantienen todo va a ser ilegítimo y va a ser caldo de cultivo para más rebelión y para más violencia”, agregó.

Peraza enfatizó en que la violencia puede evitarse de forma civilizada si el Gobierno y la ciudadanía se sientan a dialogar con propuestas realistas en las que todas las partes cedan. También manifestó que todos deben estar claros en que el sistema político que ha venido funcionando desde los 90 colapsó y que se debe renovar.

Para que todas las partes se sienten a dialogar, debe existir voluntad política de parte del presidente Ortega, algo que hasta la fecha no se ha notado. Para Núñez, el problema del presidente es su anacronismo mental que lo empuja a colarse en un bando navegando bajo las circunstancias de cada uno.

“Él se pliega a los rusos, se pliega a los chinos y trata de tener un bando que lo ponga al otro lado de lo que se conoce como civilización occidental, entonces es bien difícil para él concebir la democracia y todavía más difícil que tiene que dejar el poder por una votación. Ortega pudo haber heredado un país sin caudillo, moderno y reformado, y ese sería el recuerdo hoy, sin embargo, ahora lo vamos a recordar por cuántos muertos tuvo su Gobierno”, finalizó Núñez.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend