Opinion

No era barco, Daniel, era banco…

Daniel ha asumido la tarea extra como borrador de la memoria histórica para actuemos como neo natos desmemoriados

El pasado 19 de julio, escuché por primera vez un discurso completo de Daniel Ortega, en los últimos quince años. Pensé, como otras veces, que no soportaría su cansino estilo y su reciclada retórica, pero esta vez decidí soportarlo, porque quería escucharle algo sobre la situación política nacional, y me equivoqué. Daniel salió con su misma versión, matizada con algunos aspectos autobiográficos, como su providencial encuentro en El Salvador con su “paisano inevitable”, el cardenal Obando, aunque omitió referirse al cuento de la víbora que don Miguel le dedicó cariñosamente durante una campaña electoral.

-o-

Ahora pienso que fue mi culpa el haberme atosigado con más de lo cotidiano: que tenemos una Nicaragua linda, bendecida y siempre libre (pero donde ya no se aguanta vivir tan bonito); que tiene una macro economía en ascenso constante (pero nunca alcanza para los que no siguen sus consignas ni pertenecen al Cosep). Los tres mil quinientos millones de la colaboración venezolana siguen existentes, pero solo en el presupuesto, y no dan para dejar de competir por el primer lugar de pobreza con Haití. Esto último, es demasiado profano para ser explicado en tan magna celebración.

-o-

Daniel ha asumido la tarea extra como borrador de la memoria histórica, compitiendo con el colonialismo cultural de las transnacionales, para actuemos como neo natos desmemoriados. En esa tarea, nos reveló el recién creado heroísmo de su esposa, pues nadie sabía que ella fue la única mujer en Nicaragua que tuvo “casa de seguridad” y la única que anduvo con el Grupo Gradas, recitando su poesía. Pero, al mismo tiempo, nos hizo lamentar su ausencia de Nicaragua durante los bombardeos de los Push han Pull contra los barrios, porque si no… ¡millares de combatientes hubiesen sido protegidos por ella! Pero como estaba en Costa Rica, ni modo… ¡pobres los pobres caídos! Fue cosa de su mala suerte no haber podido contar con su protección.

-o-

Y como Daniel no podía pasarse hablando toda la noche, él tuvo que sintetizar, para lo cual omitió miles de detalles inconvenientes para su labor “desmemoriadora”. Y, por eso mismo, omitió hablar de las causas reales (¡y de muchos riales!), e inventó que sus ex compañeros de guerrilla abandonaron un barco fantasma, para tratar de desmemoriar sobre el hecho de que a él lo abandonaron cuando decidió meterse al banco de las propiedades estatales, después de la derrota electoral del 90. Nadie le abandonó, pues, dentro de ningún barco, sino a la entrada de un banco. Tampoco aclaró a cuál guerrilla se refería, porque esta tuvo muchos frentes en nuestro país, y uno en Costa Rica, en su frontera norte (sur de Nicaragua), pero ninguno en San José.

-o-

La revelación más impactante de Daniel fue haber expuesto ante los ojos y los oídos del mundo la existencia de suficientes recurso materiales y científicos técnicos para terminar con la pobreza y para salvar al planeta, pero que eso no ocurre, porque prefieren invertirlos en las guerras contra países del Medio Oriente, del medio más allá y del medio más acá. En ese emotivo momento de su discurso, imaginé que renunciaría a gastar los ochenta millones de dólares en comprar tanques de guerra para invertirlos en la lucha contra la pobreza. Pero no hubo tal anuncio, ni había que esperarlo, porque él, como “maistro revolucionario”, solo sabe dar lecciones hacia el exterior.

-o-

Pero nada, y si no dijo nada sobre el derroche de recursos en tanques de guerra, tampoco sobre el derroche que tenía frente a sus ojos en los árboles de lata y en otras extra-vagancias de la dueña de la única “casa de seguridad” que aquí hubo en la historia nacional. La vagancia extra que don Daniel pareció no estar dispuesto a satisfacer a su señora, por lo menos en ese momento, fue que anunciara su candidatura a la vicepresidencia. ¿Quedaría satisfecha doña Rosario con ese trueque del elogio público a cambio de la candidatura?

-o-

De toros moros, vacas pintas: para la doña del don, mandar se hace lo mismo con el título de vicepresidente que con cualquier otro título, o sin ningún título oficial, tal como lo hace ahora. Porque eso de mandar, lo hace cualquiera; el asunto es tener la legitimidad y la capacidad para hacerlo. Es saber gobernar, pero eso nadie lo está pensando en El Carmen, sino en seguir mandando como sea y hasta cuándo se lo permitan. El problema es, para empezar, que nadie sabe cuándo habrá elecciones libres, transparentes y honestas y luego poder pensar en alternativas no mesiánicas. Pero, hoy por hoy, ni Roberto Rivas sabe cuándo habrá ese tipo de elecciones, pues a él solo le han ordenado… ¡cómo debe contar los votos!

-o-

Y para cumplir esa orden, Rivas está listo. Los que no dan muestras de estar listos para enfrentar la farsa electoral son algunos líderes de la oposición, ni Luis Almagro se los ha dicho. Más bien parece que ha recibido ninguna orientación desde Washington al respecto. Fingen no saber que, aparte de firmar “tuíteres” solidarios, es magro y sin alma el poder de Almagro.

-o-

Y estando más cerca del más lejano pueblo de Nicaragua para hacer consultas, excitaciones o agitaciones sobre cómo borrar el muro electoral orteguista, ellos prefieren hacer viajes largos a las convenciones republicanas y demócratas. Es decir, andan clonando la ruta de los Adolfo Díaz y Chamorro, ante Trump y ante Hillary. ¿Es que acaso desconocen que son los dueños del complejo industrial-militar, quienes mandarán a él o a ella?

-o-

El colmo, es que don Eduardo Montealegre se puso autobiográfico como el 19 lo estuvo Daniel, y se defendió de los ataques de Bayardo Arce, recordando los consejos de su papá. Eduardo parece no haber llegado a la adultez política, pues en vez de atacar de frente a quienes lo están jodiendo, dice que él “cree” que lo quieren joder. Para don Eduardo el orteguismo no tiene un caudillo, sino una “dirigencia”; y termina haciéndole un “llamado” a esa “alta dirigencia del FSLN” a que rectifique, lo que nunca sucederá… porque esa “dirigencia” no existe.

-o-

Además, en política y entre políticos los consejos o “llamados” a “rectificar” son tan inútiles como ridículos, don Eduardo, porque todos saben lo que quieren. Con ese estilo de hacer política, no solo al margen de la actividad popular, sino con la cortesía decimonónica, llegará el trágico momento en que Daniel podrá establecer por tiempo indefinido su dictadura. Y lo podría hacer de manera tan fácil… ¡que ni siquiera Roberto Rivas le haría falta!

Curiosidades:

  1. De 1896 al 2016, el mercantilismo capitalista ha logrado dar un cambio radical al modo de ganar medallas en los Juegos Olímpicos: en vez de ganarlas en las pistas… las están ganando en los laboratorios y usando, además, trucos políticos.
  2. A propósito de medallas olímpicas, se publicó un recuadro de los primeros 20 países medallistas de la historia, y el lugar 18, por encima de Polonia y Canadá, lo ocupa Cuba, la única de habla hispana en todo el mundo, incluida España. Aun “cayéndose a pedazos”, según la ven sus enemigos, Cuba ha ganado 209 medallas olímpicas, entre ellas 72 de oro.
  3. Los gigantes latinos –Brasil, México, Argentina, Chile— no llegan a tantas medallas, pese a no sufrir embargo imperial, tener más recursos y mayor población. ¿Será que solo para Cuba los “milagros” existen?

Cronología imperial (*)

1963.- 1) En Guatemala, la CIA apoyó el derrocamiento del guardia “psíquicamente inestable” Ydígoras Fuentes, por otro guardia: el coronel Enrique Peralta Azurdia.

2) En Ecuador, Carlos Julio Arosemena, sucesor de Velasco Ibarra, fue derrocado por militares.

3) En la República Dominicana le sucedió lo mismo al presidente Juan Bosh, y detrás de todos esos golpes estuvo la infaltable conspiración norteamericana.

1964.- En enero, durante varios días, en Panamá hubo sangrientos ataques contra los jóvenes que pretendieron colocar su bandera nacional en la entonces irredenta Zona del Canal, en simbólica demostración de que no renunciarían a verla libre del tutelaje gringo. Hubo gran cantidad de muertos y heridos.

(Continuará)

(*) Resumida de Guía del Tercer Mundo-86.

————-


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend