Emergencia Coronavirus

Retorno de movilidad en Nicaragua expone a la población ante la covid-19

Datos de Google revelan que los nicaragüenses se acercan más a la “normalidad” que existía antes de la pandemia. Esto podría provocar un rebrote.

El retorno a la “normalidad” que existía en Nicaragua antes de la llegada de la pandemia está cada vez más cerca, revelan los datos de movilidad que recoge Google. En agosto la reducción a zonas comerciales que incluye restaurantes, cines, cafeterías y centros comerciales, en promedio, fue apenas del -19.4%, en comparación a junio que hubo una reducción del -37.1%.

Estos datos ubican a Nicaragua en un escenario ambiguo. Por un lado, indican que el regreso de la movilidad traería beneficios para la economía, pero de no hacerse con medidas de prevención y conciencia sobre el comportamiento de la pandemia, podría poner en riesgo el sistema de salud del país.

“Las visitas a esos establecimientos se han recuperado con bastante rapidez, hasta acercarse mucho a los valores del período base; esto se podría traducir en una recuperación paralela de las ventas e ingresos de las empresas y de la recaudación tributaria, aunque también se ha advertido de la posibilidad de un rebrote de contagios”, señala el economista Adolfo Acevedo, quien ha monitoreado los informes de la movilidad de Google.

El cambio en el comportamiento también se refleja en la asistencia a mercados, supermercados y farmacias, en estos lugares la movilidad en el último mes fue del -9.7%. Mientras que en parques, parques nacionales, playas y plazas fue del -14.3%, inferior al promedio que hubo en abril, mayo y junio, según análisis hecho por CONFIDENCIAL usando los datos revelados en los informes de movilidad de Google que recogió Our World in Data, un esfuerzo de colaboración entre investigadores de la Universidad de Oxford.

Recaudación tributaria del segundo trimestre afectada por bajón en movilidad

Tras la confirmación del primer caso de la covid-19, el 18 de marzo pasado, y ante la postura del Estado por minimizar la pandemia, los nicaragüenses decidieron reducir las visitas a lugares públicos. Y esto se vio reflejado en la caída de la recaudación tributaria del segundo trimestre, que comprende los meses de abril, mayo y junio.

“En el primer trimestre de 2020 la recaudación tributaria creció 10.4% respecto al primer trimestre de 2019. Sin embargo, en el segundo trimestre la recaudación cayó en 23.9% respecto al primer trimestre de este año. Mi hipótesis es que detrás de esta fortísima caída estuvo el derrumbe de las visitas a tiendas, centros comerciales, bares, restaurantes y otros centros de ocio, que llegó a superar el -40% respecto al período base”, señala Acevedo.

Sin embargo, de continuar la tendencia de aumento de la movilidad en septiembre y octubre el tercer trimestre e incluso el fin de año podría tener alguna mejoría en la recaudación del final de año.

“De ser así, el déficit presupuestario sería menor que el que en muchos casos se ha proyectado, lo cual mejoraría las posibilidades de continuar financiando también el déficit del INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) mediante transferencias presupuestarias”, dice el experto.

Sin embargo, si en este cambio de comportamiento social no se consigue un equilibrio, las consecuencias contra la salud de los nicaragüenses serían catastróficas pues se traducirían en contagios y muertes. Incluso aunque el Gobierno ha mantenido un discurso de control de la pandemia, está preparándose para un aumento de contagio.

Según le informó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que sin el préstamo de 43 millones solicitado a esta institución, en dos años, en Nicaragua habrían 5 880 597 contagios y 23 524 muertes a causa de la pandemia.

Régimen impulsa aglomeraciones

En contraste con esta advertencia, desde la Presidencia cada día se promueven actividades para “reactivar la economía” y que conllevan aglomeraciones. Según el último informe de coyuntura que publicó la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), entre el 18 de marzo y el nueve de agosto, se promovieron desde las instituciones públicas al menos 919 actividades que implicaron la aglomeración de personas en un 60.1%.

En paralelo a estas actividades, el Gobierno ha promovido la visita a sitios turísticos, la reinserción de clases, la entrada libre a estadios para “disfrutar” de partidos de fútbol, béisbol y básquetbol, aún cuando ya han ocurrido casos de atletas infectados y han mostrado nula capacidad para garantizar el distanciamiento y el uso de mascarillas durante estos eventos deportivos.

Ante esto, el Observatorio Ciudadano COVID-19 se mostró preocupado porque aunque los contagios y muertes han bajado “persiste el riesgo de contagiarse y que no se deben relajar las medidas de protección y prevención”.

Y una de sus preocupaciones es que en la cantidad de actividades masivas no se toman medidas de protección que eviten el contagio de personas y esto refuerza los temores de los médicos de un rebrote de covid-19 en las próximas semanas.

“Estas actividades masivas y esta normalidad aparente que se está viviendo y promoviendo en Nicaragua ha provocado que se ha incrementado la movilidad lo que hace que esperemos nuevos brotes de infección del virus”, advirtió a CONFIDENCIAL el doctor Carlos Quant.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend