Política

Carlos F. Chamorro: “El objetivo era capturarme” y “silenciarme”

El régimen de Daniel Ortega intenta silenciar a la prensa independiente y "no hay garantías de seguridad", afirma Chamorro quien salió del país

El director de CONFIDENCIAL y Esta Semana, Carlos Fernando Chamorro, salió de Nicaragua para resguardar su integridad física y la de su esposa Desirée Elizondo. Chamorro relató cómo el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo intenta silenciar, mediante la fuerza bruta, a las voces que le adversan. Voces de periodistas independientes, empresarios o líderes políticos, que en las últimas tres semanas se han enfrentado a una mayor escalada de represión en el país.

La decisión de Chamorro de salir de Nicaragua se conoció tras el allanamiento en su vivienda en Mangua, el cual fue realizado de facto. Entre 30 y 50 oficiales de la Policía revisaron el inmueble sin orden judicial y, luego de cuatro horas, se marcharon sin dejar una copia del acta de allanamiento. También interrogaron a las tres personas que se encontraban en el lugar y les confiscaron sus teléfonos celulares. “El objetivo era capturarme, detener un periodista, secuestrarlo y silenciarlo”, explicó Chamorro.

En esta entrevista con la periodista Cindy Regidor, del programa Esta Noche, Chamorro señaló que hasta el momento no tiene claridad sobre los delitos por los que la Policía llegó a capturarlo, pero “presumo que después van a inventar algún delito”. Sostuvo que eso es lo que ha ocurrido en las últimas tres semanas en las que el régimen ha capturado a 20 líderes opositores, empresarios y periodistas.

¿Carlos Fernando, qué fue lo que pasó anoche en su casa en Managua?       

Llegó una tropa de policías antimotines, entre 30 y 50. Me llegaron a buscar a mí, el objetivo era capturarme, detener un periodista, secuestrarlo, silenciarlo.

Y quiero primero expresar mi condena por el secuestro del cronista de deportivo y bloguero, Miguel Mendoza. Miguel Mendoza ha sido capturado injustamente, ha sido secuestrado por hacer periodismo, por hacer periodismo deportivo y por opinar, por ejercer el derecho a la libertad de expresión en las redes sociales; y también condenó la captura de nuestro colega y hermano, Miguel Mora, periodista, precandidato presidencial, que fue secuestrado el domingo en la noche, de forma bárbara, en su casa, y demandamos que se respete su integridad física, que sean expuestos y que sean liberados, como los otros 19 rehenes electorales que ha capturado la dictadura en las últimas tres semanas, y los más de 120 presos políticos que hay en Nicaragua.

En Nicaragua no debe haber ningún preso político,  ni líderes políticos, ni activistas cívicos, y tampoco periodistas, ni sacerdotes, ni empresarios (detenidos). Los nicaragüenses estamos demandando libertad, elecciones libres, y los periodistas queremos ejercer nuestro oficio, queremos ejercer la libertad de prensa, y que los ciudadanos ejerzan también, con todo derecho, la libertad de expresión.

¿Tiene usted más elementos de las razones del allanamiento? ¿Hubo algún tipo de interrogatorio, intimidación, algunas pistas que le hayan dado a las personas que se encontraban dentro de la casa?

Lo único que conozco es que los policías que allanaron mi casa no tenían ninguna orden judicial, tampoco invocaron ninguna ley, tampoco invocaron alguna clase de motivo. Simplemente llegaron a capturar a un periodista y a su esposa, en eso consistió el objetivo de este allanamiento, en primera instancia. Yo no me encontraba en mi casa. En mi casa estaba mi cuñada Amelia Elizondo y nuestra trabajadora doméstica, Amparo Castillo, y un guarda de seguridad, que fue dominado desde que entró la tropa de la Policía, y ambas les interrogaron en relación a mi persona.

Y yo creo que aquí estamos ante una sociedad, ante un Gobierno sin ley, donde los policías, que son servidores públicos, y yo quiero reconocer de que varios, muchos de los policías que participaron en este allanamiento se comportaron de manera correcta, ellos estaban cumpliendo órdenes, y las órdenes las ha dictado el jefe supremo de la Policía Nacional, es Daniel Ortega el responsable de estas actuaciones de la Policía al margen de la ley, no son los servidores públicos. Los policías, es cierto, hay algunos policías represivos, hay algunos policías ideologizados que se han sometido a este esquema político partidario, pero hay servidores públicos en la Policía, hay que reconocerlo, hay que respetarlo. Los que dan las órdenes de ejecutar estos allanamientos, estas capturas, están en El Carmen, no son los policías que están participando en estas operaciones.

Entonces, ellos llegaron a buscarme a mí, no me encontraron;  realizaron una serie de incautaciones, revisaron toda la casa, revisaron todos los cuartos; despojaron a mi cuñada y a mi trabajadora doméstica de sus teléfonos celulares, no se los devolvieron; les hicieron una serie de interrogatorios en relación con eso, con mi paradero. Estas personas no son responsables de mis decisiones como periodista,  yo decidí poner en resguardo mi integridad física, mi libertad y la de mi esposa, ante el hecho inminente de que se podía llevar a cabo una acción de este tipo. Bueno, al final incautaron una serie de bienes, una serie de documentos, de los cuales yo no tengo conocimiento, porque aunque hicieron que mi cuñada firmara el acta, no dejaron una copia del acta.

Me llegaron a capturar, y presumo yo que después van a inventar, otra vez la maquinaria del Gobierno, de la Fiscalía y el sistema judicial, inventar algún delito criminal, hasta hoy no lo han hecho público. Simplemente, el Gobierno de Daniel Ortega sigue reprimiendo a la prensa independiente de manera de facto, por la fuerza bruta, igual que allanaron la Redacción de CONFIDENCIAL en diciembre de 2018, igual que la confiscaron; igual que el 20 de mayo, hace poco más de un mes volvieron a asaltar la redacción de CONFIDENCIAL. Nunca presentaron una orden judicial ni una sola justificación legal.

Carlos Fernando Chamorro salió de nicaragua
Carlos Fernando Chamorro, junto a su esposa Desirée Elizondo, salieron del país por segunda vez. Foto: Archivo | Confidencial

No hubo orden judicial ni tampoco un comunicado oficial de parte de la Policía, como sí ha habido en otros casos recientes de detenciones y allanamientos. ¿A qué atribuye esa falta documentación oficial en su caso en particular?

No puedo hacer conjeturas, no puedo especular, yo solo me remito a los hechos. Nosotros hemos sido asaltados en dos ocasiones, nuestro medio de comunicación, por la fuerza bruta, sin presentar nunca una justificación, y ahí están las pruebas en la Corte Suprema de Justicia que presentó CONFIDENCIAL y Esta Semana, las empresas productoras de estos medios de comunicación, ahí tiene las pruebas la Corte, y la Corte nunca falló,  ni la Fiscalía investigó esos asaltos;  ni tampoco investigaron el asalto del 20 de mayo. Y este otro asalto, yo pregunto, ¿va a investigar la Fiscalía a la Policía, que llegó a ejecutar órdenes del dictador Ortega para capturar a un periodista? Yo presumo que no.

El hecho de que hasta este momento no hayan fabricado cuáles son los delitos criminales que me pretenden imputar, bueno, yo no tengo ninguna garantía, nadie en Nicaragua tiene ninguna garantía de su seguridad ni tampoco el Estado de derecho, estamos desprotegidos, estamos en la indefensión total, mañana pueden inventar,  fabricar cualquier cosa.

Y quiero decir que ya, no solamente la propaganda oficial…  el Gobierno de Ortega, en una comunicación que hace unos diez  días envió a las distintas embajadas representadas en Nicaragua y a los Gobiernos del mundo, hace una acusación en la que me condena anticipadamente, y dice anticipadamente que yo soy corresponsable o responsable de presuntos delitos de lavado de dinero y de corrupción. Repito, los corruptos están en El Carmen. Los periodistas no somos delincuentes y no somos golpistas; los golpistas son los que violaron la Constitución, son los que desmantelaron la democracia en Nicaragua, son los que masacraron al pueblo, y esos crímenes están en la impunidad, y eso es un golpe de Estado, y el responsable del golpe de Estado es el presidente Daniel Ortega que desgobierna Nicaragua.

Porque Ortega también le dio un  golpe de Estado a las leyes de Nicaragua y acabó con las posibilidades de unas elecciones libres, cuando ha encarcelado ya a cinco precandidatos presidenciales; aquí no hay competencia electoral, la eliminó el golpe de Estado Daniel Ortega. Los periodistas hacemos periodismo, documentamos esos hechos. De manera que, si mañana ellos van a fabricar o a imputarme un delito criminal, pues, nosotros vamos a seguir haciendo lo que mejor podemos hacer, que es periodismo.

En estas últimas semanas ya habían desfilado decenas de periodistas por la Fiscalía, que buscaban implicarlos en un presunto caso de lavado de dinero, a algunos de ellos incluso les amenazaron con imputarles delitos, cargos bajo la ley de ciberdelitos; y ahora vemos que además están apresando periodistas y comentaristas bajo la Ley 1055. ¿Cómo interpreta este nuevo ataque contra los periodistas?

Estamos ante una acción para intentar aplastar la libertad de prensa y la libertad de expresión, pero hay que recordar que esto se viene haciendo sin esas leyes: a Ángel Gahona lo mataron sin ley; a Miguel Mora y a Lucía Pineda, bueno a Miguel ahora dos veces preso, los llevaron a la cárcel y les inventaron presuntos delitos de instigación al odio y terrorismo, y estuvieron más de seis meses en la cárcel de manera completamente injusta; y las oficinas de CONFIDENCIAL y 100% Noticias fueron allanadas por las vías de hecho, robadas y confiscadas, sin ley. Ahora inventaron la ley de ciberdelitos para intimidar a la población.

Yo hago un llamado a los trabajadores del sector público, no solamente de la Salud, de la Educación, del sector económico, de todos los sectores del área del Estado, incluyendo a la Policía y el Ejército, a que hagan valer sus derechos como servidores públicos, a que hagan valer sus derechos ejerciendo la libertad de expresión, y a los ciudadanos también. Es verdad, ahí está esa ley y hoy está preso injustamente Miguel Mendoza, pero creo que es más importante mantener viva esta llama de libertad de prensa y de libertad de expresión. No pueden encarcelar a todo un país, no pueden encarcelar a todas las personas que se expresan con la bandera azul y blanco, que se expresan a través de las redes sociales.

El periodismo está en la mira de la dictadura, y los periodistas tenemos la responsabilidad de resistir con dignidad, de hacer nuestro trabajo. Ahí está esa ley, llamada de “Ciberdelitos”, está la otra ley, llamada de “defensa de la soberanía”, en la que le quieren imputar ahora también a un periodista, a dos, a Miguel Mora, a Miguel Mendoza, estos presuntos delitos de conspiración y traición a la patria.  Si aquí lo únicos vendepatria son los que firmaron y promovieron la “ley Ortega-Wang”, esa ley que sigue amenazando con despojar a los campesinos de sus tierras; pero hacer periodismo no es traicionar a la patria, informar la verdad, apegarse a la verdad, no revelar nuestras fuentes, a pesar de los interrogatorios de la Fiscalía. Bueno, ese es nuestro fuero de conciencia como periodistas, por eso es que la población tiene confianza en la prensa independiente, y nosotros no podemos fallar a ese compromiso sagrado, a pesar de que existan esas leyes, a pesar de que existan esas amenazas.

nuevo allanamiento confidencial, Segundo asalto al estudio de Esta Semana
Allanamiento de los estudios de Esta Semana y Esta Noche. Foto: Nayira Valenzuela | Confidencial

Algunas personas mencionan  un posible apagón de voces críticas en Nicaragua ante los ataques tan feroces del régimen en las últimas semanas. ¿Teme usted que eso suceda?

Yo creo que hay un riesgo y es preocupante que ante esta embestida represiva, que es indiscriminada, porque también hay empresarios presos y perseguidos, y hay sacerdotes en el exilio, como monseñor Báez, que debería de regresar a Nicaragua; por lo cual en Nicaragua necesitamos que regrese la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas; necesitamos un veedor de nuestros derechos para que el pueblo pueda expresarse en libertad, y  para que puedan regresar también exiliados.

Y ante esta situación de amenaza e intimidación, yo lo he visto como periodista, algunas fuentes, y yo tengo que respetar las decisiones de cada persona, mi padre nos dejó ese legado, que ayuda también a medir nuestros pasos, a sopesar nuestro miedo, y al mismo tiempo a balancear nuestras decisiones para no paralizarnos ante el miedo, cada quien es dueño de su propio miedo, cada quien tiene que asumir su responsabilidad en relación a esto. Pero aquí estamos hablando de derechos elementales, constitucionales, de libertad de expresión y libertad de prensa, por lo tanto existe ese riesgo.

Yo espero de que lograremos sobreponernos al miedo, que lograremos sobreponernos ante estas amenazas, y que las personas que tienen derecho de opinar, lo van a seguir haciendo, y que las fuentes informativas también van a seguir brindando información; el sector público no lo puede hacer de manera abierta, pero también hay muchas fuentes del sector público que han colaborado con la prensa independiente, por eso es que conocemos muchos casos de corrupción que se han dado en el país.

¿Qué es lo que ocurre? Las amenazas ahora son mayores, la intimidación es mayor. Pero bueno, esto nos pone a prueba a todos. Yo lo que sostengo es que en Nicaragua el cambio empieza en el momento en que nosotros logremos dominar el miedo, que logremos lidiar con el miedo sin paralizarnos, sin deshumanizarnos, sin dejar de ejercer nuestros derechos elementales de informar, y de opinar, y por lo tanto, yo creo, y espero que no se produzca ese apagón informativo, como han dicho, como han alertado algunos colegas,  algunos compañeros con un sentido genuino de preocupación. Yo soy muy optimista, yo creo que la prensa independiente va a prevalecer.

¿Cómo está usted? ¿Cómo está su esposa Desirée? ¿Cómo está el equipo de CONFIDENCIAL, a pesar de que su integridad física está intacta, hay un ultraje hacia su persona, y también hacia el equipo periodístico que usted dirige?

Nosotros estamos bien, estamos en una condición de seguridad…, nos hemos visto obligados a protegernos para poder seguir haciendo periodismo, y yo apelo a que mis compañeros también podrán seguir haciendo nuestra labor. Repito, nosotros no somos delincuentes, somos periodistas,  y creo que el periodismo es una función imprescindible en la sociedad, y mucho más aún en momentos de crisis.

El régimen tiene que reconocer que, a pesar de lo que ha hecho en los años anteriores: a pesar de los cierres, a pesar de la censura, a pesar de los robos, de las confiscaciones, el periodismo no lo ha podido confiscar y no lo va a poder confiscar, no pueden matar las ideas; y por lo tanto los periodistas tenemos que cuidarnos, tenemos que preservar, en primer lugar, nuestra libertad, nuestra integridad física, para poder seguir haciendo nuestra labor.

Sí, estamos en una situación de riesgo, todos estamos en la indefensión, por eso digo necesitamos que en Nicaragua nos visite la prensa internacional;  necesitamos que vengan las comisiones internacionales de derechos humanos; necesitamos que los líderes de la Iglesia católica, que también son los primeros defensores de la vida y de los derechos humanos, participen activamente en este esfuerzo por preservar el derecho de los periodistas a contar la verdad.

Y yo exhorto a mis colegas, exhorto también a los líderes religiosos, a los líderes empresariales,  a que no cedamos a esta embestida, a esta intimidación, y que los periodistas sigamos haciendo periodismo.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Política

Share via
Send this to a friend