Política

Exembajador John Feeley: Ortega intenta mantenerse aislado de supervisión internacional

Diplomático señala que con Rusia enfocada en la invasión a Ucrania y Venezuela en bancarrota, China es el comodín al que apuesta el régimen

John Feeley, exembajador de Estados Unidos ante Panamá, calificó como una “bomba atómica” la defección de Arturo McFields en plena sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado 23 de marzo, caracterizado según él como un foro político “muy protocolario” y en el cual persiste mucho la diplomacia de la no injerencia en los asuntos internos de los países miembros.

Feeley participó este miércoles 30 de marzo en un panel organizado por el Wilson Center, el prestigioso centro de pensamiento asentado en Washington, junto con el exembajador McFields. En el debate también estuvo presente Cinthya J. Arnson, directora del Latin Program del Wilson Center.

Posteriormente, fue entrevistado por el periodista Carlos Fernando Chamorro en el programa Esta Noche que se transmite por Facebook y YouTube debido a la censura del régimen orteguista.

“Nadie veía que Arturo McFields iba a decir semejante cosa y la verdad es que él ha provocado una reflexión muy profunda aquí en Washington y en los círculos interamericanos. Eso fue como una bomba atómica. Ha cambiado el enfoque sobre la dictadura en la región. El (entonces) embajador habló con tanta contundencia y especialmente desde su punto de vista como uno de los privilegiados del régimen, que hay mucha gente tomando en serio sus reclamos, como es la libertad de los presos políticos”, expresó Feeley.

Sobre el impacto que esto pueda tener esto en las posturas de las naciones del hemisferio con respecto el régimen, Feeley insiste en que denuncia de McFields provocará una “introspección” sobre lo que denomina el “silencio” de muchos países hacia los atropellos del régimen.

“Por qué países como México o algunos países caribeños no han denunciado las violaciones de los derechos humanos en Nicaragua, cuando ellos siempre en la OEA hablan de la necesidad de respetar los derechos humanos, la necesidad de ampliar los derechos civiles, etcétera. Entonces, si ellos están manteniendo un silencio en este momento, quedará reflejada su hipocresía”, apuntó.

Postura del régimen no va a cambiar en un corto plazo

Sin embargo, el diplomático reconoció que no ve un cambio en la dura postura del régimen en un corto plazo, y que este se mantendrá aislado de cualquier supervisión internacional. Esto en alusión a que este jueves 31 de marzo en Ginebra, Suiza, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas votará una resolución para establecer un mecanismo de personas expertas internacionales e independientes para realizar investigaciones y otras actividades sobre abusos de derechos humanos en Nicaragua.

“La dictadura no va a aceptar una inspección o una supervisión internacional. Sin embargo, ojalá que los demás estados miembros de la OEA puedan aplaudir y extender la bienvenida a la creación de semejantes instrumentos, para que quizás en algún futuro, se puedan aplicar. Yo lo veo muy difícil en este momento de intransigencia del régimen, especialmente con la renuncia del abogado internacional (Paul Reichler) y la renuncia de Arturo McFields. El régimen debe estar sintiéndose un poco asediado. Entonces no veo en el futuro inmediato que vaya a haber mucha flexibilidad”, respondió.

El exembajador Feeley mencionó que esta política de aislamiento internacional que el régimen ha agravado con los recientes conflictos diplomáticos con España y Colombia, sumados a la expulsión del nuncio apostólico Waldemar Stanisław Sommertag y de Thomas Ess, jefe de misión del Comité Internacional de la Cruz Roja, repercutirá en que más Gobiernos alzarán su voz de protesta por la crisis de derechos civiles que se vive en Nicaragua.

“Cuando el embajador McFields habló en Washington, fue muy preciso sobre la crueldad de los torturadores en Managua. Yo creo que esas historias ayudan a que Gobiernos que tradicionalmente han tolerado al régimen, se estén moviendo hacia el activismo de denunciar a este régimen. Cada barbaridad perpetrada contra reos políticos mayores o casos como el de Arturo Cruz, que está padeciendo una enfermedad y no ha tenido acceso a cuidados médicos, hacen que Gobiernos tradicionalmente callados, denuncien al régimen. Y eso va a continuar”, aseguró.

“No creo que Moscú conteste en un buen rato a Daniel Ortega”

Feeley es escéptico sobre la efectividad de las apuestas diplomáticas que está haciendo el régimen con países como China, Rusia y Venezuela.

“Yo creo que con (Vladimir) Putin lo que pasa es que Ucrania es mucho más importante para él que lo que pasa en Managua. Entonces todos sus esfuerzos militares, políticos y diplomáticos están concentrados en Ucrania. Daniel Ortega y Rosario Murillo pueden esperar un buen rato a que les contesten el teléfono en Moscú”, opinó.

“Con respecto a Venezuela, es un país que está en bancarrota. Vive por la minería de oro y las exportaciones de petróleo a muy pocos países, debido a las sanciones.  Van a continuar una alianza, quizás de sentimiento, pero de plata no tanto. El comodín en la baraja, obviamente es China. Por muchos años Nicaragua fue fiel compañera de Taiwán en el debate entre China y Taiwán. No quiero pronosticar lo que va a pasar, pero si sabemos que los chinos saben dominar en casa, pero lo hacen con mano más suave. Otra vez vuelvo a repetir lo que las denuncias de Arturo McFields han mostrado. Que un régimen tan cruel y desalmado como el de Managua, pues ni al latino ni al chino les agrada eso”, agregó.

Sandinismo ha sido pervertido por los Ortega Murillo

Feeley insistió en que desde la perspectiva de muchos que en Estados Unidos tuvieron simpatía hacia el sandinismo, existe una claridad de que el orteguismo ha pervertido lo que califica como “el romanticismo” que representaba el triunfo de la revolución sandinista en 1979.

“Hay un rechazo total hacia estos mismos actores, Daniel Ortega y Rosario Murillo, que hoy en día no son quienes eran antes. Conozco gente de la derecha, como de la izquierda, que señalan que existe una perversión de la ideología por la que tanta gente ha muerto en los últimos años, gente de la talla de Hugo Torres. Si hay un punto de coincidencia, es que en Nicaragua hoy en día, la familia Ortega Murillo ha pervertido cualquier vestigio de lo que era el sandinismo de los 80”, reflexionó.

Un enemigo en común en el Congreso de Estados Unidos

Feeley agregó que una prueba clara de la percepción en Washington sobre el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo es el apoyo bipartidista que reciben la aprobación de instrumentos de presión política y diplomática como la Ley de Reforzamiento de la Adherencia de Nicaragua a las Condiciones para la Reforma Electoral, mejor conocida como Ley Renacer. 

“En un mundo polarizado aquí en Washington, en un Congreso hiperpolarizado, la Ley Renacer tuvo una aceptación bipartidista. Dicen que hay pocas cosas que unen a una política tan dividida, como un enemigo en común. Entonces yo creo que se puede decir que el Congreso de los Estados Unidos ve a Daniel Ortega, Rosario Murillo y al orteguismo, como un enemigo en común”, explicó.

“Yo no soy muy optimista de que Ortega y Murillo van a cambiar su rumbo. Yo creo que ellos han tirado los dados y no sé exactamente cómo van a terminar, pero no van a terminar bien. Yo tengo mucha más fe en gente como Arturo McFields, que trató por un tiempito en ser un fiel servidor de sandinismo, pero que reconoció que se estaba pudriendo desde adentro. En algún futuro los Arturos McFields y los buenos nicaragüenses que quieren la libertad, que quieren la paz, van a ser los que dominen su propio país”, finalizó el exembajador Feeley.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend