Categorías: Opinion

Cómo frenar la pandemia de la pobreza

A nivel global, la pobreza extrema está aumentando por primera vez en 20 años. Si bien algunos países pobres hoy están recibiendo vacunas contra la covid-19, la pandemia va a dejar a casi 150 millones de personas en una situación de pobreza extrema para fines de 2021, revirtiendo décadas de progreso.

Pero el mundo tiene una inmensa oportunidad de ayudar a prevenir este desenlace, y no sólo a través de más ayuda generosa y distribución de vacunas. Los países de más bajos ingresos también necesitan asistencia para adaptar y ampliar programas más robustos de protección social y supervivencia. Estas iniciativas construyen resiliencia, permitiéndole a la gente capear futuras crisis económicas. Y las colaboraciones entre organizaciones emprendedoras sin fines de lucro e investigadores pueden ayudar a guiar el camino.

La investigación meticulosa y de alta calidad para evaluar la efectividad de políticas y programas sociales específicos en diferentes contextos ha aumentado sustancialmente en los últimos veinte años. Una estrategia particularmente rigurosa conocida como evaluación aleatoria emplea una metodología similar a la de los ensayos médicos para evaluar los efectos en la vida real de las innovaciones prometedoras.

Esta investigación ha identificado un rango de medidas efectivas para reducir la pobreza extrema, incluyendo planes para inscribir a más niñas en la escuelaayudar a los desempleados a conseguir trabajo y apoyar a los votantes para que tomen decisiones electorales más informadas. El enorme valor de esta investigación fue reconocido en 2019 cuando el Premio Nobel Conmemorativo en Ciencias Económicas fue otorgado a tres de sus pioneros, Abhijit Banerjee y Esther Duflo del MIT y Michael Kremer de Harvard.

Un claro ejemplo de cómo las colaboraciones en investigación y desarrollo de políticas sociales pueden marcar una diferencia real para aquellos cuya supervivencia se ha visto afectada por la pandemia es el Modelo Graduación, cuya efectividad han estudiado Banerjee y Duflo. Creado y liderado por BRAC, la mayor ONG con sede en el Sur Global, el Modelo Graduación involucra una secuencia holística de intervenciones basadas en evidencia, sumamente adaptables a los contextos locales y pensadas para satisfacer las necesidades multidimensionales de la gente en condición de extrema pobreza.

A los participantes de Graduación se les brinda un activo que genera ingresos como una vaca, una máquina de coser o una transferencia de efectivo. Además, reciben un apoyo integral para los siguientes 18-36 meses, que incluye capacitación sobre cómo generar ingresos a partir del activo, orientación en materia de destrezas para la vida diaria, apoyo al consumo, acceso a una cuenta de ahorros y vínculos con la asistencia gubernamental.

BRAC anteriormente colaboró con un equipo de economistas de la London School of Economics en una evaluación aleatoria para estudiar el impacto del programa Graduación en la pobreza en las zonas rurales de Bangladesh. Los resultados fueron impresionantes: el cambio por el autoempleo hizo aumentar las ganancias de los participantes más pobres un 37% en promedio en el lapso de cuatro años. ¿Pero la estrategia podría ser efectiva y escalable en otros contextos?

Para responder esta pregunta, organizaciones sin fines de lucro que trabajan en siete países, desde Pakistán hasta Perú, fueron capacitadas para manejar el programa mientras continuaba una evaluación rigurosa. Investigadores del Laboratorio de Acción contra la Pobreza Abdul Latif Jameel (J-PAL) del MIT junto con Innovaciones para la Acción contra la Pobreza realizaron seis evaluaciones aleatorias concurrentes en cada país. Estos estudios coordinados determinaron que el Modelo Graduación era uno de los programas evaluados más efectivos en lo que concierne a ayudar a la gente a salir de la pobreza extrema.

En casi todos los países, los participantes del programa Graduación mejoraron sus resultados económicos. Lanzaron exitosamente pequeñas empresas y su mayor ingreso los llevó a explorar otras maneras de ganar dinero. Los participantes también reportaron un mayor bienestar psicológico, y hasta una mayor sensación de esperanza. Un estudio de seguimiento publicado en noviembre de 2020 determinó que estos efectos positivos persistían durante por lo menos diez años después de terminado el programa.

Al día de la fecha, BRAC ha llegado a más de 2,1 millones de hogares en Bangladesh, donde nació el programa, con una tasa de “graduación” del 95%. Hasta 2018, más de 100 organizaciones en casi 50 países han puesto a prueba o implementado programas de Graduación.

La expansión mundial y la capacidad probada para romper el ciclo de extrema pobreza del Modelo Graduación demuestran que diseñar programas innovadores, colaborar con investigadores para ponerlos a prueba de manera rigurosa y establecer alianzas confiables con los gobiernos puede resultar en grandes avances en cuanto a aumentar los planes más efectivos. Una investigación de alta calidad que demostró la efectividad del Modelo Graduación en diferentes contextos ayudó a BRAC, a J-PAL y a otros socios a convencer a donantes y gobiernos de que el modelo puede ayudar a que personas vulnerables puedan generar sustentos sustentables y hacer que las políticas de protección social sean más inclusivas y efectivas.

En tanto BRAC expande Graduación a nivel global a través de una implementación directa y con asociados, ha identificado lecciones importantes que pueden orientar esfuerzos similares. Por sobre todas las cosas, es esencial adherir a los principios subyacentes clave que impulsan el impacto de un programa, a la vez que se adapta el modelo a cada contexto. Un espíritu de aprendizaje y autoevaluación crítica es central para el éxito del programa, como ha demostrado la evaluación de 20 años de Graduación en Bangladesh. Y al examinar los efectos de un programa en diferentes grupos demográficos y seguir corrigiendo y probando sus componentes, como el tamaño y tipo de paquetes de subsistencia ofrecidos, podemos seguir aprovechando la investigación para empoderar a la gente que vive en condiciones de extrema pobreza.

La escala del Modelo Graduación después de años de iteración y evaluación apunta a áreas donde la filantropía y la ayuda pueden ser especialmente útiles. Estas incluyen inversión en innovaciones en el terreno de las políticas sociales, evaluación rigurosa de cómo funcionan, si es que funcionan, y alianzas con gobiernos para aplicar globalmente el conocimiento obtenido a sus propios programas.

Nuestra experiencia demuestra que las estrategias innovadoras y basadas en evidencia, cuando se las ejecuta bien, pueden hacer mella en la pobreza. Ahora que la pandemia amenaza con revertir los logros globales obtenidos con tanto esfuerzo, la necesidad de una investigación relevante en materia de políticas, y de escalar las soluciones efectivas, nunca ha sido más urgente.


*Artículo publicado originalmente en Project Syndicate.

Lindsay Coates

Entradas recientes

Divisando los techos desde mi atalaya

“La nostalgia es un sentimiento paralizante y reaccionario”. Carlos Manuel Álvarez I Nada más gratificante…

9 mayo, 2021

¿Bukele bajo el manto chino?

Nayib Bukele es la nueva figura del autoritarismo latinoamericano. Joven empresario y mercadólogo, que comenzó…

9 mayo, 2021

Movilizaciones vuelven a los niveles previos a la pandemia

El registro histórico de los informes de movilidad de Google sobre Nicaragua revelan que, desde…

8 mayo, 2021

FSLN señala de “tranquero” al fraile Damián Muratori

Para el fraile Damián Muratori, de nacionalidad italiana, la Dirección General de Migración y Extranjería…

8 mayo, 2021

Combustibles ponen presión sobre inflación en Nicaragua

Los precios de los combustibles no dan tregua en el país y su incremento desmedido…

8 mayo, 2021