Migrantes

Turistas nicas no podrán ingresar por tierra a Costa Rica, pese a reapertura de frontera

Fronteras terrestres de Costa Rica abrirán el 5 de abril, pero el servicio de visas de turismo seguirá suspendido por lo menos hasta el 30 de abril

SAN JOSÉ.- Los consulados costarricenses en Managua y Chinandega, en Nicaragua, todavía no reanudarán sus servicios de otorgamiento de visas de turismo, dijo este miércoles a CONFIDENCIAL la directora de Migración y Extranjería de Costa Rica, Raquel Vargas. 

A pesar de que Costa Rica anunció este 23 de marzo que volverán a abrir sus fronteras terrestres a partir del lunes 5 de abril, la funcionaria aclaró que el servicio para brindar visas de turismo ordinarias o de tránsito hacia Panamá seguirá inhabilitado por lo menos hasta el 30 de abril. 

Esta condición significa que únicamente podrán ingresar turistas nicaragüenses que cuenten con visa estadounidense –como ha estado establecido desde antes a la pandemia– o turistas de otras nacionalidades que cumplan los requisitos migratorios contemplados. 

¿Por qué no abren aún los consulados ticos en Nicaragua?

“Antes de la pandemia, a finales de 2019 y principios de 2020, atendíamos en los consulados de Costa Rica en Nicaragua cerca de 800 personas por día. Es algo que no vamos a tener en los próximos meses, hasta que Costa Rica consiga vacunar a sus cónsules y logremos establecer una nueva forma de trabajar”, informó Vargas.

La funcionaria añadió que, en conjunto con la Cancillería costarricense, contemplan una nueva forma de atención a la población, como la emisión de visas digitales, para que las personas no requieran trasladarse físicamente al consulado, sino que puedan realizar su solicitud en línea. “Eso mejoraría el servicio y nos daría seguridad, en cuanto al manejo de personas, para evitar contagios”, explicó. 

Las visas cuya solicitud sí está habilitada son las de reunificación familiar, es decir para el ingreso de padres, madres, hijos, esposos y esposas de ciudadanos costarricenses; y las visas de ingreso para estudiantes, personal académico y por trabajo. 

Apertura para turistas europeos

Este martes 23 de marzo el ministro de Turismo de Costa Rica, Gustavo Segura, anunció en conferencia de prensa que las fronteras terrestres se reabrirán tras un año y 16 días de su cierre como medida de contención de la covid-19. 

Las autoridades decidieron abrir los puntos terrestres para incentivar la reactivación turística en el país. “Muchos de los turistas europeos, dado que son turistas que nos visitan de larga distancia, están interesados en combinar destinos multinacionales. En nuestra frontera norte tenemos varios corredores binacionales como el de La Cruz (Costa Rica) y San Juan del Sur (Nicaragua), o el de Los Chiles (Costa Rica) con el Lago de Nicaragua (Nicaragua)”. 

El ministro Segura también mencionó el caso de turistas europeos que están en Nicaragua o en Panamá y que quieren visitar Costa Rica. 

Hoy día el puesto fronterizo de Peñas Blancas, entre Nicaragua y Costa Rica, permanece casi desierto. Eso podría empezar a cambiar a partir del 5 de abril próximo. Foto: César Arroyo/ La Voz de Guanacaste.

“Costa Rica es el último país en Centroamérica en habilitar las fronteras terrestres y lo hace, al igual que el resto de países, de forma muy responsable, tratando de organizar los ingresos de forma paulatina”, amplió este miércoles la directora de Migración. 

El país abrió las fronteras aéreas y marítimas también de forma gradual desde agosto de 2020. Los aeropuertos empezaron a recibir vuelos internacionales provenientes de algunos países, tras cuatro meses de la detección del primer caso de coronavirus. 

En noviembre del año pasado, el Gobierno costarricense abrió los puntos aéreos y marítimos a todos los países, incluyendo Nicaragua, mientras que los puntos terrestres siguieron cerrados para extranjeros.

Requisitos sanitarios de ingreso 

Los turistas que cumplan con los requisitos migratorios previamente establecidos deben, además, presentar el pase de salud, que debe ser completado 48 horas antes del ingreso.

Los viajeros que entren por aire, mar o tierra deberán poseer o adquirir un seguro internacional con cobertura para la atención de covid-19 y para hospedaje, en caso de que la persona se contagie dentro del país. 

La cobertura mínima del seguro debe ser de cinco días, así sea que el viajero solo vaya de tránsito o permanezca en el país por un tiempo menor a dicho periodo. 

Entre las pólizas acreditadas por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) están las del Instituto Nacional de Seguros de Costa Rica (INS), BlueCross BlueShield Costa Rica y Sagicor. El costo del seguro por día, va de 11 dólares en adelante.

Costa Rica no exige el resultado negativo de la prueba de covid-19 para el ingreso, pero debido a que el Gobierno de Nicaragua sí exige este requisito para entrar al país, las personas que deseen salir por Peñas Blancas, en Costa Rica rumbo a Nicaragua, deben presentar dicho resultado. 

A partir del lunes 5 de abril, el puesto fronterizo de Peñas Blancas del lado costarricense atenderá a turistas que ingresen al país aplicando medidas sanitarias como el distanciamiento de dos metros entre cada persona, uso de mascarilla y lavado de manos antes de ingresar al control migratorio.

El impacto del cierre de las fronteras entre Nicaragua y Costa Rica

 

El cierre de las fronteras terrestres costarricenses durante un año afectó económicamente a quienes dependían de su ajetreo y los movimientos que allí se daban, sobre todo en Peñas Blancas, en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, tales como trabajadores informales y formales, empresas de transporte internacional terrestre para pasajeros, pequeños y medianos negocios y a las municipalidades aledañas de La Cruz, en Guanacaste, Costa Rica; y Cárdenas, en Rivas, Nicaragua.

Así lo documentó el especial Frontera Cerrada, realizado por CONFIDENCIAL y los medios costarricenses La Voz de Guanacaste e Interferencia, publicado el domingo 21 de marzo.

Los entrevistados señalaron también otras consecuencias producto del cierre fronterizo, como el aumento del cruce irregular de personas por “puntos ciegos” y el impedimento de los encuentros familiares y de seres queridos, como el caso de Cristhian García, solicitante de refugio nicaragüenses en Costa Rica.

“Mis planes eran traer en Semana Santa del año pasado a mi familia, pero la pandemia y el cierre de frontera me lo impidió. Pensé que para estas fechas las cosas mejorarían y podría traerlos de visita”, dijo, pero, a menos que su familia nicaragüense cuente con visa estadounidense, todavía no podrá visitarlo en Costa Rica.

Reciba las noticias más importantes de la jornada, en su correo electrónico, a través de nuestro boletín de noticias diario. Suscríbase aquí

Más en Migrantes

Share via
Send this to a friend