Nación

Policía detiene a dos estudiantes y tres líderes campesinos en una sola noche

Los estudiantes Lesther Alemán y Max Jérez, y los campesinos Medardo Mairena, Pedro Mena y Freddy Navas se suman a "rehenes electorales"

El precandidato presidencial Medardo Mairena, junto con los líderes campesinos Pedro Mena y Freddy Navas y los estudiantes universitarios Lesther Alemán y Max Jerez, fueron arrestados por la Policía orteguista y habrían sido trasladados hacia el Complejo Policial Evaristo Vásquez, conocido como “el nuevo Chipote”. El campesino Pablo Morales, quien estaba con Mairena al momento del arresto, estuvo desaparecido durante medio día, pero finalmente apareció y explicó que la Policía le quitó su teléfono celular por lo que no tenía forma de comunicarse.

La Policía confirmó a través de una nota de prensa el arresto de los cinco opositores la noche del lunes, reviviendo una serie de delitos contra los miembros del Movimiento Campesino por los cuales ya habían sido encarcelados, procesados, condenados y amnistiados en 2019, mientras a los estudiantes los acusa de supuestas destrucciones de recintos universitarios.

A Mairena, Mena y Navas, la Policía los calificó como “cabecillas del asesinato de cuatro compañeros policías y ciudadanos civiles, secuestro y lesiones de 12 compañeros policías en el municipio de Morrito, departamento de Río San Juan”. Además, los señalan de haber liderado “los traques de la muerte” durante “el fallido intento de golpe de Estado en el año 2018”, como el régimen califica a las protestas masivas en su contra.

Sobre los estudiantes Alemán y Jerez, la institución los llama “cabecillas de toma y destrucción” de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN-Managua, donde supuestamente “cometieron delitos de robo con intimidación, secuestros, lesiones graves, violaciones, extorsiones, destrucción y daños múltiples, durante el fallido intento de golpe de Estado en el año 2018”.

Además, la Policía indicó que todos los detenidos están siendo “investigados” en el marco de la Ley 1055, de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, por supuestamente “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares”. Bajo esta misma ley, otros 17 de 21 rehenes electorales han sido acusados y encarcelados. Hasta este 5 de julio, la cifra de rehenes ha aumentado a 26 confirmados.

Según la Policía, los detenidos son responsables de “organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”.

La Policía, sin embargo, no se pronunció sobre lo sucedido con el campesino Pablo Morales, quien es diputado suplente del municipio de Chontales por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

Morales relató a medios locales que, él y Mairena, estaban platicando cuando escucharon que el portón de la casa estaba siendo forzado. “La intención era abrirles la puerta, pero ellos (los policías) entraron por la fuerza, fueron a su cuarto, lo sacaron y lo enchacharon. A mí también me enchacharon, pero a Medardo en cuestión de poco tiempo se lo llevaron y yo me quedé solo con el resto de oficiales”, dijo.

Luego que Mairena fue llevado en una patrulla de la Policía, los oficiales allanaron la vivienda. “Preguntaban ¿Dónde está la computadora?, ¿Dónde están las armas?”, recordó Morales. “Yo les dije que no tenemos armas, Medardo no usa computadora, él usa su teléfono”, continuó.

Morales también fue interrogado sobre las razones por las que estaba con Mairena y sus fuentes de financiamiento, por lo que él se identificó como diputado suplente del PLC. Aseguró que los oficiales lo agredieron verbalmente, pero que no se atrevieron a agredirlo físicamente.

Alertan sobre “fraude electoral”

Por su parte, el Movimiento Campesino denunció en un comunicado de prensa que “el secuestro” de sus líderes es parte de una “escalada represiva, inconstitucional, violenta e injustificada del régimen que gobierna de manera dictatorial Nicaragua”, que tiene como fin un “fraude electoral” de cara a las votaciones del 7 de noviembre.

“Denunciamos que el régimen ha dispuesto del Poder Legislativo y del (Poder) Judicial para imponer un sistema que permita mantener, a toda costa, en el poder a una cúpula corrupta y que utiliza —ahora— a la Policía como brazo represivo del Poder Electoral”, dice el escrito.

El régimen de Ortega-Murillo, advierte el documento, “ante la mirada de la comunidad internacional y de manera absolutamente inconstitucional impone un fraude electoral, para el cual es necesario secuestrar, encarcelar y procesar inconstitucionalmente a miembros de la comunidad democrática que le hace oposición. El régimen sabe que en el juego democrático limpio, sin ventajas, está absolutamente perdido”.

También, calificaron como “ridícula” la acusación de la Policía en contra de los líderes campesinos y llamaron a la sociedad nicaragüense y la comunidad internacional a “protestar” y “exigir” su liberación.

“Llamamos a denunciar el fraude electoral que el régimen ejecuta paso a paso para mantenerse en el poder de manera inconstitucional y con un gigantesco rechazo popular”, concluye el comunicado.

Detenidos instan a continuar la lucha

Alemán fue sacado de su casa de habitación, donde se encontraba con su mamá. Mientras que Jerez fue capturado en una casa de seguridad al sur de Managua, donde permanecía refugiado junto a otras dos personas.

El operativo ocurrió después de las 9:00 de la noche y fue ejecutado por tres patrullas de la Policía y dos vehículos sin rotular. Ellos estaban siendo asediados desde hace varias semanas.

Medardo Mairena es el sexto aspirante a la presidencia capturado, luego que el régimen ordenara la detención de Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro y Miguel Mora. Esta es la segunda vez que el líder campesino es encarcelado por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. El 13 de julio de 2018 fue capturado y posteriormente fue condenado a 216 años de cárcel por delitos de terrorismo, pero salió libre el 11 de junio de 2019 bajo una Ley de Amnistía promovida por el régimen.

Antes de ser arrestado, Mairena grabó una nota de audio en la que explica: “Tal vez estoy bien, tal vez estoy siendo torturado, pero en la medida de lo posible quiero decirle al pueblo de Nicaragua que sigamos en resistencia, que vale la pena sufrir porque haya justicia y democracia en este país”.

Tras el arresto, AUN difundió un video que Jerez dejó grabado en caso de ser arrestado o desaparecido. “Si están viendo este video es porque me encuentro detenido por la dictadura, o me encuentro incomunicado, engrosando así las lista de presos políticos del régimen de Ortega. Este es momento de continuar, la dictadura quiere acabar con la esperanza, debemos seguir juntos esta lucha por la libertad del pueblo nicaragüense”, dijo.

Por su parte, el líder del Movimiento Campesino, Freddy Navas, dejó un video en el que relata: “Si ustedes están viendo este video es porque ya me llevaron, ya estoy preso, y créanlo que de alguna u otra manera uno ya está preparado. Hasta dicen que el “nuevo Chipote” es mejor que el otro”, bromeó irónicamente.

Navas también recordó que, durante 2018, pasó dos meses y medio en una celda de aislamiento, desnudo, durmiendo en una loseta. “Las torturas, los golpes, la presión psicológica fue grande, pero también ahí Dios no tiene fronteras y las oraciones de ustedes llegan uno… Daniel Ortega no es el dueño de Nicaragua, los dueños de Nicaragua son todos y cada uno de ustedes”, subrayó.

 

Esta nueva ola de arrestos ocurre después de la detención de 21 rehenes electorales, entre los que se encuentran cinco precandidatos presidenciales, dos exvicecancilleres, dos históricos exguerrilleros sandinistas disidentes, dos exdiputados, un exdirigente empresarial, un banquero, cuatro dirigentes opositoras, un cronista deportivo, dos extrabajadores de una ONG y un conductor particular.

Algunos de los detenidos permanecen incomunicados desde hace un mes  y sus familiares han denunciado que la Policía no les recibe ninguna clase de alimentos. Además en los juzgados les niegan toda clase de información relacionada a los procesos judiciales, pero han conocido sobre algunas audiencias que se han realizado de forma secreta.

También, el Poder Judicial amplió el periodo investigativo hasta los 90 días en contra de todos los opositores detenidos.

Cuestionan detenciones

En entrevista con CONFIDENCIAL, la vicepresidenta de la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN), Dolly Mora, cuestionó que la Policía en su nota de prensa incluyese acusaciones en contra de sus compañeros Lesther Alemán y Max Jerez de lo que el régimen califica como “intento fallido de golpe de Estado”, en referencia a las protestas masivas de 2018.

“Para nadie es un secreto que somos una organización emergente de abril (de 2018). Nacimos el 24 de abril, estuvimos en el diálogo nacional, todo lo que hemos hecho ha sido público, fundamos la Alianza Cívica, fundamos la Unidad Nacional en su momento, Max estuvo como representante en la Mesa del Diálogo Nacional en el 2019 con gente del Gobierno… es una desfachatez total. Lo mismo ocurre con el Movimiento Campesino, en el comunicado vuelven nuevamente a hablar de los asesinatos en Morrito, cuando en teoría ellos ya tienen amnistía en 2019”, dijo Mora.

Siguen apostando por la salida electoral

Insistió que su organización continuará trabajando de cara a la elección de noviembre. “Los que los chavalos decían y nosotros siempre dijimos es: ‘si caigo yo, si caes vos… aquí tenemos que continuar hasta que en realidad no se haya jugado la última carta’. Y si realmente no hay condiciones, pues ahí sí tendremos que decidirlo como conjunto de la oposición. Mientras haya un mínimo de posibilidad, tenemos que dar la batalla”, consideró.

Para Mora, a pesar de la cacería de 26 opositores en las últimas semanas en esta escalada represiva del régimen Ortega Murillo, todavía se puede lograr la masividad del voto de los nicaragüenses que quieren un cambio. “Nosotros tenemos una presencia nacional. La gente en este país, literalmente, está esperando el 7 de noviembre casi en secreto, con mucho sigilo, en silencio, salir a votar y ver esto como una oportunidad para poder salir de la dictadura”, insistió.

“Entonces no es fácil, es muy complejo. Hay mucho miedo. Lo sabemos. Yo ya no sé ni qué siento, con mucha honestidad, pero sé que no es miedo, siento es mucho compromiso, mucho más del que tenía antes”, dijo.

Mora también instó a la ciudadanía a tomar su rol ante la represión estatal. “Hoy son unos chavalos, mañana puedo ser yo o cualquier otro liderazgo, pero si no respondemos realmente como pueblo organizado y unido, pues nos vamos a ir todos”, expresó.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend