Política

CIDH advierte en la OEA: Ortega “busca perpetuarse en el poder”

Régimen rechaza señalamientos en su contra y califica informe de la CIDH como “un guion malvado, manipulador y sesgado”. Luego se retiró de la sesión

A cuatro días de las votaciones en Nicaragua, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) su informe Concentración de Poder y Debilitamiento del Estado de derecho en Nicaragua, en el que detalla la falta de independencia en los diferentes poderes del Estado, denuncia la supresión de las libertades de los nicaragüenses y advierte que Daniel Ortega busca perpetuarse en el poder mediante la realización de elecciones que no dan las garantías mínimas”.

El informe que hoy les presentamos da cuenta de la cancelación de la personería jurídica de tres partidos políticos y el hostigamiento a organizaciones civiles y de derechos humanos mediante continuo cierre del espacio democrático y de la prensa independiente. Con estas acciones, el Gobierno busca perpetuarse en el poder mediante la realización de elecciones que no dan las garantías mínimas de libertad, acceso a la información, transparencia y pluralidad, señaló la presidenta de la CIDH y relatora especial para Nicaragua, Antonia Urrejola.

La Comisión indicó también que “el grave deterioro de los derechos humanos en Nicaragua, es una situación que se viene gestando desde 1999 con el pacto entre Ortega y Arnoldo Alemán —entonces presidente de Nicaragua—, a través del cual “se instauró un sistema bipartidista con el objeto de facilitar la cooptación de los más altos cargos de la administración pública, y que a la fecha continúa vigente”.

Previo a la aprobación del orden del día, el representante alterno de Nicaragua ante la OEA, Michael Campbell Hooker, rechazó el informe de la CIDH y lo calificó como “un guion malvado, manipulador y notoriamente sesgado”. El funcionario cuestionó la independencia de la Comisión y luego abandonó la sesión virtual.

“La temática a ser conocida el día de hoy, presentada mediante informe de la señora (Antonia) Urrejola, es una réplica ya usada reiteradamente en este foro para tratar de mostrar un caso que solo está en la mente e intereses de los guionistas que la redactan. En el fondo, trata reiteradamente de encubrir los atroces y gravísimos ataques a las instalaciones del Gobierno central, las municipalidades y sobre todo, de la población víctima de los terroristas, reclamó Campbell.

“No participaremos de esta sesión, pues en ella se quiere implantar una imagen que solo busca legitimar y justificar actos lesivos, promocionar golpes de Estados y alimentar el terrorismo como fórmula para desestabilizar la soberanía nacional, expresó el diplomático, quien es hijo del embajador nicaragüense en Washington, Francisco Campbell, y sobrino de Lumberto Campbell, magistrado del FSLN en el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Estados piden más presión al régimen

Para la representante Costa Rica ante la OEA, Alejandra Solano, es “evidente que la conducta del Gobierno de Nicaragua ha provocado “una rápida erosión de la institucionalidad democrática, el quebrantamiento del Estado de derecho y la violación de los derechos humanos, por lo que llamó al régimen de Ortega a acoger las recomendaciones de la CIDH “como única vía para superar la crisis, restablecer la institucionalidad democrática y garantizar las libertades fundamentales.

Costa Rica “coincide en la ausencia de condiciones y garantías requeridas en democracia para acreditar el actual proceso electoral (de Nicaragua) como transparente, creíble, independiente, justo e inclusivo, dijo Solano durante su intervención. “Nos sumamos al llamado al Estado de Nicaragua a liberar sin demora a todos los presos políticos y los “instamos a realizar elecciones libres, transparentes e inclusivas, poner fin a la represión y las detenciones arbitrarias, agregó.

El representante interino de los Estados Unidos en la OEA, Bradley A. Freden, señaló que las elecciones generales en Nicaragua, se realizarán “en un clima de represión y un cierre de los foros democráticos del país en el cual las personas que expresaron su intención de participar fueron encarceladas.

“El pueblo de Nicaragua sabe que toda esperanza de que las elecciones del 7 de noviembre sean libres se ha evaporado y con la decisión del régimen de quitar la personería jurídica a los partidos opositores “las elecciones del domingo han perdido toda credibilidad, subrayó.

La OEA “debe seguir trabajando para asegurar que haya consecuencias a hacer caso omiso a las resoluciones, señaló el embajador Freden. “Estados Unidos seguirá usando los medios diplomáticos a su disposición para apoyar la mayor libertad, de rendición de cuentas y elecciones libres y justas. Daniel Ortega y Rosario Murillo no tienen el consentimiento del pueblo nicaragüense para convertir a Nicaragua en una dictadura de un solo partido, agregó.

Por su parte, el representante de Canadá, Hugh Adsett, llamó a los Estados miembros de la OEA a “no guardar silencio ante las graves violaciones a los derechos humanos en Nicaragua. “El evento que está por realizarse el 7 de noviembre es una parodia de elecciones.

“Nosotros como organización debemos reflexionar sobre la forma de trabajar con Estados que pondrían en peligro los principios democráticos que están en la base de la OEA, agregó el embajador canadiense.

Adsett adelantó además que, ante la falta de condiciones electorales en Nicaragua, los resultados de la votación serán “ilegítimos”. Por tanto, “Canadá invita a los Estados miembros a oponerse al régimen de Ortega y su desdén por los valores interamericanos.

El embajador de Uruguay, Manuel Juan Washington Abdala, lamentó que la capacidad de acción de la comunidad internacional sea limitada. “Es muy poquito lo que podemos hacer, pero lo mínimo que podemos hacer es levantar nuestra voz, reclamar, tener conciencia a nivel de la comunidad internacional e insistir y no doblegarnos porque el dictador lo que va a procurar es la eternización.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Política

Share via
Send this to a friend