Opinion

Crónica de los 25 años de CONFIDENCIAL: investigando y contando la verdad

La resistencia del periodismo se nutre de la confianza de las audiencias en el compromiso de nuestros reporteros de apegarse a la verdad

CONFIDENCIAL nació a mediados de junio de 1996 durante la primavera de la libertad de expresión de Nicaragua, en el último año de Gobierno de mi madre, la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro.

El país estaba saliendo del pantano de la polarización política heredada de la guerra, después de superar el conflicto de los “recompas”, “recontras”, y “revueltos”. En 1994 se acordó el Código Militar, despejando el camino para el relevo del mando militar en el autoproclamado Ejército Nacional, y desde 1995 empezaba a vislumbrarse, finalmente, un horizonte de democratización tras la aprobación de las reformas constitucionales. En esa puja por subordinar la política de las armas al poder civil y afianzar las nuevas instituciones, los periodistas fuimos testigos y también protagonistas de la transición democrática. La profesionalización de la prensa y el florecimiento de nuevos medios de comunicación se convirtieron en unos de los primeros frutos de la cosecha de la transición.

La aventura de fundar un nuevo semanario nació del voto de confianza de un pequeño grupo de amigos, intelectuales y destacados profesionales, a quienes convencí de invertir una parte de nuestros ahorros, que no sobrepasaron los 7000 dólares de capital inicial, para lanzar CONFIDENCIAL con una redacción integrada por tres personas: un periodista, el editor, y el director. El primer objetivo era crear un medio de información confiable para llenar el vacío de análisis e investigación periodística existente en los diarios y la televisión. El segundo, más ambicioso aún, era hacer un medio influyente para fiscalizar el poder y promover el debate público, para apuntalar la naciente democracia. Entonces creíamos, equivocadamente, que la libertad de prensa, el pluralismo político, y la tolerancia, eran ya políticas de Estado que se mantendrían irreversibles en la Nicaragua del futuro.

Hoy, un cuarto de siglo después, la nueva dictadura del siglo XXI confirma, por un lado, el fracaso de la transición que no condujo a la consolidación democrática y, por el otro, la perseverancia de la prensa independiente que ha resistido todas las agresiones del poder autoritario. CONFIDENCIAL arriba a sus primeros 25 años, con sus oficinas dos veces ocupadas por la Policía y con una redacción en el exilio, haciendo periodismo en resistencia. Un periodismo que se nutre de la confianza de las audiencias en el compromiso de nuestros reporteros de apegarse a la verdad, a cualquier costo, y de su talento profesional para seguir contando historias, aún bajo una dictadura totalitaria que ha intentado callarnos por todos los medios, sin lograr nunca confiscar el periodismo.

En el recorrido turbulento de este cuarto de siglo, entre la regresión autoritaria y los cambios tecnológicos que revolucionaron la industria de la prensa, también surgieron oportunidades que nos permitieron hacer de CONFIDENCIAL un medio de comunicación innovador, enfocado en servir a intereses muy diversos de nuestras audiencias, combinando la cobertura de actualidad de las noticias con la información a profundidad  y el periodismo narrativo. La newsletter impresa que al cabo de cinco años aspiraba a convertirse en una moderna revista semanal de 80 páginas, nunca logró cumplir su objetivo. Muy temprano advertimos que existía un abundante potencial de lectores, pero no suficientes anunciantes para sostener el medio y crecer en un mercado chico como el de Nicaragua. Sin embargo, la revolución tecnológica abrió caminos insospechados para llegar a audiencias masivas, primero a través de la televisión, y después por medio de internet y las redes sociales, manteniendo invariable el objetivo original de hacer periodismo de calidad.

Desde 2010, cuando el emporio privado Ortega Murillo, cobijado por el Estado y los petrodólares de Venezuela, empezó a comprar y cooptar los espacios democráticos en los medios, el semanario CONFIDENCIAL se convirtió en un diario digital, apuntalado en una plataforma multimedia, integrando en una misma redacción al medio de investigación periodística y los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, y más tarde la Revista Niú. El resultado nos permitió crecer entre nuevas audiencias, a partir de un medio de referencia, en Nicaragua y en la región, comprometido con la transparencia, la defensa de los derechos humanos, y la rendición de cuentas del poder.

En estos 25 años, CONFIDENCIAL ha investigado decenas de casos emblemáticos de corrupción pública, sin dejar de fiscalizar a los poderes privados. “La supercarretera de Alemán”, “La doble planilla y los megasalarios del Estado”,  “La ruta del fraude electoral del FSLN en las elecciones municipales”, “El pacto Alemán-Ortega y la repartición de los poderes del Estado”, “La ilegal exoneración de impuestos de la torre Pellas”, “La terraza de Byron Jerez en Pochomil con los fondos del Mitch”, “El camionetazo del director de la DGI”, “La huaca de Arnoldo Alemán”, “Extorsión en Tola y tráfico de influencias en El Carmen”, “Emergencia en el bosque, la mafia del Granadillo, y el ocaso de Bosawas”, “El Walter-Gate: la caída de Walter Porras”, “Los grandes empresarios y las exoneraciones fiscales”, “El modelo Cosep y el corporativismo autoritario”, “La danza de los petrodólares de Venezuela”, “La alcancía de negocios de Albanisa”, “La telaraña de Wang Jing y la estafa del canal interoceánico”, y “Los anillos del poder y los operadores de Ortega y Murillo”, son algunas de estas investigaciones periodísticas que se publicaron antes del estallido de abril de 2018.

En un país sin Estado de derecho, estas denuncias y sus pruebas fueron ignoradas por las instituciones estatales encargadas de vigilar y corregir  las políticas públicas, aunque sí tuvieron el impacto de documentar para la historia la corrupción, la demolición de las instituciones democráticas, y la represión estatal, primero selectiva y después masiva, en espera de que en Nicaragua se constituya una Comisión de la Verdad.

Las consecuencias de hacer periodismo crítico —la intimidación estatal, el espionaje militar, las campañas de linchamiento en los medios oficiales, el bloqueo al acceso de la información pública, y también las represalias de algunos anunciantes privados— las asumimos como parte de los gajes del oficio de tomar partido por los ciudadanos para fiscalizar el poder. Pero la política oficial de tolerar la existencia de la prensa crítica, bajo severas restricciones, cambió radicalmente durante la insurrección cívica de abril de 2018 cuando la dictadura Ortega Murillo perdió la mayoría política y vio amenazado de muerte su poder. Cuando decenas de miles de ciudadanos salieron a las calles a protestar, armados de sus teléfonos celulares, el régimen enlistó a la prensa como el “enemigo” a destruir, desatando una represión violenta e indiscriminada contra ciudadanos y periodistas, para impedir este hermanamiento espontáneo entre libertad de prensa y libertad de expresión.

En realidad, desde el retorno al poder de Daniel Ortega en 2007, ya había cambiado la tradicional naturaleza adversaria de la relación entre el Gobierno y la prensa en la competencia por fijar la agenda pública, por una de hostilidad frontal para intentar callar a la prensa independiente. El destape de “Extorsión en Tola” en Esta Semana, el primer gran caso de corrupción del Gobierno de Ortega generó un virulento ataque oficial en contra de CONFIDENCIAL. Un año después, la Fiscalía inició una investigación criminal en mi contra, extendida a los miembros del Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO) bajo la acusación de “lavado de dinero”. El once de octubre de 2008, la Policía y la Fiscalía allanaron por la fuerza las oficinas de CINCO, pero tanto el fiscal Douglas Vargas como la comisionada Glenda Zavala, funcionarios de una dictadura aún en ciernes, respetaron el principio de legalidad y se abstuvieron de intervenir las empresas de medios de comunicación CONFIDENCIAL y Esta Semana, que se encontraban en el mismo edificio.

Diez años después, bajo una dictadura consolidada en el control total del poder y en el ejercicio de la represión tras la matanza de 2018, cuando la Policía allanó por segunda vez el edificio en que se encuentra CONFIDENCIAL, asaltó y ocupó nuestra redacción sin ninguna orden judicial. Irónicamente, la justificación oficial que adujo la Policía para cerrar un medio independiente fue que el Ministerio de Gobernación le había ordenado clausurar la oenegé (CINCO), pero lo que en realidad hizo fue ocupar las empresas Invermedia y Promedia —productoras de CONFIDENCIAL y Esta Semana—, que no tenían ninguna vinculación institucional con CINCO, cuyas oficinas incluso se encontraban en otro domicilio.

A pesar de la persecución y la censura televisiva, CONFIDENCIAL se reinventó en el exilio, y a finales de 2019 retornamos a Nicaragua a recuperar nuestros derechos constitucionales, haciendo periodismo. No obstante, el 20 de mayo de 2021 la Policía cerró por segunda vez la nueva redacción de CONFIDENCIAL, iniciando la escalada represiva que desembocó en el encarcelamiento de más de 40 líderes políticos y cívicos de la oposición democrática, para eliminar la competencia política en las elecciones del 7 de noviembre.

Nuevamente, para justificar la criminalización del ejercicio del periodismo, la Fiscalía del régimen inventó una supuesta asociación entre CONFIDENCIAL con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh), investigada por presunción de lavado de dinero en un proceso incoado para inhibir la candidatura presidencial de su expresidenta, mi hermana Cristiana Chamorro Barrios. Sin aportar ninguna prueba, la Policía afirma que CONFIDENCIAL, el medio de comunicación asaltado, que en 2018 alegaban era propiedad de CINCO, ahora pertenece a la perseguida FVBCh, y con lujo de cinismo y desfachatez la Fiscalía me acusa por presuntos delitos penales y ordena mi captura, señalándome de ser vicepresidente de una Fundación a cuya directiva renuncié en enero de 2013, y que nunca ha brindado algún financiamiento a CONFIDENCIAL.

Lo que el régimen persigue, ayer y ahora, es el periodismo de CONFIDENCIAL que investiga y denuncia la corrupción, el abuso de poder, y las graves violaciones a los derechos humanos que desembocaron en crímenes de lesa humanidad. Las investigaciones periodísticas publicadas entre abril 2018 y mayo de 2021 reúnen el testimonio del dolor colectivo y la demanda de verdad y justicia de las víctimas de la represión. “Las órdenes de vamos con todo”, “Los policías y paramilitares que disparaban a matar”, “La masacre del 30 de mayo”, “El ataque a la UNAN y la iglesia Divina Misericordia”, “Las operaciones limpieza en Mónimbó, Lóvago, y Carazo”, “Ejecuciones en el campo”, “Los 19 menores de edad asesinados por la dictadura”, “Los guardianes del Estado policial”, “La rendición del general Avilés y la complicidad del Ejército”, “La negligencia oficial y la propagación de la pandemia”, “La sobremortalidad por la covid-19 que el Minsa oculta”, y “La maquinaria de tortura contra los presos políticos”, son algunas de las historias que seguimos contando a pesar de la censura. Ese es el periodismo que la jerga orwelliana de las leyes represivas de Ortega y Murillo —la Ley de Ciberdelitos y la Ley de “Defensa de la soberanía”— pretenden descalificar como “golpismo”, “desestabilización”, y “menoscabo de la integridad territorial”.

Nunca en la historia de Nicaragua, la prensa había estado más desprotegida ante las fabricaciones del poder autoritario y su afán persecutorio. No existe, por lo tanto, otro medio de protección para la prensa que hacer más y mejor periodismo. Un periodismo de resistencia, que obligatoriamente debe ser también periodismo de calidad, porque lo único que nos defiende ante el totalitarismo y la calumnia oficial es nuestra credibilidad profesional y la confianza que las audiencias han depositado en nuestro trabajo, desde que sembramos la primera semilla en 1996.

Gracias a los periodistas que han hecho posible estos primeros 25 años de CONFIDENCIAL y a las audiencias que nos brindan su confianza. Aquí estamos, otra vez desde el exilio, haciendo periodismo con la convicción de que la prensa independiente sobrevivirá la embestida de la tiranía, para contar la gran historia pendiente de la salida del poder de la última dictadura, hasta que Nicaragua vuelva a ser República.


Celebramos nuestro aniversario con una charla virtual

Le invitamos a unirse a un webinar gratuito en el que participarán tres destacados periodistas latinoamericanos: Carmen Aristegui, Carlos Dada y María Teresa Ronderos. Este martes 23 de noviembre, a las 11:00 am de Nicaragua, conversaremos sobre la experiencia de CONFIDENCIAL en diferentes etapas de la historia reciente de Nicaragua, y sobre la evolución del periodismo independiente en tiempos de autoritarismo y crisis de la democracia. La actividad es gratuita y contará con interpretación simultánea al inglés. Regístrese en este enlace.

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend