Opinion

Cronista terco y memorioso

Nicaragua: Un anecdotario de Memorias y Vivencias de Jaime Incer Barquero

Volando sobre las alturas de todo el territorio nacional, bajando a los socavones de las minas, internándose en las profundidades de las montañas, husmeando la boca de los cráteres de los volcanes, desandando los caminos de cronistas antiguos y modernos, estudiando la flora y fauna nacional, determinando el rumbo de las aves migratorias, descubriendo y traduciendolos textos Un naturalista en Nicaragua de Thomas Belt,A través de la desconocida Nicaragua de Mervyn Palmer y Las Selvas Altas y Bajas de Archie Carr, Jaime Incer Barquero destaca como pocos. Único en su apostolado, escribió el libro de geografía más completo de Nicaragua,desplegándose a sus anchas fundó el Primer Parque Nacional de Nicaragua (Febrero-1979). Para complementar sus logros, creóel Primer Observatorio Astronómico de Nicaragua (1956) y la primera Asociación Astronómica de Aficionados (1957). Una tarea que no acaba.Sigue explorando nuestro cielo. Susrealizaciones lo convierten en rara avis. Se comprometió desde sus años juveniles en la investigación y análisis de nuestros orígenes.

Nadie se ha plantado como Incer Barquero ⧿el cronista contemporáneo más destacado e importante de la Nicaragua actual⧿ en ladefensa de nuestros ríos, lagos, volcanes, bosques y montañas. Conocedor a fondo de la Nicaragua profunda, estudioso de tiempo completo de nuestro ecosistema, seguidor entusiasta de las rutas marcadas por los primeros cronistas, su nuevo parto NICARAGUA: Un anecdotario de Memorias y Vivencias (Managua, Invercasa, 2015), se inscribe dentro de esa corriente embriagadora que sostiene toda su obra. Un libro singular, lleno de sorpresas,con celo y sabiduría nos conduce para que conozcamos hasta los más enrevesados recovecos de la geografía patria. Su persistente contribución para afianzar la identidad nacional, brota en cada una de las páginas de este compendio monumental. Un aporte más en su larga lista. Sus conocimientos resultan una mezcla perfecta de historia, geografía, vulcanología, astronomía, lingüística, farmacología, ecología y recursos naturales.Se ganó a puro pulso, el primer peldaño como ecologista.

Una vez clava picas y descubre nuevos escenarios,narra con lujo de detalles quién fue nuestro primer botánico (Mariano Mociño), el primero investigarla formación de los relieves orográficos de Nicaragua (Pablo Levy), el primer explorador de nuestros volcanes (Gonzalo Fernández de Oviedo), el autor del primer dibujo ilustrado de un volcán en el continente americano (Gonzalo Fernández de Oviedo, 1529), la primera exploración científica de nuestros volcanes (Alejandro Malespina1791), la creación del Servicio Geológico Nacional (1955); nuestro primer naturalista (Thomas Belt), el primer geólogo (Karl Seebach), el primer herpetólogo (Archie Carr), el creador de la primera guía turística (George E. Squier, con su libro Nicaragua, Su Gente, Paisajes, Monumentos, y el Proyectado Canal interoceánico, 1852) y los primeros habitantes de Nicaragua, (cazadores nómadas llegados de norteamérica supuestamente hace un 15 mil años).Sabe hacia dónde dirigir nuestrosojos.Para amar Nicaragua primero se necesita conocerla. Jaime nos facilita el camino.

Con los estremecimientos desgarradores provocados por la globalización —y sus secuelas en el campo de las culturas—NICARAGUA: Un anecdotario de Memorias y Vivencias, constituye un recorrido suficientemente extenso como para no extraviarnos. Guía o baquiano, asume complacido la tarea de llevarnos a divisar los parajes más intrincados de la geografía nacional. Nos confíade donde provienen sus raíces e influencias. Su abuelo Manuel fue el primero en orientar sus pasos,le leyó Lo que he visto al pasar(1940) —del académico boaqueño Fernando Buitrago Morales— crónica iniciática ensu vocación naturalista. Todos estamos implicados en esta obra. Incer Barquero nos interpela. Procura que nada quede fuera de su mirada. Paramostrar la importancia de identificarse con el terruño —en el segundo tomo de la nueva Geografía de Nicaragua— asignó un ave a cada departamento, en razón de su interés científico, relación histórica, presencia geográfica o alusión folclórica. ¿Cuál corresponde a Chontales? El polígamo Sargento de plumaje negro y rabilla roja.

Su visión totalizante lo lleva a conceder especial atención a las crónicas y cronistas referidas a la Costa Caribe,un mundo aparte con una cosmovisión distinta. Losmiskitostienen una manera de ver el mundodiferentea la que se tiene en esta otra parte de Nicaragua. Su imaginario es otro. Su sensibilidad y manera de comprender los fenómenos naturales dista leguas luz del resto del país. Los miskitostienen una relación intimista con la tierra y el cielo, las aguas y el bosque. Cuando Anastasio Somoza Debayle cambió la hora (1973), entre otras razones para que la reconstrucción de Managua recayera sobre los hombros de los obreros,las huelgas lo obligaron a dar marcha atrás. El primer cambio de horarioocurrió en 1948 y el tercero en 1992/1993. Todos con idéntico pretexto: ahorro de energía. Jaime se presentó puntual a una reunión que tenía en Bilwi. Los miskitos llegaron una hora después. Ante su reclamo, la disculpa no tuvo lugar. “… usted anda con la hora del gobierno pero aquí nosotros seguimos la hora de Dios”, adujeron.

La depredación ambiental mete a Nicaragua en callejones sin salida. El despale de los bosques continúa a ritmo alucinante. La voracidad ilimitada nos está dejando sin montañas. ¿Cómo detener la codicia de los madereros?Ni siquiera los altísimos costos que esto tiene para el país. Los ríos están secos, las fuentes hídricas entraronen un proceso acelerado de agotamiento. Con una particularidad, JaimeIncer Barquero ha sido coherente. Señala a sus familiares como depredadores:“… botaron la montaña original, acabaron con la ecología y los pájaros cantores de las comarcas vecinas”.Implora a Dios por su perdón. El ajuste de la prédica con la práctica lo pone a salvo de los anatemas de los inescrupulosos y codiciosos de toda la vida. NICARAGUA: Un anecdotario de Memorias y Vivencias,está conformado por crónicas escritas en 1994, 1995 y 1996 (páginas 13 a la 244); dos en 1997 y cuatro en 2015.Un recorrido estupendo.Cierra el texto conUn viaje figurado en el camino de Metapa,(16 de enero de 1997- a 130 años del nacimiento de Rubén Darío).

Un libroameno, didáctico,certero y original, despierta el amor por Nicaragua. Las alusiones científicas producen goce. Un enorme deleite. Al final del camino—a través de sus264 páginas—nos queda un sabor agridulce. Nicaragua sigue siendo una gran desconocida entre los nicaragüenses. Jaime Incer Barquero nos induce a conocerla. Se empina sobre el horizonte para mostrarnos las mil caras distintas de un país que reclama un trato distinto para conjurar el abatimiento de la naturaleza. Desde las primeras páginas señala a los culpables. Sería un despropósito que un científico del talante de Jaime, se quedase a llorar sobre la leche derramada. Demeritaría su empeño. Está convencido de laurgencia y necesidad que autoridades, productores y ciudadaníaden un giro sustantivo en su conducta. Una buena parte del desastreasiste al Estado,debido a sus políticas territoriales vacilantes y contradictorias. A esta desgraciaopone el ecoturismo como opción económicamente factible y promisoria. ¿Lo escucharan?¿Ocurrirá el milagro?

Donde mejor dibuja los contornos y rostros que invitan a redescubrir el perfil de Nicaragua,es en los títulos delas crónicas. Me recuerdanlos nombresde Hemingway en sus cuentos y son muy parecidos a los títulos de las crónicas de García Márquez.Para volver apetecible la lectura captura nuestra atención desde el inicio. Crónicas estupendas, escritas con un estilo cuidadoso y depurado. Al azar escojoalgunos nombres: Anotaciones sobre la ecología del polvo, Cinco siglos entre Colón y la computadora, El duque de Luxemburgo y el guardabarranco, Un árbol para llegar a viejo, El tren iba rodando sobre sus rieles, Los nobles verdugos de La Salle, Bodas de Plata con la luna, Entre el cosmos y el caos de Karl Sagan, Desayuno en la Biblioteca del Congreso, El sol cenital y la canícula de sirio, La escuela desde la ventanilla del avión, Recuerdos de una noche de noviembre, El paso de Humboldt y los vientos Papagayos, Las nubes ardientes de Totumbla,etc. etc. ¡Para qué más! Ahora les invito a emprender el viaje.¡Dejemos que sea Jaime quien nos guíe!

 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend