Nación

Preso político Eliseo Castro Baltodano “no puede valerse por sí mismo”

Familiares demandan que el reo de conciencia sea beneficiado con un cambio de régimen carcelario, tras sufrir un derrame cerebral en la Modelo

Sin poder hablar, caminar, comer o hacer sus necesidades fisiológicas por sí solo se encuentra el preso político Eliseo Castro Baltodano, de 59 años, en el hospital Antonio Lenín Fonseca, donde permanece internado desde el pasado 13 de septiembre, cuando fue llevado de emergencia por sufrir un derrame cerebral en las instalaciones del Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como la Modelo.

Familiares que conversaron con CONFIDENCIAL afirman que el reo del régimen orteguista presentaba, semanas antes de ser hospitalizado, dolores desde el cuello hasta el brazo, se cansaba e incluso se le inflamaba parte del cuello y de sus hombros, pero “no recibió la atención adecuada a tiempo” .

“Un médico que lo atendió en el Lenín Fonseca les reclamó a los del penal porqué lo habían llevado tan tarde, por qué no lo llevaron antes que le diera el derrame; insinuando de alguna manera que hubo negligencia”, afirmó un pariente de Castro que prefiere omitir su identidad.

La familia detalla que el preso político, semanas antes de sufrir el derrame cerebral, ya había tenido una crisis por sus problemas de hipertensión y corazón —que padece desde antes ser encarcelado— y fue llevado a un hospital de Tipitapa, donde “perdió el conocimiento y solo supimos que le ponían una pastilla bajo la lengua, pero no le hacían verdadero caso a lo que estaba presentando y no se nos dijo ningún diagnóstico en ese momento”.

“No puede valerse por sí mismo”

Los parientes de Castro se enteraron de que el reo político estaba hospitalizado el pasado 14 de septiembre. “Nos llamaron, nos dijeron que estaba internado en el Lenín Fonseca. Fuimos al hospital y de ahí nos mandaron al penal a pedir autorización y desde el penal nos llevaron y pudimos verlo ese mismo día”, indicó un familiar.

La familia confirma que su pariente, tras sufrir el derrame, “no se puede valer por sí mismo”. Actualmente dos parientes se encargan de asistirlo de día y de noche; le dan de beber alimentos licuados tres veces al día, le cambian seguido el pañal desechable, lo bañan y le cambian sus sábanas.

“No puede hacer nada por sí solo. Sabemos que abre sus ojos, reconoce a los que tiene cerca, pero no puede hablar porque su boca quedó una parte cerrada y la otra abierta por el mismo derrame. No puede caminar, no puede ir al baño, hace sus necesidades en un pampers que debe ser cambiado con frecuencia, necesita mucha asistencia”, relata otro de los parientes de Castro.

Dos semanas después sufrir el derrame cerebral, explicaron sus familiares, Castro fue dado de alta por el médico general y el neurólogo del Hospital Antonio Lenín Fonseca que le llevaban el caso. Pero, al no poder valerse por sí mismo, fue dejado “como huésped”, siempre bajo custodia del penal, en una de las salas del centro, “mientras las autoridades deciden qué van a hacer”.

Demandan cambio de régimen carcelario

La familia demanda que Castro sea enviado a su casa, con un cambio de régimen carcelario; convivencia familiar o casa por cárcel, para poder atenderlo en su hogar y hacer que reciba en tiempo y forma la fisioterapia que fue recomendada por los especialistas.

Castro es beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en noviembre de 2020, mismas en las que la organización solicita al Estado de Nicaragua que garantice los derechos a la vida, integridad personal y salud de las personas beneficiarias.

El pasado 12 de octubre, el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más demandó la “liberación inmediata” del preso político. También informó que la abogada Yonarqui Martínez, que lleva el caso de Castro Baltodano, solicitó ante la Juez Primero de Ejecución y Vigilancia Penitenciaria, Gertrudis Gaitán, que haga el cambio de medida cautelar a arresto domiciliario, ante la condición de salud de su defendido.

Castro, docente de inglés de profesión, es uno de los presos políticos que tiene más tiempo de estar encarcelado en la Modelo. El ciudadano fue detenido en septiembre de 2019 cerca de su casa, en el parque de la Colonia Maestro Gabriel, en Managua, por civiles armados y agentes de la Policía.

El reo político fue acusado y condenado por los delitos de “fabricación, tráfico, tenencia y uso de armas restringidas o artefactos explosivos”. La justicia orteguista lo sentenció a seis años de cárcel y 350 días multa. 

La familia de Castro señala que la detención de su pariente es “ilegal” e “injusta”, pues valoran que lo criminalizan por ejercer su derecho a protestar. “Él participó, no tan seguido, de las marchas y lo criminalizan por eso, pero no es un delincuente, es un docente que se ganaba la vida enseñando casa a casa”, afirman.

Denuncian que, en estos más de dos años encarcelado, Castro ha sido víctima de torturas y malos tratos, que “por temor a represalias” no siempre lo han denunciado públicamente.

 “Siempre que hay sanciones sabemos que a los presos los golpean como para desquitarse. Él (Castro) ha sido varias veces golpeado en la Modelo, lo sacaban en la madrugada para golpearlo, interrogarlo, tanto ha sido que él quedó con una rodilla lesionada porque le daban tantas veces con la tonfa en las piernas y espalda”, señalaron.

El régimen de Daniel Ortega mantiene, al igual que a Castro Baltodano, a más de 150 presos políticos en las cárceles de Nicaragua; entre estos siete aspirantes a la presidencia de Nicaragua.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend