Opinion

Frente al Estado Islámico

Los fundamentos del Estado Islámico nacen de una perversión del Islam, que contradice cualquier fundamento positivo de esa fe

Frente al Estado Islámico es impostergable objetivo enfrentar a este grupo transnacional, hiperfanatizado, que ha crecido a expensas de amontonar piras de cadáveres en el Medio Oriente y Europa. No es posible dejar en pie, ya no se diga tolerar, un grupo que somete a sus rehenes mujeres a servir como esclavas sexuales, que masacra a civiles, mujeres, ancianos, niños, que ejecuta a sus enemigos con saña espeluznante ufanándose de ello. En esto no hace distinciones respecto a sus víctimas. Da igual que sean cristianos, kurdos, musulmanes. Todo conglomerado, secta, población o individuo que se interponga en su cometido de erigir un califato que se imponga en la Mesopotamia, en Siria y el resto de esa región está a merced de sus ametralladoras y sus cuchillos. Las atrocidades del Estado Islámico podrían compararse con la barbarie nazi de mediados del siglo XX. De la misma manera que el partido de Hitler se arrogaba el derecho a esclavizar o exterminar a ciertas razas o grupos designados inferiores o degenerados, el EI somete o arrasa poblaciones enteras. Solo que a diferencia de los ideólogos nazis, los fundamentos destructivos del EI nacen del integrismo islámico, de una perversión del Islam que contradice cualquier fundamento positivo que pueda existir en esa fe.

El EI es una fuerza –una fuerza bien financiada y armada, pues cuenta con impresionantes recursos a través del control de pozos petroleros y otras riquezas. Pero esto no es lo más peligroso, lo más peligroso es su capacidad de ejercer una narcótica fascinación entre los jóvenes del mundo árabe. El Estado Islámico recluta en las regiones más quebrantadas y desesperanzadas de esa geografía, y atrae igualmente a jóvenes europeos de origen árabe que se sienten resentidos, marginados, desheredados de las sociedades europeas. Con medios inagotables de financiamiento, el EI puede ofrecerle a sus huestes zapatos, uniforme, armas, botín –particularmente atrayentes son las cautivas arrancadas a comunidades consideradas espurias, infieles, para convertirlas en concubinas– y una identidad. Una identidad y una utopía. La de pertenecer a ejército de Alá, un poder invencible, y el único capaz de reconstituir los califatos del pasado y cobrar venganza de los agravios, reales o inventadas, que se remontan al tiempo de las Cruzadas.

Este ejército de Alá, más cruel y pesadillesco que Al Qaeda, que todavía se permite distanciarse de la barbarie de los yihadistas del EI al declarar que no mata mujeres o niños– es una secuela directa de la invasión angloamericana de Irak en 2003 concebida por el grupo de neoconservadores estadounidenses, y llevada a cabo por George W. Bush apelando a la gran mentira de las armas de destrucción masiva. Esa invasión devino en los abusos de Abu Ghraib, en la muerte de decenas de miles de civiles iraquíes en atentados con bombas, en la destrucción de un país, en la emergencia de ejércitos y fuerzas fundamentalistas religiosas, y finalmente, en la creación del Estado Islámico.

Irónicamente, Estados Unidos y Europa parecen haber empleado un doble juego con el EI. Hace un año, todavía parecían verlos como una carta útil en los planes contra Siria, el contingente que pudiera contribuir con su milicia despiadada a despedazar el régimen enemigo de Bachar el Asad. Pero el EI no juega este juego. Ellos tienen su guerra santa. Ya se siente su audacia, su poder para expandir, empujar el teatro de guerra interminable del Medio Oriente a Europa, y quizá, a los Estados Unidos.

Los ataques terroristas en París (la matanza de los humoristas de la publicación Charlie Hebdò pudiera tomarse como un ensayo en la vía de armar actos terroristas de gran magnitud) se encuadran dentro de este movimiento, un movimiento que no parará ahí porque quizás, ha empezado una guerra de alcances insospechados.

Irónicamente, hace unos meses, Europa recibía con lágrimas y abrazos a centenares de miles de refugiados sirios y africanos y prometía integrarlos y darles una oportunidad en sus sociedades. Ahora, la opinión pública se volcará contra ellos, cada uno de ellos un sospechoso de terrorismo.

————————————-
Róger Lindo es escritor y periodista.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend