Opinion

Paradójico: silencio informático en este tiempo

Por las buenas relaciones con la dictadura, RT y TeleSur prefirieron callar y no tener que mencionar, ni superficialmente, lo que ocurre en Nicaragua

Silenciar una información por cálculo político, es el resultado de una política de carácter internacional, sectaria, intolerante, de doble vía y circula tanto por la izquierda como por la derecha.

Cada quien por su lado pretende tener un buen recurso en el silencio para justificar su versión sobre una realidad determinada o para ocultar los hechos que no le agradan.

¿Se actúa de esa manera quizá pensando que nadie sospechará su falta de razón e inutilidad, dada la existencia de otros informadores con su respectiva visión de esa misma realidad que se pretende ocultar?

Pensar eso, sería como pensar que basta proclamar su versión de una realidad para que le considere poseedor de la verdad.  En definitiva, sería autoengañarse.

Solo individualmente el periodismo sectario puede cambiar, porque no faltará quien desee escapar de sufrir de lo mismo, aceptando el reto de salirse un poco del rebaño, lo que al menos podría servirle un indicio de que se puede ser capaz de rectificar y de practicar la autocrítica.

Mientras tanto, que hay sectarismo en el periodismo mundial lo hay, es de gran calibre y se ejerce todos los días que tiene el año, sin desperdiciar el día extra que tiene febrero en los años bisiestos.

Lo practican los medios de comunicación que son oficialmente parte de la estructura de todo sistema político social; otros medios lo son por afinidad ideológica, por fidelidad al sistema o pueden ser defensores sin proponérselo, de modo espontáneo.

Eso es así, no por causa de alguna maldición divina o profana, sino porque en el mundo las sociedades están divididas en clases en condiciones de vida contradictorias, y donde grupos minoritarios controlan el poder político del Estado en cada país.

A su vez, los Estados crean sus respectivas geopolíticas, y las geopolíticas agresivas de los grandes países no han culminado en otra guerra mundial, como ya hubo dos en el siglo pasado, solo por los contrapesos que se hacen mutuamente.

II

Sin embargo, dentro de ese contexto hay guerras en pequeño y por regiones, y para justificarlas o combatirlas en cada país transcurre la existencia y el desempeño ideológico de los grandes, medianos y pequeños medios de comunicación de todo el mundo.

Es su guerra ideológica, y actúan como las voces públicas de los grandes intereses nacionales en disputa con otros intereses nacionales, no importa si lo hacen sacrificando la verdad y convirtiendo en objetos de engaño a los pueblos.  A los habitantes de cada país, los que ven como soldados a ser neutralizados en sus batallas ideológicas.

No vamos a exponer, menos a analizar, acerca de cómo nacen y funcionan los instrumentos técnicos de la información en el mundo actual, sino a señalar casos muy concretos de algunos medios de comunicación internacionales que, por supuesto, no son los más grandes ni los peores, pero nos son más familiares.

III

Para mi objetivo de hoy, basta con el ejemplo de lo que sucedió en unas de las ediciones noticiosas de dos canales de televisión el 15 de septiembre recién pasado, día de la efeméride de la independencia formal de Centroamérica.

No podemos hacer referencia a toda la información sectaria y las motivaciones de los grandes medios internacionales que sirven de modelo y –a veces— de orientadores de los medios nacionales y regionales. Y de los medios nicaragüenses, no se puede hablar si no como sobrevivientes a la persecución y a la represión dictatorial.

Veamos el caso de Rusia Today (más conocida como la RT) y de TeleSUR La Voz de América Latina:

RT, ese día mencionado, dos presentadores acompañados de gráficas estadísticas, comentaron la independencia centroamericana, pero reduciéndola solo a Guatemala, El Salvador y Honduras, para cuyas etnias originarias y la población mestiza pobre, poco o nada ha cambiado doscientos años después.

TeleSUR, en su noticiero de la noche se refirió al mismo tema de la independencia de Centroamérica y cubrió las manifestaciones de los pueblos de cada uno de los mismo tres países del Triángulo Norte, denunciando a sus oligarquías de ser las continuadoras del colonialismo interno.

Todo lo dicho es cierto y comprobable, sin duda. Pero…. ¿por qué ignoraron a Nicaragua y a Costa Rica? Se puede suponer, que de Costa Rica no dijeron nada por sus mejores condiciones sociopolíticas con respectos a los otros países centroamericanos.

Pero… ¿por qué la omisión de Nicaragua? ¿Será porque Rusia y Venezuela tienen mejores relaciones con Nicaragua?

Ahí está “la madre el cordero”: por las buenas relaciones con la dictadura de nuestro país, prefirieron callar y no tener que mencionar, ni superficialmente, algo de lo que ocurre en Nicaragua y que no pasa ningún otro país centroamericano:

—Primero, los sucesos de abril de 2018 cuyas consecuencias aún se sienten y siguieron sucediendo: decenas de asesinatos, miles de heridos, persecuciones y encarcelamientos.

—Segundo, miles de mujeres y hombres, muchos de ellos con niños, que buscaron y buscan refugio en Costa Rica, huyendo de la cárcel, la muerte o del hambre.

—Tercero, más de treinta ciudadanos de ambos sexos encarcelados desde agosto pasado, por ejercer sus derechos de opinar y hacer actividades políticas electorales, contrarias a la cuarta reelección de Daniel Ortega.

IV

Esa omisión, nada los justifica. Se trata de omitir información por parcialidad política en detrimento de la verdad. Paradójico: por informar la verdad, RT fue objeto de represalia y obligada a inscribirse como agente de un poder extranjero en los Estados Unidos, so pena de no poder seguir operando en ese país.

No fue una reacción gratuita contra RT, sino por sus extraordinarios documentales sobre los lados oscuros y ocultos de la sociedad estadounidense, de la pobreza y la marginación, en el país donde una minoría acumula la mayor parte de la riqueza en de su país y hasta del mundo.

Eso indica, que RT busca la verdad y la divulga cuando quiere y la oculta cuando le conviene, exactamente igual que lo hacen todos los medios de comunicación de este planeta.

En esta ocasión, a los nicaragüenses nos tocó la lotería del silencio, como si nos faltara esa y otras represiones de parte de sus amigos dictadores Ortega y Murillo.

Otra paradoja. Daniel Ortega, les ha creado un problema a sus amigos de RT y TeleSur: recientemente les hizo un ataque ofensivo, grosero, nada diplomático, a los presidentes de México Manuel López Obrador, y al presidente Alberto Fernández de Argentina, calificándolos como “agentes del imperialismo”. El motivo: las observaciones críticas a las medidas políticas de Daniel contra los derechos humanos de sus opositores.

Ahora, estos canales tendrán que definirse: seguir silenciando las barbaridades de su amigo Ortega, o defender a sus amigos López Obrador y Fernández.

Los nicaragüenses opositores de todas las tendencias ideológicas, que además de reprimidos somos ofendidos por el dictador, solo tenemos que decirles a los dos presidentes latinoamericanos… ¡“Bienvenidos al club de los agentes del imperialismo”!

Otras cosas similares las veremos…

Al margen de estas cuartillas

*TeleSur, La Voz de la América Latina, nunca se la presta al pueblo nicaragüense, pues solo transmite la voz del Gobierno de Daniel Ortega…

*Igual que para RT, para TeleSur en Nicaragua no hay presos políticos opositores, solo “agentes del imperialismo” que buscan darle un “golpe Estado” a la “revolución”…

*”No saben” todavía, que en nuestro país hace más de treinta años la revolución dejó de existir y desde hace quince años una malévola caricatura dictatorial la suplantó…

*Los corresponsales de TeleSur y RT en Honduras, El Salvador y Guatemala transmitieron las manifestaciones contra sus oligarquías, paras la cuales fue la independencia de 1821…

*Para los pueblos mestizos e indígenas de Nicaragua también la independencia significa la continuidad de la opresión, el atraso y la pobreza, con el agravante de estar bajo otra dictadura, la cual es invisible para TeleSur y RT

*Por el otro lado, el de la “democracia”, las cadenas informativas internacionales y sus reproductoras, con disciplina guardan silencio sobre los avances de Cuba con sus vacunas antivirus…

*Mejor dicho, guardan medio silencio, porque el resto del tiempo lo destinan a propagar las campañas de los autores estadounidense del bloqueo a Cuba…

*Casualmente, el mismo día 15 de septiembre (¡qué pródigo ha sido este mes!) RT reportó gráficamente desde Cuba la vacunación contra la covid-19 de niños de dos años hasta la adolescencia…

*Y vacunarán a ese del 25% de su población durante un mes y con sus propias vacunas…

*¿Algún medio de comunicación de este lado dijo algo respecto a esa noticia?

*Gardel lo respondió cantando hace más de ochenta años: ”Silencio en la noche, ya todo está en calma, el músculo duerme, la ambición trabaja…”

*El silencio calculado de los medios internacionales; tampoco han dicho nada acerca de que, aunque tarde, la OMS está en proceso de reconocimiento de la efectividad de las vacunas cubanas Soberana 2 y Abdala

*No solo nuestro país sufre el silencio. Mis abuelos decían: “Mal de muchos, es consuelo de tontos”, pero en el mundo actual muchos pueblos saben quiénes y porqué les mienten, y no se consuelan… mejor luchan.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend