Política

El FSLN contará solo los votos de las elecciones del 7 de noviembre

El partido de Gobierno mantiene un control absoluto del sistema electoral: desde las JRV, CEM, CER, CED y la cúpula del CSE

La decapitación de la Alianza Ciudadanos por la Libertad (ACxL) de la contienda electoral, por parte del Consejo Supremo Electoral (CSE) controlado por miembros del Frente Sandinista—, dejó prácticamente al partido oficial en control absoluto de todo el sistema de conteo de votos, con el respaldo de los partidos colaboracionistas a los que se les permite continuar en este accidentado proceso electoral.

Antes de que la ACxL fuese inhabilitada por pedido del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), los magistrados del CSE distribuyeron los primeros y segundos cargos de los 15 Consejos Electorales Departamentales (CED) y dos Consejos Electorales Regionales (CER), en 34 miembros para el Frente Sandinista y el PLC, respectivamente.

Luego, a la ACxL y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), siete miembros cada uno; después Camino Cristiano Nicaragüense (CCN), Partido Liberal Independiente (PLI) y Alianza por la República (APRE), seis miembros cada uno; y finalmente el partido indígena Yapti Tasba Masraka Nanih Asla Takanka (Yatama), con dos miembros.

Los cargos de presidentes y primeros miembros de los CED, CER y los Consejos Electorales Municipales (CEM) fueron repartidos entre el FSLN y el PLC, porque la Ley Electoral establece que dichos cargos deben ser “designados alternativamente entre los partidos políticos que hubiesen obtenido el primero y segundo lugar en las últimas elecciones generales que se hayan celebrado”.

Renunciarán a nombramientos

Una fuente vinculada a la ACxL confió a Confidencial que entre lo que resta de esta semana se darían las renuncias de los miembros de las plataformas opositoras que ya habían sido nombrados en los CEM, antes de que se diera la inhabilitación de la plataforma opositora.

Ya no tiene sentido que estén ahí porque al partido lo dejaron fuera del proceso electoral, por lo que los recursos de la organización están en preparar los recursos de impugnación a la cancelación de la personería jurídica”, explicó.

Con la salida de los miembros de ACxL de estas estructuras, el CSE tiene la potestad de nombrar por su cuenta quienes ocupen sus vacantes, sin que tengan que darse propuestas de los partidos políticos que sigan en la contienda.

El control del FSLN en las estructuras electorales también alcanza a los segundos miembros y sus respectivos suplentes, que según la Ley Electoral le corresponden “a las otras organizaciones políticas que participen en las elecciones previstas”.

Sandinistas en ternas de colaboracionistas

Los partidos políticos CCN, PLI, APRE, ALN y Yatama —con un historial de colaboracionismo político con el Frente Sandinista y a los cuales el orteguismo les permite seguir en el proceso electoral— tienen una representación marginal dentro de los CED, CER y CEM, y algunos de sus supuestos representantes no pertenecen a sus estructuras. En cambio, son conocidos militantes sandinistas.

Un miembro de una mesa electoral muestra la boleta en las elecciones municipales de 2017. Foto: Confidencial

El representante legal de Camino Cristiano Nicaragüense, el reverendo Guillermo Osorno, quien ha sido aliado del FSLN y el PLC en elecciones pasadas, reclamó que de los seis miembros de los CED que supuestamente representan a su partido solamente cuatro fueron propuestos por ellos. Mientras que en los CEM, algunas de sus ternas fueron rechazadas y en su lugar fueron juramentadas otras personas que él no conoce, pero que aparecen como representantes de CCN.

“Nos trataron muy mal”, expresó Osorno. De las 17 cabeceras departamentales “solamente nos dieron en León, un suplente; en Masaya, un segundo miembro; Granada, otro suplente; y el otro (suplente) en Jinotega”, precisó.

En el caso de los CEM, “estoy escribiendo la carta de protesta al Consejo Supremo reclamándoles que en el caso de Carazo, no le aceptaron las ternas a nuestra presidenta y aparecen dos nombramientos de Camino Cristiano. Eso nos ha enojado mucho porque si no nos aceptaron las ternas, porque salen de Camino Cristiano”, reclamó. 

También, en Boaco “aparecen nombramientos de Camino Cristiano y a nuestro presidente no le aceptaron las ternas”, precisó Osorno.

Según el boletín informativo del CSE, en su edición número siete, los CEM están integrados por 918 miembros. De estos, 612 representan al FSLN y el PLC alternándose los cargos de presidentes y primeros miembros, con sus respectivos suplentes. Mientras, CCN tiene 61 miembros, ALN 51, APRE 61, PLI 62, ACxL tenía 63 y Yatama 8.

CSE anula a los presidentes de los CED

Aunque la Ley Electoral establece que los 15 CED y los dos CER son los encargados de “la organización de los procesos electorales” en cada departamento y región de Nicaragua, en la práctica es el coordinador departamental del CSE quien maneja el proceso.

Muestra del control orteguista en las estructuras electorales fue lo sucedido el 23 de junio pasado en el departamento de Madriz, donde el presidente del CED, Leivi Valenzuela, renunció a su cargo después de cuestionar que el primer y segundo miembro no respondieron a su llamado a reunión para conformar los CEM, pero sí acudieron a otra convocatoria hecha por la coordinadora del CSE en Somoto, Mayela Olivas, donde finalmente conformaron las estructuras municipales.

Según el artículo 19 de la Ley Electoral, los CED y los CER son los encargados de “nombrar y dar posesión de sus cargos” a los miembros de los CEM, los que a su vez serán electos de listas propuestas por los partidos políticos. Lo actuado por ellos debe ser “transcrito” al CSE, pero en el caso de Valenzuela, quien fue propuesto por el PLC, sus funciones como presidente fueron anuladas prácticamente por la coordinadora del CSE.

“Uno se siente impotente y frustrado al ocupar un importante cargo, como es la presidencia del CED, que es más decorativo porque el sandinismo copa todos los puestos a través de una serie de artimañas. Yo no voy a seguir siendo parte de este Consejo Electoral viciado, parcializado y cómplice de una institución controlada totalmente por el FSLN”, dijo Valenzuela al periodista William Aragón de La Prensa,  después que se diera la elección de los CEM.

Valenzuela es un abogado originario de Somoto que asumió el cargo “de buena fe”, con la intención de “ayudar a la realización de elecciones limpias y transparentes”. Pero estando dentro de la estructura departamental percibió que “es difícil porque el Frente Sandinista (FSLN) tiene una estructura ahí” que calificó como “avasalladora”.

Durante el poco tiempo que estuvo al frente del CED, el abogado somoteño solicitó a la coordinadora del CSE un informe sobre el proceso de cedulación en su departamento, pero ella se lo negó argumentando “que estaba equivocado, que una cosa es el Consejo Supremo Electoral como institución y otra cosa es el Consejo Electoral Departamental, que se encarga del proceso electoral como tal”. 

Valenzuela usó el mismo argumento durante el nombramiento de los CEM, pero en ese caso no fue considerado como válido.

“Le recordé a la coordinadora (del CSE) que ella no tenía por qué estar ahí (en el nombramiento de los CEM), si esa era función propia del Consejo Electoral Departamental, y ella respondió que representa el Consejo Supremo Electoral”, relató el abogado. Entonces, “cuando nos conviene somos una cosa y cuando no, hacemos otra”, continuó.

Material electoral utilizado en las votaciones de 2016. Foto: Confidencial

En Matagalpa, la ciudadana Reyna Hawkings Rodríguez renunció a su cargo como suplente del primer miembro del CED. En su carta de renuncia dirigida al CSE, con copia al PLC, no explica los motivos de su dimisión, pero en una declaración brindada a un medio local precisó que “no existen las condiciones para ir a unas elecciones libres y transparentes”.

“Es de conocimiento público que el Consejo Supremo Electoral está manipulado, ahora se nombraron supuestos administradores-coordinadores que son los que están decidiendo todo en los CED, está de más continuar con un cargo que no lo ejercerán debidamente como la manda la ley”, dijo Hawkings al canal Vos TV.

PLC resta importancia a bloqueos para correligionarios 

Sin embargo, el coordinador nacional de asuntos electorales del PLC, Lester Flores, le restó importancia a la renuncia de los miembros de los CED propuestos por su partido y argumentó que “ese es resorte del Consejo Supremo Electoral”, porque en el momento en que fueron juramentados ellos “pasaron a ser empleados” de ese poder del Estado.

“El partido lo único que hace es presentar propuestas y el CSE es el que determina”, señaló Flores. “Aquí nosotros (el PLC) no obligamos a nadie a mantenerse o a estar en las posiciones, más cuando esas posiciones ya no son del partido, ellos son del resorte del CSE”, continuó.

Sobre el reclamo de falta de autonomía dentro de los CED, Flores, dijo que esas  “funciones están claramente delimitadas en la ley” y las personas que “quieren hacer, o salir a hacer, otras cosas fuera de eso, si yo fuera el empleador les diría: miren esto no, esto es lo que vas a hacer”, ejemplificó.

Explicó que los miembros de los CED, que renunciaron a sus puestos, no pueden ser sustituidos por los miembros suplentes, debido a que la reforma a la Ley Electoral manda que las estructuras electorales tienen que tener equidad de género y al cambiar alguno de sus miembros el CED queda mal distribuido. En este punto lo que hacen es que el partido vuelve a proponer candidatos.

Simulan representar a otros partidos

Dentro de las estructuras de los CED, CER y CEM han sido identificados conocidos militantes sandinistas que dicen representar a otros partidos políticos. En el caso de Madriz, Valenzuela fue sorprendido al enterarse que el segundo miembro del CED, Daniel Alfredo Barreda Izaguirre, fue nombrado en representación de ALN, por lo que “llamé al señor Bassil Bayres, quien es el representante legal de la ALN y me refirió que no es cierto que su partido haya propuesto a este señor que es un conocido militante del FSLN”, subrayó.

Imágenes de las elecciones generales de 2016. Foto: Confidencial

También entre los miembros propuestos por el PLC hay personas que no son conocidas dentro del partido. Tal es el caso de la presidenta del CED de Jinotega, Belkis Kalina Picado Molina, a quien liberales de la zona dicen desconocer y solo identifican a su suplente José Andrés Mairena Picado, quien supuestamente está en el exilio.

De igual forma, la suplente del primer miembro del CED de Estelí, Grethel Esther Pineda Fuentes, quien representa al PLC, supuestamente es hermana de Abner Pineda, el fanático sandinista que asesinó de un balazo al opositor Jorge Luis Rugama solo porque gritó ¡Viva Nicaragua Libre! mientras pasaba una caravana del Frente Sandinista la noche del 19 de julio de 2020.

Los segundos miembros de los CED, CEM y CER, no cuentan con un suplente de su propio partido político, si fallan automáticamente esa agrupación política se queda sin representación en esas estructuras electorales. “Solamente los suplentes del Frente y los del PLC prevalecen con su propietario”, puntualizó Augusto Valle, fiscal del partido CxL, en una entrevista que brindó antes de que la organización fuese inhabilitada por el CSE.

Señaló que los miembros de CxL en los CED y los CEM, fueron distribuidos en los departamentos con menor población electoral. “Nosotros tenemos incidencia en departamentos pequeños como Río San Juan, que no pasa del 2% del padrón electoral”, expresó. Además, “estamos en municipios pequeños” como: Esquipulas, Nandasmo, La Cruz del Río Grande o San Francisco del Norte.

En las cabeceras departamentales, donde hay mayor concentración poblacional, “tenemos un suplente de vez en cuando. Un suplente que si habla mucho lo sacan, porque ahora la Ley Electoral está un poco más rígida en cuanto a hablar de más, por indisciplina podemos quedar sin ninguna incidencia”, subrayó Valle.

Sin embargo, el representante legal de APRE, Carlos Canales, valoró que la distribución de los segundos miembros y sus suplentes “fue equitativo” y precisó que “algunos de los escogidos nuestros fueron porque ya han tenido experiencia y en algunas ocasiones ya han estado como segundos miembros también”, agregó. 

Al momento de la entrevista, Canales no supo precisar en qué departamentos y municipios su partido obtuvo representación, por lo que se comprometió a enviar la información a través de correo electrónico, lo cual no ha hecho hasta ahora.

Controlan todas las instancias

En Nicaragua no existen garantías de que el resultado de las elecciones represente la voluntad de la mayoría de la población. Durante 2008, 2011, 2016, los magistrados del CSE, de mayoría sandinista, orquestaron fraudes electorales para permitir la reelección de Ortega, quien los mantuvo en el cargo a pesar de los señalamientos de corrupción y las sanciones impuestas por Estados Unidos en contra de algunos de ellos.

Previo a este proceso electoral, el régimen de Ortega nombró nuevos magistrados sandinistas y aprobó una reforma a la Ley 331 o Ley Electoral, en la que mantiene las ventajas para su partido. Entre los cambios realizados se destaca la prohibición de recibir cualquier tipo de financiamiento proveniente del extranjero, incluso de nicaragüenses que residen en otros países. De hacerlo, los candidatos podrían ser inhibidos y el partido político perdería su personería jurídica.

También, la presidenta del CSE, Brenda Rocha y el vicepresidente de ese poder del Estado, Cairo Amador, ya descartaron que haya observación electoral internacional en las votaciones previstas para el próximo 7 de noviembre, porque valoran que es suficiente con el “acompañamiento” de los fiscales de los partidos políticos, para garantizar la “transparencia” del proceso que ya está en marcha.

El colapso del sistema electoral también se refleja en el control absoluto del Frente Sandinista en el sistema electoral, desde los magistrados que convocan y organizan el proceso; los CED, CEM y CER que acreditan a los fiscales y distribuyen las boletas electorales; la Policía que controla la campaña política y los miembros de las Juntas Receptoras de Votos (JRV) encargados del escrutinio.  

En una revisión que hizo CONFIDENCIAL a la lista de los 102 miembros de los CED se constató que de los 34 miembros del PLC al menos cuatro tienen alguna vinculación con el FSLN y tres habrían renunciado al cargo. También, entre los segundos miembros y suplentes fueron identificadas otras cuatro personas ligadas al partido gobernante. Además, cinco personas cuya información personal fue borrada de sus perfiles en las redes sociales.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Política

Share via
Send this to a friend