Nación

“Vacunación VIP”: FSLN “premia” a simpatizantes con vacuna contra covid-19

Trabajadores del partido de Gobierno “vacunados en secreto”, a pesar de no cumplir con la edad ni laborar en las profesiones prioritarias

“Rafael” recuerda la emoción con la que despertó el lunes 3 de mayo. Desde las cuatro de la mañana abrió los ojos y empezó a alistarse. Salió de su casa y se fue rumbo a la casa local del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Ahí se subió al bus y partió junto con un grupo de trabajadores sandinistas hacia las oficinas del Silais Central, en Managua, para ser vacunado contra la covid-19. 

Este hombre menor de 45 años, quien por seguridad pide omitir su edad exacta, y su verdadero nombre, trabaja como cuadro político del partido de Gobierno y confiesa que estar vacunado lo hace sentir “feliz”, pero admite que esa alegría no la puede compartir “con nadie”. 

“Nos advirtieron que era una vacunación a los trabajadores sandinistas, los que andamos en las calles consiguiendo el voto, pero que no podíamos decirle a nadie porque podíamos despertar la envidia incluso dentro de las mismas filas sandinistas”, reconoce.

La información sobre su vacunación solo se la dijo a su familia. “Tengo amigos que trabajan en el INSS y en otras instituciones municipales, pero a ellos no les dije nada porque esa fue la orientación que recibimos”, relata. 

Sus padres ya fueron vacunados, pero su esposa aún no recibe la vacuna. “Nos seguimos cuidando como podemos, porque por suerte no nos hemos contagiado. Hasta ahora solamente uno de mis hermanos tuvo covid-19”, explica. 

La vacuna Sputnik V, que le aplicaron, le dio mareos, dolor estomacal y sueño. “Fue un día horrible, pero creo que valió la pena porque me da miedo este virus que se ha llevado a varios amigos y vecinos”, detalla. 

Aunque admite que en público minimiza la pandemia y ha participado en decenas de eventos políticos masivos en la ciudad, siempre va con mascarilla y alcohol a todos lados. “Sé que el coronavirus es mortal y yo sí le tengo miedo, aunque ando mucho en visitas casa a casa y en las  actividades que se organizan en los parques, tomo mis propias medidas de prevención, que hasta ahora me han funcionado”, insiste. 

Según “Rafael”, la mayoría de personas que fueron vacunadas el mismo día que él eran “un círculo pequeño” integrado por alcaldes, vicealcaldes, concejales, secretarios políticos y trabajadores de organización del FSLN.

Para la segunda dosis no tuvieron que viajar a Managua. “Nos la pusieron acá en la ciudad, pero igual todo bajo sigilo”, menciona.

Escasa información sobre la vacunación 

De acuerdo con datos oficiales brindados a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Ministerio de Salud (Minsa) aplicó hasta el 16 de julio de 2021, 112 769 dosis de la vacuna Sputnik V y 302 871 de la Covishield. Pero solo 162 874 personas estarían completamente inmunizadas contra la covid-19. Esto equivale a apenas al 2.43% de la población nicaragüense.

Una de ellas es “Marcela”, una trabajadora de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en Managua. La mujer, de 42 años, contrajo covid-19 antes. 

“Para mí la vacunación estaba lejos, pero de repente me llevé la sorpresa de que nos iban a vacunar. A varios de mi oficina nos vacunaron, todo en secretismo porque no quieren que nadie se dé cuenta, sobre todo para no crear inconformidad dentro del partido”, explica. 

“Marcela” cuenta que después de vacunarla le dieron dos pastillas. No sabe de qué. Pero varios de sus compañeros de trabajo vomitaron. “Estoy agradecida porque me da miedo contagiarme de nuevo con covid-19 y que esta vez me agrave”, relata. 

Hasta la fecha, se han realizado cinco jornadas de inmunización en las que ha prevalecido la opacidad y la falta de información. La primera inició en marzo con la inmunización a personas con insuficiencia renal crónica (IRC), en abril se amplió a mayores de sesenta años y enfermos crónicos; al mes siguiente se sumaron las personas mayores de 55 años y personal de primera línea (médicos, policías, alcaldes, trabajadores de Gobernación y Migración). 

En su alocución del 3 mayo,  la vicepresidenta y vocera gubernamental, Rosario Murillo, afirmó que: “los equipos de vacunación nacionales en los departamentos y en Managua estarán aplicando casi 100 000 dosis esta semana, de los cuales una buena parte (serán aplicadas) a los trabajadores de la Salud, luego Ejército, Policía, alcaldes, alcaldesas, todos dentro del rango de edades, Migración, IPSA, Aduanas”. 

Sin embargo, no hizo referencia a vicealcaldes, concejales, secretarios políticos del FSLN, ni trabajadores estatales que no sean de primera línea. Tampoco a personas que no tuvieron la edad. 

En junio se inició la aplicación de la segunda dosis para los vacunados con Covishield y en julio comenzó un nuevo ciclo con mayores de 50 años y personal de primera línea que no pudo vacunarse en la ronda pasada. También se aplicaron segundas dosis de la vacuna Covishield. La semana pasada, el Gobierno anunció el inicio de la vacunación a mayores de 45 años, pero solo en algunas ciudades del país, incluida la capital.

OPS covid-19
El Gobierno ha usado la jornada de vacunación contra la covid para hacer proselitismo político. Foto: Confidencial | Tomada de El 19 Digital.

“Ha imperado el silencio”

“Efectivamente ha ocurrido una vacunación paralela de premio para sus fieles partidarios porque no cumplen con la edad, ni el tipo de trabajo, ni enfermedades, ni nada que les haga merecer ser vacunados antes que los demás”, comenta un médico nicaragüense que admite haber atendido a pacientes sandinistas con síntomas después de la aplicación de las vacunas. 

Este médico cree que es “injusto” como no se aplicó de inmediato la vacuna a personal de la Salud “ni a mucha gente que lo necesitaba”, pero “se prioriza a fieles partidarios”. 

“No podemos tener la ilusión que van a vacunar a todos en este país, eso por ahora no es realista, porque no se sabe mucho sobre los criterios o el plan de vacunación. Aquí ha imperado el silencio y las medias palabras (…) pero lo cierto es que es injusto que haya gente priorizada por encima de quienes son más vulnerables”, lamenta.

Ni el Minsa ni Murillo, quien diariamente comparte los puntos de inmunización, han compartido los avances de la cobertura de la vacunación contra la covid-19. La única información se la han dado en dos ocasiones a la OPS.

El pasado 18 de julio, el epidemiólogo Álvaro Ramírez, declaró a CONFIDENCIAL que los actuales datos de vacunación reflejan que “Nicaragua no está en la más mínima posibilidad de llegar a esos niveles- el 70% de la población vacunada requerida- de inmunización”. 

Para “Marcela” ojalá la vacuna llegue a todos. “Hace unas semanas tres familiares se contagiaron. Uno de ellos estuvo hospitalizado y es en esos momentos que uno entiende la importancia de una vacunación masiva”, dice. 

“Marcela” admite que ella tomó la vacuna porque lo vio como “una oportunidad de vida. “Creo que cualquiera lo hubiera hecho, pero sé que no es justo –reflexiona– que se priorice a unos pocos por encima de los demás”.

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Nación

Share via
Send this to a friend