Blogs

Desayunos que rompen la rutina

Les presento tres ideas para evitar aburrirnos con la comida más importante del día

Las preguntas que ustedes me envían me inspiran para nuevos enfoques. Una de mis amigas me escribió: “Mira, necesito asesoramiento en desayunos que no sean arepas ni sándwiches”. Reto importante, considerando que casi todos crecimos acostumbrados a comer algún tipo de harina con el desayuno y, otros, con la comodidad de un cereal empaquetado.

Sin embargo, no hay razón para desesperarse. Voy a resumir acá algunos criterios que le escribí a ella y que, estoy segura, te van a funcionar a vos.

No solo de pan…: si estás muy acostumbrado a comer pan en el desayuno, inclinate por uno integral y -ojalá- casero (hecho artesanalmente, para usar el término de moda). Tratá de incorporar otras fuentes de harina en ese tiempo de comida como tortillas de maíz natural o galletas de arroz inflado.

Adiós cajita: podés hacer tus propios cereales y desechar los de cajita (azúcar, colorantes, preservantes, proceso industrial… hmmmm no). Olvidate de la granola acartonada que comía tu abuela cuando le dijeron que era diabética. Si no tenés un problema de salud que te lo impida, podés usar una mezcla de coco (rallado, en lascas), semillas, frutas deshidratadas y cereales enteros como la avena… ¡hasta trocitos de chocolate oscuro! La cosa acá es que lo consumás con medida.

Frutas: en jaleas caseras, en batidos, en trocitos. Si te gusta lo dulce al desayunar, esto es lo que debés usar. Tratá de probarlas para determinar si, realmente, necesitan azúcar extra.

Lo que hago yo: el desayuno es mi religión. Mi fórmula siempre consiste en café negro (de primero, primerísimo en esta lista), un huevo, vegetales y aguacate. A mi amiga le escribí: “Para mí, tener en la nevera huevos, vegetales variados que pueda saltear fácil en la mañana (espinacas, hongos, cebolla, tomate, calabacín, pimentón, zanahoria) y aguacate… es lo que necesito para desayunar. Para variar, lo que hago es que un día hago el huevo frito, los vegetales salteados aparte y el aguacate. Otro día hago el huevo revuelto con los vegetales. Otro hago un omelette… ¡y asi voy!”.

Más ideas: puedes prepararte este burrito de desayuno, unos huevos rancheros o una tortilla con chile dulce/pimentón y queso.

Consulte el blog de la autora. 


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Blogs

Share via
Send this to a friend