Opinion

#LoMásLeído en la sección de Opinión de Confidencial en 2020

Una selección de los artículos que más leídos en la sección de Opinión de confidencial.com.ni durante 2020

La criminalización de la solidaridad ante la pandemia; las sanciones contra el régimen de Daniel Ortega; el recrudecimiento del estado policial de facto, la parálisis de la oposición, la covid-19, el cambio de Gobierno en Estados Unidos y la crisis del sandinismo son algunos de los temas en los veinte artículos de Opinión que destacaron durante este 2020 en CONFIDENCIAL.

Al concluir este año, te compartimos la selección de los veinte artículos que tuvieron mayor lectura en nuestra sección de Opinión. En 2021, nos seguiremos leyendo y compartiendo y debatiendo.

La prohibición contra monseñor Álvarez atenta contra el derecho a la vida

“La prohibición de una campaña de prevención anunciada por la Diócesis de Matagalpa que encabeza monseñor Rolando Álvarez, es un acto más que negligente y convierte al régimen en el rector de una política que atenta deliberadamente contra la salud y la vida del pueblo de Nicaragua”, afirmó el jurista y maestro en Derechos Humanos, Uriel Pineda, en un artículo publicado en abril sobre la negligencia del régimen Ortega-Murillo ante la pandemia de la covid-19, que aseguró “raya en lo absurdo”.

El mensaje de Ortega: “Quiten las sanciones o hundo a Nicaragua”

“El Gobierno sandinista no está dimensionando de qué manera afectaran a Nicaragua —moros y cristianos— sus decisiones en torno a la pandemia. Ortega y Murillo creen que resguardados como están, la pandemia pasará de largo. Pero no, si el barco se hunde, hasta su familia se irá a pique”, alertó en mayo Vilma Castillo, en un artículo en el que advirtió cómo “los nicas seremos tratados como indeseables porque ningún país querrá arriesgarse a dar entrada a personas que llegan de un país, que ya está siendo calificado —con justa razón— fuente de contagio”.

La “inteligencia” de Ortega para aferrarse al poder

“Antes de la pandemia, las realidades económicas y sociales asfixiaban a empresas y familias, y las perspectivas políticas eran confusas. En el presente, la avalancha de contagios, muerte y zozobra, ha agravado las perspectivas económicas, sociales y políticas para la inmensa mayoría de los nicaragüenses. Es natural que en estas circunstancias predominen la incertidumbre y el aturdimiento”, escribió el economista Enrique Sáenz, en junio.

Encuesta Diálogo Interamericano
Daniel Ortega y el FSLN están en su nivel más bajo de simpatía, según encuesta de Diálogo Interamericano. // Ilustración: Juan García

El derrumbe de Ortega y la parálisis de la oposición

“Paradójicamente, en el momento de mayor debilidad política de Ortega, aferrado a un apoyo del 20% del electorado según las últimas encuestas, cuando su credibilidad se ha derrumbado ante sus partidarios por el manejo negligente de la covid-19, la oposición carece de liderazgo y estrategia para elevar la presión cívica y llenar el vacío de poder”, escribió en agosto nuestro director Carlos F. Chamorro, en una columna en la que aseguró que “la mayoría Azul y Blanco no está pendiente de cómo resuelven sus equilibrios internos los jóvenes, empresarios, sociedad civil, campesinos y partidos políticos en la Coalición; lo que demandan es un movimiento conectado con las privaciones económicas de la población, que le dé respuesta a la crisis y la represión que se vive en las ciudades y en el campo”.

Mis preguntas a los sandinistas en tiempos de pandemia

“En esta pandemia terrible, que se está llevando a nuestros hermanos y hermanas, en muertes súbitas donde ni los podemos acompañar a sus últimas moradas, no puedo dejar de sentir profundo dolor. Me duelen las muertes físicas, pero también el engaño que las ha hecho multiplicarse. Y a eso quiero referirme, al engaño que ha sido una constante de este régimen de Rosario Murillo y Daniel Ortega; ese engaño que nos está enfrentando y causando grandes males a este país. Y la única manera de salir de ese engaño es no negarnos a ver la realidad”, afirmó la escritora Gioconda Belli, en un artículo de opinión, publicado en mayo.

Ideay, si te quedás vos, me quedo yo también

“Ortega, debilitado por su derrota estratégica de 2018, se ve obligado a justificar su falta de política sanitaria, la falta de recursos destinados a aplanar la curva de contagios, la falta de dirección profesional para combatir la epidemia. Y esa justificación injustificable lo deja al descubierto y lo debilita más, al ritmo exponencial del contagio epidemiológico. La realidad marcha en un sentido y Ortega en otro, en fuga hacia el vacío, como un caballo que desbocado salta hacia el barranco”, escribió en mayo Fernando Bárcenas.

Un nica desde Suecia: Seis diferencias del modelo sueco con Nicaragua

“Los nicaragüenses que vivimos en Suecia no entendemos cuál “estrategia sueca” es la que aplica el gobierno de Nicaragua ante covid-19”, cuestionó en mayo Alfredo Mendoza, un nicaragüense en Suecia en un artículo en el que revisó la “estrategia sueca”, con información pública y disponible en varios idiomas, incluyendo español, sobre la polémica estrategia cimentada en seis ejes, a diferencia de la supuesta emulación del régimen orteguista.

¿Por qué doblan las campanas? ¡Las campanas doblan por el FSLN!

“Sabemos por quién doblan: por nosotros, los nicaragüenses y los que, sin serlo, quedaron igualmente secuestrados en este trozo de tierra trapezoidal. El asunto es: ¿por qué doblan las campanas?”, increpó José Luis Rocha, en un artículo en el que afirmó que “la respuesta no es “porque hay coronavirus y no cualquiera de las otras afecciones alegadas por el personal de Salud”. A este respecto no hay incógnita. Los hechos son tan claros que los entenderían incluso los líderes de la UNEN: la bina Ortega-Murillo optó por el negacionismo y ordenó etiquetar los casos sospechosos de coronavirus como neumonía atípica. El objetivo principal: no declarar la cuarentena y evitar el concomitante descenso de la actividad económica que tendría un efecto peor que el paro tan temido por el Gobierno como rehusado por los grandes empresarios. Los objetivos colaterales: apilar muertos hasta un nivel en que resulte admisible la solicitud orteguista de levantar las sanciones y menguar el número de jubilados para sanear las finanzas de la Seguridad Social que están en el origen de la rebelión de 2018 y en peor situación que entonces”.

Letrero en la entrada a la ciudad de Juigalpa, cabecera departamental de Chontales. Foto: Nayira Valenzuela.

Nueva ruta hacia Chontales

“Abreviando tiempo y distancia. Los chontaleños disponen ahora de una nueva ruta para conectarse por carretera con Managua, Granada, Masaya, Carazo, Rivas y a la inversa. La pavimentación del viejo camino que chontaleños y boaqueños utilizaban para viajar hacia Granada, (partiendo de El Papayal), aminora la distancia y acorta el tiempo. Casi la totalidad de la ruta fue construida de concreto hidráulico. Una diferencia radical con el resto de la carretera al Rama, debido a su solidez y larga vida. Pasaran muchos años antes que provoque problemas. Un desplazamiento sin contratiempos. Sin la presión que supone viajar desde Managua siguiendo por la carretera Panamericana”, celebró Guillermo Rothschuh Villanueva, en un artículo publicado en septiembre.

Del ‘Vamos con todo’ al ‘Vamos con nada’

Sobre la amenaza de la covid-19, a principios de marzo, José Luis Rocha, cuestionó que “Ortega no ha pronunciado una palabra sobre el tema. No ha aparecido en público en semanas. Han echado a rodar la hipótesis de que está paralizado por el terror”. Alertó que “Ortega quiere que muera el mayor número posible de jubilados para sanear las finanzas del INSS, busca extremar y prolongar la crisis de salud para mejor perpetrar un fraude o desmovilizar a la oposición, promueve el contagio para que los hospitales brinden una ayuda selectiva que limpie al país de opositores, espera llegar a un pico de muertos para que la ayuda externa llueva a cantaradas y Estados Unidos levante las sanciones, desea vengarse del pueblo que lo rechazó y realizar otra versión del supuesto anhelo del Chigüín de envenenar la laguna de Asososca antes de marcharse de Nicaragua”.

Otto de la Rocha ¡vive!

“Lencho Catarrán y el Indio Filomeno, son personajes diferentes encarnados por un solo actor radial: el magistral Otto de la Rocha”, escribió Guillermo Rothschuh Villanueva sobre el compositor fallecido este año. “En el ámbito rural Otto gozaba de una audiencia envidiable. También alcanzó niveles inigualables en el sector urbano. La radio sigue siendo compañera inseparable de campesinos y obreros. Otto fue colándose a través de los años hasta convertirse en un personaje familiar a quienes miles de nicaragüenses dispensan un cariño especial, como pude comprobarlo con la publicación de mi post. El denominador común de todos los comentarios fue una muestra de aprecio hacia un artista que ha sabido calar en sus corazones”, agregó.

Palabras de Baltasar Garzón para Nicaragua

“No podemos seguir viendo a Ortega como un dictador”, escribió en enero Uriel Pineda, para el jurista y maestro en Derechos Humanos “hace mucho (Ortega) que dejo de defender un interés político que no sea su permanencia en el poder”, y agregó que “a Rosario Murillo le enardecen más las sanciones de EE. UU. y sus consecuencias en el patrimonio familiar, que cualquier señalamiento de graves violaciones a Derechos Humanos”.

“Daniel Ortega el bueno… los ticos son los malos”

“Manipulando la confusión generada por las medidas sanitarias que aplica Costa Rica, que están obstaculizando la fluidez del tránsito de carga en la frontera, Daniel Ortega señaló a este país como provocador de un conflicto centroamericano. Así, el malo de la película, que amenaza con un genocidio a su propio pueblo y expone al resto de países centroamericanos, apunta su dedo acusador hacia las autoridades que han privilegiado la salud y la vida de sus ciudadanos, por encima de los perjuicios económicos que se generen. Porque, esto hay que decirlo, no se trata de un conflicto que perjudica únicamente a empresarios centroamericanos. El trabón ocasiona daños económicos a importadores, transportistas y empresarios costarricenses. Así, en medio del río revuelto aparece el tirano pretendiendo vender la película: “Ortega, el bueno. Los ticos son los malos”.”, escribió Enrique Sáenz, en mayo.

Trumpistas nicas están fanatizados

“La ceguera de los trumpistas es sumamente parecida a la de los seguidores de cualquier dictador tercermundista. Se parecen en todo. Piensan que es una osadía —casi un crimen— criticar al jefe supremo, un guía bendecido por la gracia divina. Un hombre infalible. Pasan por alto sus desatinos. No importa que falsee la historia o mienta descaradamente. Eso es lo de menos. Las rectificaciones de los diarios más prestigiosos de Estados Unidos —The Washington Post y The New York Times— no cuentan”, criticó Guillermo Rothschuh Villanueva, en un artículo publicado en septiembre, a dos meses de las elecciones en las que Donald Trump fue derrotado en las urnas.

La implosión política del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua

“Está profundamente arraigada la idea voluntariosa que las transformaciones en la sociedad sean obra de decisiones subjetivas. Una implosión política puede contribuir a que concurran algunas condiciones objetivas para una situación revolucionaria, no para una explosión social (que por sí sola no nos permite valorar cuál sería su efecto estratégico en los cambios que requiere la sociedad). Ni toda alternativa de poder pasa necesariamente por una explosión social, ni toda explosión social deviene necesariamente en alternativa de poder”, valoró Fernando Bárcenas, en un artículo publicado en mayo.

El disfraz antimperialista de Daniel Ortega

Ante las sanciones de Estados Unidos contra funcionarios y operadores políticos del régimen, Daniel Ortega, aseguró Enrique Sáenz, “hecho un demonio, desempolvó las viejas diatribas y banderas en contra del imperialismo, que se mantuvieron escondidas durante varios años. Y ahora las agita furiosamente cada vez que puede”. Sin embargo, en este artículo en el que analiza el “nuevo disfraz antimperialista del dictador”, afirma que “la dependencia de la economía de Nicaragua en relación al imperio se amplió y profundizó durante régimen antimperialista de Ortega”.

El sacrificio de mi hermano cumple 35 años

A 35 años de la muerte de su hermano Álvaro, el periodista Roberto Fonseca escribió un artículo en su homenaje, compartiendo que “su muerte violenta, imprevista, ha sido una tragedia personal y familiar dura de sobrellevar”. Aseguró que después de su muerte, no volvió a ser el mismo. “Viví por muchos años cargando un sentimiento de culpa, por permanecer con vida, así que me empeñé en sabotearla. Fracasé como pareja, me ausenté como padre, y entré en una vorágine de alcohol que gracias a Dios puse fin en 1991”. El autor valora que su hermano y él, “al igual que muchos jóvenes de esa generación, creímos ciegamente que podíamos construir una sociedad mejor y nos empeñamos en conseguirlo. El ofrendó su vida, y los que quedamos con vida, los sobrevivientes, empeñamos juventud, sueños y metas personales”

Nicaragua y el mito de la nación mestiza

La joven escritora Fátima Villalta, exhortó en este artículo a “reflexionar desde la mirada que tenemos sobre el ser mestizo, más allá de un asunto de cuotas raciales, puede ayudarnos a comprender las formas en las que se ha ejercido el poder, y se han conformado las oligarquías en nuestro país, muchas de las cuales continúan vigentes”. Planteó que “reconocer el legado colonial en nuestra forma de mirar al “otro” sus formas de vida y de organización, puede abrir un genuino debate sobre como podemos dejar de pensar en una nación homogénea como una aspiración deseable y pensar en la pluralidad como un hecho ineludible”.

Sandinismo entre ruinas

“¿Qué es lo queda de aquel sandinismo tan motivador, que impulsó a tantos a sacrificios extremos y movió todos los resortes de la rebeldía de un país?”, cuestionó el cronista deportivo Edgar Tijerino, en un artículo publicado a finales de enero. “¿Cómo ha sido posible satanizar ese sandinismo del que tantos se sintieron orgullosos, hasta hacer sonar los timbres de alarma en lo que una vez parecían ser firmes estructuras internas, garantes de un futuro prometedor? ¡Qué contraste más doloroso por ser irreparable!”, valoró.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Opinion

Share via
Send this to a friend