Nación

¿Por qué no vemos el rebrote de covid-19?

El Comité Científico Multidisciplinario analizó varias teorías que podrían explicar la "aparente" baja del virus en Nicaragua

Los nicaragüenses han flexibilizado las medidas de prevención contra la covid-19 y a pesar de eso, la cifra de contagios no parece aumentar de forma tan significativa como para decir que ya inició el tan temido rebrote. Por ejemplo, los datos del independiente Observatorio Ciudadano reflejan solo 82 casos confirmados de la enfermedad en todo el país desde el informe del 19-25 de noviembre hasta el del 26 del mismo mes que concluye el dos de diciembre.

¿Significa esto que la pandemia está desapareciendo en Nicaragua?

El Comité Científico Multidisciplinario (CCM), un equipo de especialistas médicos de diferentes áreas, explicó durante un conversatorio con periodistas que hay una serie de factores que podrían explicar por qué no se está viendo el rebrote de covid-19, tal y como está ocurriendo en otros países como Estados Unidos o España.

Según el doctor Carlos Quant, miembro del CCM, una de las razones que explicaría la tardía aparición del rebrote es la constitución de la pirámide poblacional de Nicaragua conformada por una mayoría joven, además que, quienes se contagiaron y fallecieron a causa de la covid-19 desde el inicio de la pandemia en marzo, fueron adultos mayores.

Otro factor, explicó el médico epidemiólogo, podría deberse al clima, pero no necesariamente por las altas temperaturas, sino más bien, porque, según cree, en países más fríos la gente se aglomera en las viviendas, mientras que en Nicaragua esa agrupación de personas no ocurre con tanta frecuencia.

Y una tercera teoría, explica Quant, es que cierta parte de la población pudiera haber desarrollado inmunidad, pero de esto tampoco hay certeza alguna. Incluso, agrega que es posible que se generara inmunidad cruzada, es decir que otros tipos de coronavirus que ya existen en el país generaran resistencia entre ciertos segmentos de la población.

Quant explicó que todas las teorías que tiene se basan en análisis personales de la situación y que no han podido ser comprobadas científicamente por él o los demás miembros del CCM por falta de información o datos oficiales, por lo que no deben tomarse como absolutas.

A pesar de todo esto, el médico recordó que Nicaragua es uno de los países que mayor tasa de mortalidad tuvo con más de 7000 muertes, que, según explicó, deben ser atribuidos a covid-19, aunque en las cifras oficiales solo se reconozcan 162 hasta el ocho de diciembre y la mayoría de las muertes se encuentren agrupadas en otros padecimientos como la neumonía atípica.

El virus se mueve entre jóvenes

El virus, sin embargo, no ha abandonado el país. Algunos hospitales reportaron un aumento de casos en las últimas semanas, pero no los suficientes como para que eso sea considerado un rebrote por los especialistas. Al contrario, consideran que la covid-19 se sigue moviendo entre gente joven.

Es posible, consideran, que muchos de estos jóvenes tengan síntomas leves y que su situación no empeore y por eso existe la falsa creencia de que el virus se está retirando del país, pero en realidad está afectando a una población que no cumple con los requisitos para agravarse: edad, carecen de enfermedades crónicas y en su mayoría presentan síntomas leves.

“Lo que se ha observado es que la primera ola es más de gente mayor de 60 años y la segunda ola de gente joven. Vos ves en el caso de Cuba los enfermos son de más de 70 años, en la primera ola de España el 45% de gente mayor de 60 estaban hospitalizadas”, dijo el médico infectólogo Leonel Argüello.

La preocupación de los médicos en este momento es la gran cantidad de personas que salió a celebrar la purísima el pasado siete de diciembre. Muchos de ellos andaban con mascarillas y otros no, por lo que temen que esto pudiera generar nuevos casos de covid-19.

La doctora Josefina Bonilla, del CCM, explicó que, para que las personas entiendan el riesgo que corren, es necesario contar con líderes que instruyan a la población a tomar medidas y reclamó que el Ministerio de Salud no supervise que la población cumpla con las medidas preventivas.

“En el Minsa no hay supervisión de las normas que están aflojadas, pueden observar que hay lugares donde nadie usa la mascarilla”, dijo Bonilla, y estos lugares no solo son centros comerciales, sino también, según ella, en los mismos puestos médicos donde se atienden a los pacientes que presentan síntomas de la covid-19.

Pandemia pudo ser peor

Los médicos del CCM creen que los efectos de la pandemia en la población pudieron ser todavía más catastróficos, pero de alguna manera, el hecho que la ciudadanía tomara sus propias medidas preventivas frente a la negativa del gobierno de reconocer, inicialmente, la pandemia, y de llamar a la población a cuidarse posteriormente, pudo ayudar a evitar un mayor impacto.

La vicepresidenta del régimen Rosario Murillo convocó a centenares de actividades masivas después que se registró el primer caso de covid-19 en el país, contradiciendo las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud que llamaba a los países a suspender todas las actividades masivas para detener el avance del virus.

El doctor Carlos Hernández, también miembro del CCM, cree que los entierros exprés ayudaron a concientizar a la población sobre el peligro del virus y, como consecuencia, los hicieron reflexionar y tomar medidas preventivas.

La doctora Mercedes Somarriba explicó que por el momento en Nicaragua no está claro cuál vacuna va a llegar, si la desarrollada por Pfizer o la Sputnik V de Rusia, pero explicó que la gente debe entender que inicialmente el país tendría vacunas para cubrir solo al 20% de la población y que se necesitan al menos dos dosis “para tener suficientes anticuerpos”.

Los doctores alertaron que, a pesar que lleguen las vacunas, durante los años 2021 y 2022 todavía se seguirán registrando casos de covid-19, principalmente porque se necesita vacunar al 70% de la población para poder decir que se tiene la pandemia bajo control.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Nación

Share via
Send this to a friend