Nación

Policía asedia misa de presos políticos en Masaya

Los oficiales rodearon el templo media hora antes del acto litúrgico y durante la misa sacaron fotografías de los participantes

Una misa de acción de gracias por la liberación de los presos políticos en Masaya fue asediada este miércoles por la Policía Nacional, pero los pobladores de esa ciudad rebelde colmaron el templo de San Miguel Arcángel haciendo caso omiso al fuerte despliegue de fuerzas del orden público.

Los oficiales rodearon el templo media hora antes que iniciara del acto litúrgico y durante la misa el comisionado Ramón Avellán, subdirector de la Policía, quien dirigió la represión en Masaya, llegó a fotografiar a los asistentes al evento.

A la celebración religiosa asistieron algunos de los reos de conciencia que fueron liberados esta semana entre ellos: Yubrank Suazo, Chester Membreño, Cristian Fajardo, Chester Navarrete y el periodista Marlon Powell, quienes escucharon atentamente la homilía del padre Edwin Román, el párroco de San Miguel.


Ante el asedio policial el exreo de conciencia Yubrank Suazo expresó que “ni el comisionado (Ramón) Avellán, ni los paramilitares nos va a detener” y reiteró que continuará manifestándose hasta conseguir una Nicaragua libre.

Chester Navarrete, otro exreo de conciencia, agradeció a Dios “por la obra” que hizo con los presos políticos. “Sigamos firmes, sigamos luchando hasta que veamos libre a Nicaragua de la dictadura de Ortega y Murillo”.

A la misa también asistieron madres de reos y de manifestantes asesinados durante las protestas contra el régimen, quienes aprovecharon la oportunidad para rechazar –una vez más- la Ley de Amnistía aprobada por el régimen de Daniel Ortega ya que dicha ley deja en la impunidad el asesinato de sus hijos.

“Nosotros deseábamos también recibir a nuestros familiares que nos mataron”, dijo Meyling Potosme, hermana de Darwin Potosme, una de las víctimas mortales de la represión.


La iglesia, que durante los días más difíciles de la represión albergó a los manifestantes que estaban siendo reprimidos, fue decorada con los colores azul y blanco de  la bandera de la patria. Los feligreses cantaron coros religiosos, ondeaban banderas y al final del acto litúrgico hicieron sonar la canción ¡Ay Nicaragua Nicaraguita! Generando un ambiente bastante emotivo.

Durante algunos minutos los pobladores autoconvocados se salieron al atrio del templo a gritar consignas y expresar su rechazo a la dictadura gobernante en Nicaragua pero una fuerte lluvia hizo los manifestantes se desplegaran.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend