Opinion

Tecnologías, medios y subsistencia

Los periodistas utilizan las tecnologías por motivos de supervivencia. En Nicaragua resulta más apremiante

Yeltzing, creo responder de esta manera

algunas de tus inquietuudes.

1. Se ha vuelto un lugar común que periodistas, estudiantes de comunicación o periodismo, y demás personas, subrayen la importancia de los recursos tecnológicos. Desde tiempos inmemoriales la tecnología fue incorporada en los procesos de comunicación. A mediados de la década del noventa del siglo pasado se produjo un cambio de magnitud copernicana. Por vez primera en la historia de la humanidad, sonido, texto e imagen, circulaban por un mismo canal y a velocidad de la luz. Internet marcó un antes y un después. Participábamos de un cambio civilizatorio. Ciertos despistados creen que basta con desarrollar destrezas y habilidades. Sin una vasta cultura de nada serviría recurrir a toda la parafernalia tecnológica.

2. Me divertía ver a mis alumnos reírse de mí a carcajadas, trastabillaba al montar mis exposiciones en PowerPoint. Me masacraban. Terminada la burla, con sarcasmo les decía que les regalaba la exposición. Adquirían conciencia que no solo era cuestión de habilidades, debían conocer los temas que querían desarrollar y apoyarse en la bibliografía existente. Agregaba que las tecnologías incidían en las imágenes transmitidas por la televisión: resignificaban el lenguaje. Entre la versión original y lo recibido por las audiencias, hay un mundo de por medio. Daniel J. Boorstin, fue uno de los primeros estudiosos de este fenómeno. Acuñó el término de seudo-acontecimiento, anticipándose por mucho a Jacques Braudillard y Guy Debord.

3. Los especialistas insistían en no confundir los aparatos de difusión de masas con la comunicación. Se trataba de procesos en cuyos extremos había personas que codificaban y decodificaban mensajes. Todo cambió con la revolución científico-técnica de finales del siglo pasado. Una mudanza estupenda. Suponía aceptar como válida la expresión de Marshall McLuhan: “El medio es el mensaje”. El canadiense demostró la influencia de los artefactos sobre la forma en que los receptores recibían el mensaje. El filósofo hispano-colombiano Jesús Martín Barbero, se cuidó en decir que los medios eran mediaciones. Las nuevas tecnologías no habían explosionado. Su desarrollo vertiginoso cambió por completo el paisaje de la comunicación.

4. Las Tecnologías de la Comunicación y la Información (TICs), implicaron un vuelco de ciento ochenta grados. Su abaratamiento, alcance planetario y carácter lúdico, provocaron que internet y las redes, rejerarquizaran el uso de los dispositivos mediáticos. Prensa, radio y televisión tuvieron que enchufarse a las redes. No tenían alternativa. El teléfono móvil pasó a ser la terminal más codiciada. El impacto de las TICs resulta persistente. Ocupan la centralidad de la comunicación. La integración y convergencia de los satélites, con la electrónica y medios tradicionales, produjo la primera generación de dispositivos que demandan conocimientos para su uso. Los jóvenes han desarrollado destrezas y habilidades extraordinarias en su utilización.

5. Las tecnologías alcanzaban la primacía anhelada, millones de personas comenzaron a disputar a los periodistas el lugar cimero que históricamente habían ocupado. La profesión se vio perturbada. La prensa vive los embates tecnológicos. Por las redes transitan todos los días millones de informaciones generadas por personas ajenas al periodismo. En poco tiempo pasaron a ser fuentes ineludibles. Las redes no solo son dispositivos para aproximar a las personas y generar amistades. El escándalo en las elecciones de Estados Unidos (2016), dejó claro que van más allá de ser simples plataformas digitales. Sus dueños aceptaron a regañadientes, que se trataba de canales de información privilegiados. Solo Facebook llega casi a 3 mil millones de personas.

6. Esta nueva ecología produjo una simbiosis entre redes y medios. La prensa tuvo que buscar opciones para subsistir. El alivio llegó con la decisión adoptada por algunos Gobiernos —se espera que se haga extensiva hacia otros países— que por ley ordenaron a las tecnológicas a pagar por el uso de la información tomada de los medios. En un intercambio fructífero los medios se asisten de las redes, si no lo hicieran no tendrían oportunidad de llegar a la cantidad de personas que los ven, leen y escuchan. En Nicaragua medios nacidos al amparo de las redes, siguen expandiéndose. Muchas de estas nuevas expresiones se han convertido en referentes informativos. Otros pugnan por conseguirlo. No les queda otro camino.

7. Las redes continúan imponiéndose, estamos en tránsito y consolidación de nuevas formas de comunicación. Su utilización sigue multiplicándose. Los periodistas deben ser los primeros en reinventarse y reinventar la profesión. Si no lo hacen corren el riesgo de desaparecer. Su existencia resulta apremiante. Son los llamados a ejercer la función contralora de las redes, para contener tantas mentiras y las medias verdades que difunden. Asistimos al nacimiento de las llamadas guerrillas mediáticas. La explosión de los blogs causó escozor en The New York Times. Los gobiernos buscan por su parte una tapadera para evitar el incordio que supone su existencia. Para contenerlas aparecerán nuevas formas de censura. Algo evidente en Nicaragua.

8. Por razones de subsistencia, medios de alcance nacional e internacional, se vieron impulsados por cobrar a quienes acceden a sus nichos. La tendencia es la desaparición de la gratuidad. Los servicios de televisión por suscripción dieron la pauta. Son pagados. El panorama se ve agravado por la crisis sociopolítica, económica y sanitaria. Unos reciben el chorro de publicidad gubernamental, otros requieren ayuda con el propósito de volverse autofinanciables. Su lucha es por sobrevivir. Durante los últimos años los empresarios venían a la carga. Decidieron incidir o mediatizar las políticas informativas y editoriales de los medios. Sus intromisiones son una copia fiel de los intentos políticos por someter los medios a sus intereses partidarios.

9. Los periodistas utilizan las tecnologías por motivos de supervivencia. En Nicaragua resulta más apremiante. Una población mayoritariamente joven permanece durante horas conectada a las redes. Las utilizan con fruición, pasan pegados sin asomos de cansancio. Investigaciones realizadas durante los últimos años dan cuenta de este fenómeno. La experiencia indica que se vuelve ineludible asistirse de las tecnologías para ganarse la mente y corazones de las personas. Una batalla que se libra desde 2018. La juventud nicaragüense prefiere conectarse a través del teléfono y no de las computadoras. Solo basta atenerse al número de móviles existentes en el país (más de 8 millones, 2.5 inteligentes), para no seguir dando palos de ciego.

10. Miembros de Nicaragua investiga, alaban las libertades que garantizan las redes. Exaltan las ventajas que ofrecen para gozar de cierta autonomía. YouTube les permite escapar de las presiones de los empresarios. Afirmaron que poseen “la libertad de crear contenido sin ataduras a intereses económicos con empresarios”, un riesgo cada vez que tenían que “pactar publicidad con empresas privadas”. Nicaragua investiga alcanzó el número de usuarios suficientes (más de quinientos mil), para obtener ingresos y operar con cierta solvencia y libertad. Las redes tienen una potenciación formidable. Empresarios y dueños de medios muchas veces rehacen los artículos y reportajes de los periodistas. En otros momentos los inhiben de abordar ciertos temas.

11. Las TICs permiten a los periodistas cumplir el sueño de disponer de sus propios dispositivos. Evitan hipotecar su independencia frente a imposiciones políticas y económicas. Iguales privilegios ofrecen a los usuarios. El éxito alcanzado por Nicaragua investiga obedece a mostrarse consecuentes con su lema: Vigilamos al poder. Deseo compartido por la mayoría de los nicaragüenses. Los medios a veces hacen concesiones onerosas a políticos y anunciantes. Después se percatan que no debieron renunciar a su independencia y autonomía relativas. ¿Cuánta será la incidencia de los periodistas a través de las redes, para que fuesen llamados a declarar por la Fiscalía? Deben tenerla porque de lo contrario no estuviesen siendo interpelados.

12. La clase política, empresarios, religiosos, intelectuales, etc., encontraron en las redes la manera de saltarse el escrutinio público. Mientras el prestigio de los periodistas persista, lectores y audiencias buscarán las valoraciones que ellos hacen sobre los acontecimientos más sensibles. Los periodistas son conscientes que su activo más importante es la credibilidad. Su éxito estriba en que sus informaciones y opiniones resulten fiables. Al ser llamados a la Fiscalía, los grandes ganadores son los periodistas. Es bastante improbable que las acusaciones por lavado de dinero resulten creíbles. Los donantes dieron la cara. La plata recibida no proviene del narcotráfico. Esto supone que las razones por las que se les interroga son otras. Se van conociendo.

13. Allanamientos, detenciones y juicios contra periodistas, ratifican que algo anda mal en Nicaragua. En medio de un cotejo electoral, la decisión de imponer casa por cárcel a Cristiana Chamorro Barrios, por la ayuda brindada y el apoyo decidido recibido de parte de diversas personalidades, para impartir cursos y seminarios orientados al fortalecimiento del periodismo nacional, fue condenada por buena parte de la sociedad nicaragüense y la comunidad internacional. Se trata de la figura opositora de mayor aceptación popular, según encuestas realizadas por la firma internacional Cid-Gallup. ¿A qué razones atribuir que las acusaciones contra Cristiana naveguen en un mar de sospechas? ¿Continuarán los gobernantes vetando candidaturas?

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Opinion

Share via
Send this to a friend