Opinion

Xiomara Castro: ¿De primera dama derrocada a presidenta?

El caso de Xiomara Castro, esposa de Mel Zelaya, candidata a la presidencia en Honduras el 28 de noviembre

En la nota de Europapress Internacional del 7 de julio de 2009 se consignaba la irrupción política de la entonces primera dama de Honduras, Xiomara Castro “de Zelaya” (como se acostumbra nombrar a las mujeres casadas en Centroamérica), liderando masivas protestas en rechazo al golpe de Estado del 28 de junio de 2009, que sacó en pijamas a su esposo, el presidente Mel Zelaya desde Honduras, hacia Costa Rica primero, pasando por Nicaragua y otros países.

Mel Zelaya, un conservador electo presidente de Honduras en 2005 y un poderoso empresario maderero, fue acusado por la oligarquía hondureña, de querer someter a Honduras a un vasallaje político a través del andamiaje del Alba, la “internacional” financiera populista de Hugo Chávez.

Era curioso en aquellos días, ver a Zelaya discursear desde Managua contra los golpistas, mientras su esposa se multiplicaba enfrentando en las calles incluso al ejército, en jornadas que dejaron al menos dos personas muertas en esos choques.

Y mal que bien, Xiomara Castro ha tenido que esperar estos largos 12 años, porque no se cumplió la promesa del entonces poderoso presidente venezolano, Hugo Chávez, de derrocar al golpista “Micheleti, Peleleti, Gafetti o Gorileti” si este era juramentado como presidente. Con el visto bueno de la jerarquía católica, evangélica, de la gran empresa privada y del Ejército hondureños, Micheletti fue juramentado y pasó más a las penas que a las glorias desde entonces. Le sucedieron en el cargo Porfirio Lobo y Juan Orlando Hernández, que se reeligió con maniobras anticonstitucionales y fraude electoral. Es irónico, puesto que una de las justificaciones del golpe de Estado contra Zelaya, era su supuesta decisión de reelegirse contra los articulados escritos en piedra” constitucionales que lo prohibían.

Hoy, Xiomara Castro tiene altas posibilidades de ser la primera mujer en ganar la presidencia de Honduras en las elecciones generales del próximo 28 de noviembre de 2021, con lo que Mel Zelaya pasaría a ser “el primer caballero” de la República. Un primer caballero muy amigo y muy agradecido con el régimen de Managua, por cierto.

Las elecciones del 28 de noviembre

No hay que dar muchas vueltas para afirmar que Honduras ha tenido su calvario de atraso, violencia social, corrupción, penetración del narco, estos 12 años post golpe de Estado. De hecho, ya era catalogado como el país más violento del mundo, sin una guerra como tal. Precisamente contra ese lastre apunta la nueva alianza electoral liderada por Xiomara Castro, del Partido “Libertad y Refundación” (LIBRE), y por Salvador Nasralla, del Partido “Salvador de Honduras”. Es el tercer intento de Xiomara compitiendo por la presidencia. Conste, LIBRE es el partido fundado por su esposo, Mel Zelaya.

¿Contra quién compite Xiomara? El principal competidor de la fórmula LIBRE-Salvador de Honduras, es el oficialista Partido Nacional, que presenta de candidato a Nasry J. Asfura Zablah, de ascendencia palestina y actual alcalde de Tegucigalpa, al que los hondureños llaman “Tito Asfura” o bien “Papi a la orden”.

“Papi a la orden”, según encuestas, es el favorito para las próximas elecciones, sin perjuicio que es casi un profesional acusado de todo tipo de delito de corrupción y lavado de dinero. Una de las acusaciones que ha tenido que afrontar Asfura, es la desviación del equivalente a un poco más del millón de dólares desde cuentas de la municipalidad que regenta por dos períodos consecutivos, a cuentas personales y de terceros, de acuerdo con una investigación realizada por la Unidad Fiscal Especializada Contra Redes de Corrupción (UFERCO) del Ministerio Público; con sus conexos de delitos de abuso de autoridad, uso de documentos falsos, malversación de caudales públicos, fraude, lavado de activos entre otros. Recientemente se ha revelado, en el escándalo de los “Pandora Papers”, que Asfura fue accionista mayoritario de una sociedad offshore en Panamá que luego terminó en manos de miembros de la prominente familia Atala Faraj, dueña del grupo financiero FICOHSA. Por algo también se le llama a Asfura, “el papi de la basura”. Los hondureños estarían eligiendo como presidente de la República a una versión catracha de Alí Babá para cuidar la cueva de los tesoros estatales.

Plan de Gobierno de Xiomara Castro

En alternativa a más de lo mismo, Xiomara Castro puntea algunas metas a lograr si conquista la presidencia de la República. De manera provocativa, llama a su Plan de Gobierno: “Para la refundación de la patria y construcción del Estado socialista y democrático”.

El plan de Gobierno de esta alianza, considera al golpe de Estado de 2009, como un parteaguas que ha conducido a Honduras a la debacle del bienestar social del pueblo, la suspensión del Estado de Derecho, a las violaciones intrínsecas de los derechos humanos y a los extremos de corrupción y casi de eutanasia social en los que se ha estado moviendo la sociedad hondureña. El plan califica de agotado el “modelo político de la Constitución de 1982” y plantea que el momento exige “una nueva Constitución“, no solo reformas y parches, sino una Asamblea Constituyente, popular e incluyente.

Es la propuesta de un Estado “socialista y democrático“, dando un paso más progresista al propugnar por “construir la democracia participativa“, superando los límites de la tradicional “democracia representativa” (ver p.6 del Plan). También, de manera audaz, el Plan de Xiomara afirma que ese socialismo de democracia participativa, “se sustenta en la construcción del poder popular, antiautoritario”, y afirma que el Estado “destinará una partida fiscal para la creación, promoción y sustento de todas las formas de organización local y comunitaria con fines sociales, y destinará esfuerzos para volverlas autosostenibles y dotarlas de autonomía eficaz”. Es una potente toma de posición.

Así que, así de fácil, a pesar de la debacle populista en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y de la retractación cubana sobre su propio modelo, Xiomara promete instaurar en Honduras ese “socialismo democrático y antiautoritario”, incrementar la inversión extranjera directa, gestionar con organismos internacionales una Comisión Internacional Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (CICIH), convocar a una consulta popular para establecer una Asamblea Nacional Constituyente, defender los derechos de las mujeres, derogar la antinacional Ley de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDES), crear 200 000 empleos en sus primeros 100 días de Gobierno. También habla de la reforestación masiva del país, derogar la Ley de Secretos Oficiales, Ley del Congreso, revisar el Estatuto del Docente y hacer justicia por el crimen contra la ambientalista Berta Cáceres. Promete establecer relaciones comerciales con la República Popular de China, revisar los contratos de energía y las exoneraciones que no generan beneficios, entre otros.

Un aspecto relevante en el plan de Gobierno de LIBRE, es el de género, igualdad e inclusión. Hay posiciones de avanzada, considerando el fuerte perfil patriarcal, sexista y discriminatorio y de odio y violencia que han estimulado las oligarquías hondureñas, en contubernio con la Iglesia católica y otras sectas cristianas. También Xiomara es audaz al plantear reivindicaciones humanas en los temas de sexualidad, identidad sexual, embarazos, paridad de género y en el apoyo a la píldora anticonceptiva de emergencia, tan necesaria en casos de violaciones, abusos sexuales o casos de adolescentes no informados ni educados en temas sexuales. Desafortunadamente, hay pocas líneas sobre los temas de propiedad de los medios de producción, especialmente de la tierra, en el caso de las mujeres, así como en los temas de empleo y formación laboral.

Aun tomando en cuenta que Xiomara Castro de alguna manera está reflejando la evolución política e ideológica de Mel Zelaya, no debe dejar de mencionarse su actitud francamente audaz, más bien… provocadora, sobre levantar la bandera de un cambio estructural y cultural, realmente de profundidad, en la política de su país.

Pero lo audaz no le quita lo prudente: el programa de hecho, no menciona ninguna medida específica que tenga que ver con la autonomía relativa con las que las Fuerzas Armadas hondureñas se han venido perfilando en estos 12 años posgolpistas. Tímidamente, se menciona el principio de separación de funciones entre las acciones policiales a lo interno y el papel del Ejército en el resguardo y defensa de la soberanía territorial. Igualmente, se menciona de pasada el tema de la integración regional centroamericana (no menciona al SICA, en crisis existencial y desde hace meses sin secretario general) y solamente se mencionan a los íconos de Bolívar y Morazán. No se referencian ni Sandino ni Martí, como se estila en ciertos clubes “socialistas” y “antiimperialistas” latinoamericanos.

De ganar Xiomara la presidencia de Honduras (de primera dama derrocada a la primera mujer presidenta en su país) y, de poder mantenerse y llevar a cabo semejantes tareas, verdaderamente, será la primera mujer en generar desde el poder una revolución estructural y cultural sin precedentes en la región centroamericana. A diferencia de Violeta Chamorro (Nicaragua), Laura Chinchilla (Costa Rica), Mireya Moscoso (Panamá), Roxana Baldetti (Guatemala) no suena, ni parece, 12 años después del madrugonazo de los Goriletti, la ama de casa bonachona ni la esposa de ningún don. Se habrá ganado su espacio por ella misma. Esperemos que las oligarquías y mafias hondureñas no quieran sacarla en pijamas expatriada de su propio país, como hicieron con Mel Zelaya. Ya el pueblo hondureño sí que no permitirá más de lo mismo.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend