Emergencia Coronavirus

Reportan muerto por COVID-19 en Chinandega; mientras Minsa empeora confusión

Los dos últimos muertos por COVID-19, que ha confirmado el Minsa, son personas que no estaban registradas en su lista oficial de casos positivos

Los dos últimos muertos por COVID-19 en Nicaragua, que el Ministerio de Salud (Minsa) ha confirmado en sus comunicados más recientes, no figuraban en la lista oficial de casos positivos, según los escasos datos brindados en las conferencias de prensa; mientras tanto crecen las denuncias por casos sospechosos y fallecidos por casos “indeterminados”, que evidenciarían la “ceguera epidemiológica” del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ante la pandemia.

Este domingo, también se ha reportado una tercera muerte de un caso “indeterminado” de COVID-19, sobre la que el Gobierno aún no se pronuncia. Se trata de un hombre originario del municipio de El Viejo, en Chinandega, en el occidente de Nicaragua, que padecía un tipo de cáncer.

Un familiar confirmó a CONFIDENCIAL que el paciente acudió a un tratamiento de rutina en el Hospital Manolo Morales, de Managua, donde se negaron a atenderlo, viéndose obligado a ir a un hospital privado. Ahí confirmaron que tenía síntomas de COVID-19, pero no pudieron practicarle la prueba. Hasta la fecha, el Minsa es el único que confirma los casos positivos, porque mantiene centralizados los test.

De regreso en Chinandega, donde ya había sido internado semanas atrás, el paciente estuvo con respiración artificial, pero tampoco le realizaron la prueba de COVID-19. Dos días después, este sábado, falleció y fue entregado en un ataúd sellado para ser enterrado de inmediato.

Otros familiares del fallecido optaron por no brindar declaraciones.

Tercer muerto por COVID-19 no reconocido

Este sería el tercero de los muertos por COVID-19 en Nicaragua que no es confirmado por el Gobierno. Con este, serían ocho fallecidos por la pandemia, mientras el régimen sigue negando que haya transmisión local comunitaria y también se rehúsa a implementar medidas de prevención adoptadas internacionalmente por recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Gobierno, además, continúa sin reconocer las muertes de otros dos nicaragüenses, verificadas por familiares y fuentes médicas en Managua y Estelí. A las que ahora se suma otra en la ciudad de El Viejo, en Chinandega.

El Minsa mantiene un registro de 14 casos positivos de COVID-19, ahora con cinco fallecidos. Sin embargo, el quinto muerto confirmado al mediodía de este domingo tres de mayo, no había sido mencionado en esa lista de catorce casos confirmados, tal como ocurrió con el cuarto fallecido, quien fue incluido en la lista como el caso número 14 hasta que el Minsa anunció su deceso.

El quinto fallecido anunciado este domingo tenía 65 años de edad, dijo el Minsa, sin brindar más detalles. Hasta ahora, en la lista de casos positivos confirmados no había ningún paciente con esa edad.

El registro de los comunicados del Minsa indica que los casos positivos de COVID-19 han sido entre 33 y 76 años de edad, ninguno de ellos de 65 años. Mientras, las edades de los fallecidos reconocidos por el Gobierno son 47, 64, 58, 66 y 65 años.

Letalidad por COVID-19, según datos oficiales: 33%

Un análisis de datos publicado este dos de mayo por CONFIDENCIAL, confirmó que Nicaragua tiene la mayor letalidad por COVID-19 en toda Centroamérica, basada en los mismos datos oficiales del Ministerio de Salud (Minsa), que han sido cuestionados por epidemiólogos independientes, debido a la escasez de pruebas realizadas y la falta de transparencia.

A mes y medio desde la confirmación del primer caso positivo de covid-19 en Nicaragua (el pasado 18 de marzo), las autoridades han reportado la menor cantidad de casos positivos en la región, pero el registro de fallecidos coloca al país con la mayor letalidad de covid-19: un 28.57% de los casos, que se eleva a 33.3% con la confirmación de la quinta muerte este domingo, incluyendo el caso entre la lista de confirmados (pasando esta de 14 a 15), porque el paciente no había sido reportado antes.

Al incluir los tres muertes verificadas por fuentes médicas y familiares, sobre las que el Gobierno calla, el número de casos positivos de COVID-19 en Nicaragua se elevaría extraoficialmente a 17 casos positivos, con ocho fallecidos, de manera que la letalidad se elevaría hasta el 47%.

El Gobierno oculta en su lista de casos positivos y fallecidos a un despachador de vuelos, reportado en el Hospital Monte España, de Managua. Además, no reconoce entre los muertos por COVID-19 al hombre de 70 años, fallecido en su casa de Estelí, que había dado de alta. Y el tercer fallecido no reconocido, que tampoco está en la lista de positivos es el paciente de Chinandega a quien se negaron a practicarle la prueba.

“No buscar para no encontrar”

El epidemiólogo Álvaro Ramírez aseguró en una entrevista en el programa Esta Noche, a principios de abril, advirtió  que no investigar los casos de COVID-19 en Nicaragua “es ceguera epidemiológica”, pues es “no buscar para no encontrar”. A su juicio, “mientras no muestren las evidencias cuantificadas, los números de cuántas pruebas se han hecho, de cómo se han hecho, qué tipo de test están utilizando, no se puede afirmar que no hay transmisión comunitaria”, un estado de la pandemia que el Gobierno ha negado a lo largo de mes y medio desde la confirmación del primer contagio.

El epidemiólogo Rafael Amador comentó también a CONFIDENCIAL que “la información que está reportando el Ministerio de Salud no da elementos de juicio para hacer un análisis serio”.

Desde el pasado 26 de abril, el Minsa mantiene en sus comunicados que hay tres casos activos de COVID-19. Este sábado añadió que de ellos hay uno “delicado y atendido” y dos “delicados, pero estables”, sin precisar qué significan cada uno de esos términos y cuál es la diferencia entre ambos estados, que por su ambigüedad incluso han sido objeto de memes en redes sociales.

Este tres de mayo, el Minsa recordó que el sábado tenía 15 personas “en seguimiento responsable y ciudadoso” y que de ellas tres cumplieron el “período reglamentario de observación” (que no detalla). “Quedan por tanto 12 personas, a las que se suman hoy cuatro más, para un total, esta mañana, de 16 personas en cuido y monitoreo responsable y permanente”, dijo el secretario de Salud, Carlos Sáenz.

Sin embargo, tras esa suma y resta de casos, en la que el Minsa evita precisar totales, hay al menos 170 personas sospechosas de COVID-19, pues el pasado 30 de abril fue Daniel Ortega quien reveló que el conteo iba por 162 casos, sin revelar más detalles.

Mientras tanto, el Observatorio Ciudadano de COVID-19, que monitorea de manera independiente el avance de la pandemia basado en denuncias ciudadanas, reporta al menos 431 casos sospechosos, incluyendo las reportadas en el confuso conteo oficialista.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

 

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend