Nación

Carlos Fernando Chamorro confirma que salió de Nicaragua

Demanda que cese el asedio policial contra familiares y trabajadores de su vivienda tras el allanamiento de este lunes

El periodista y director de CONFIDENCIAL y Esta Semana, Carlos Fernando Chamorro, confirmó que salió de Nicaragua por segunda vez, luego que la Policía Nacional allanara su vivienda la noche de este lunes 21 de junio.

“Mi esposa Desirée Elizondo y yo salimos de Nicaragua, para resguardar nuestra libertad. Hacer periodismo y reportar la verdad no es un delito. Seguiré haciendo periodismo, en libertad, desde fuera de Nicaragua”, escribió Chamorro en su cuenta de Twitter.

Chamorro denunció que posterior al allanamiento policial en su casa, la Policía asedió viviendas de varios familiares y trabajadores de su casa.

“Tres vehículos con civiles a bordo mantuvieron vigilancia afuera de la casa de mi madre, Violeta Barrios de Chamorro, hasta las 6.00 a.m de hoy”, detalló.

“Exijo que cese el asedio policial contra nuestros familiares y compañeros de trabajo”, insistió Chamorro.

El director de CONFIDENCIAL demandó “la liberación de los 19 rehenes electorales del régimen, y de más de 120 presos políticos”.

“Exigimos el levantamiento del estado policial, y que se restablezcan las libertades de reunión y movilización, de prensa y expresión”, insistió.

Allanan casa de Carlos F. Chamorro

Desirée Elizondo, esposa del periodista, detalló en la misma red social la noche del lunes que seis patrullas de policías entraron a la vivienda desde las 8:30 de la noche.  “Como ladrones, entran de noche y al amparo de las armas”, escribió.

El periodista indicó que durante cuatro horas más de 50 policías allanaron su casa y se retiraron a medianoche. “Los policías no dejaron un acta de los bienes y documentos que incautaron ilegalmente”, precisó.

Chamorro había advertido en su más reciente columna, publicada en CONFIDENCIAL el pasado ocho de junio, que Ortega empezó a ejecutar “un nuevo golpe de Estado contra el derecho constitucional de los nicaragüenses a elegir y ser electos en libertad”.

“La escalada represiva no se detendrá en los próximos meses. Todos los nicaragüenses, en la indefensión, somos rehenes de la dictadura”, auguró el periodista.

El primer exilio de Carlos F. Chamorro

Chamorro había regresado a Nicaragua el 25 de noviembre de 2019 junto a esposa Desirée Elizondo y otras siete personas que habían salido del país ante las amenazas y la persecución del régimen de Ortega y el encarcelamiento de los periodistas de 100% Noticias, Miguel Mora y Lucía Pineda Ubau tras casi once meses en el exilio en Costa Rica. 

En esa ocasión a su llegada a Managua, a través del Aeropuerto Augusto C. Sandino, Chamorro aseguró que decidió “asumir el riesgo” de regresar para continuar haciendo periodismo desde Nicaragua.

“Regreso a mi patria junto con un grupo de exiliados nicaragüenses, cada uno de nosotros asumiendo su propia responsabilidad, ante la falta de garantías en el país para ejercer nuestros derechos constitucionales”, escribió Chamorro.

El director de CONFIDENCIAL afirmó con emoción que volvió para “abrazar y besar a mi madre Violeta Barrios de Chamorro, en su lecho de enferma”, a quien siempre ha tenido presente por el ejemplo de su integridad y los valores que representa, hermanados al legado democrático y el sacrificio de su padre Pedro Joaquín Chamorro, Mártir de las Libertades Públicas.

“Ellos son la reserva moral que alienta mi convicción de que Nicaragua volverá a ser República”, manifestó.

Una de las principales demandas de Chamorro, a su arribo al país, fue la “suspensión del Estado de sitio de facto” y la “confiscación de facto”, contra CONFIDENCIAL y 100% Noticias.

Chamorro indicó que “no hay ninguna justificación legal para la confiscación de nuestro medio de comunicación” y que se ha agotado todos los recursos legales ante el Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia (CSJ), sin obtener respuesta.

El 19 de febrero de 2019, el jefe de la Policía Nacional, primer comisionado Francisco Díaz, en un informe presentado ante la Corte Suprema de Justicia admitió que el asalto y la ocupación de CONFIDENCIAL carece de justificación legal.

El primer comisionado Díaz afirmó que la Policía asaltó CONFIDENCIAL atendiendo una solicitud del Ministerio de Gobernación, para tomar posesión de los activos y bienes de la organización no gubernamental Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco), que fue despojada de su personería jurídica el 12 de diciembre de 2018 y     que no tiene ninguna relación ni legal ni física con los medios de comunicación dirigidos por Chamorro.

En consecuencia, la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia debió haber fallado los Recursos de Amparo que se presentaron el 17 de diciembre del 2018, ordenando a la Policía la suspensión del acto de ocupación y la devolución de todos los bienes secuestrado.

En una comunicación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en respuesta a la denuncia, el Gobierno alegó que los recursos en encuentran en “estudio” para su resolución”, denunció Chamorro.

“A pesar de la ocupación de nuestra redacción y las agresiones en contra de nuestros periodistas, hemos mantenido inalterable nuestro compromiso con el ejercicio del periodismo para fiscalizar el poder, investigar la corrupción, y promover el debate público, que seguiremos practicando en Nicaragua”, sentenció.

Arrestan a Miguel Mendoza

Una hora después del allanamiento en la vivienda de Chamorro, la Policía informó sobre la detención del cronista deportivo Miguel Mendoza Urbina, quien supuestamente está siendo “investigado” en el marco de la Ley 1055, de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz.

Según la nota policial 164-2021, Mendoza supuestamente habría cometido “actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación”. Además de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones”.

Además, la Policía justificó el arresto del cronista deportivo porque supuestamente ha “demandado, exaltado y aplaudido la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”, de conformidad con el artículo primero, de la también llamada “Ley de Soberanía”.

En las últimas semanas el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha encarcelado a 20 líderes opositores, empresarios y y allanado un sinnúmero de viviendas sin orden judicial. También ha interrogado a decenas de periodistas, dueños de medios de comunicación y personas del sector empresarial, en una escalada de represión que se registra a solo cinco meses de las elecciones presidenciales de noviembre.

Otra detenida la noche de este lunes fue María Fernanda Flores, exdiputada y esposa del expresidente Arnoldo Alemán, quien permanece en su casa bajo custodia policial. Ella también es investigada por “traición a la patria” en el marco de la “Ley de Soberanía”.

Condena internacional

El relator para la libertad de expresión de la CIDH, Pedro Vaca, denunció  en su cuenta de Twitter que el autoritarismo en Nicaragua tiene como fin “perseguir a todas las voces que no coincidan con su barbarie. Están allanamiento la casa de Carlos Fernando Chamorro en un intento más por ocultar la verdad”.

Vaca agregó que “la oscuridad en la que opera en régimen teme a la luz del periodismo independiente Cada día se deteriora más el espacio público en Nicaragua con un costo enorme para las libertades civiles y políticas. Mi respaldo a las personas valientes que reclaman libertad y mi enfática exigencia para que se garanticen sus derechos”.

Por su parte, PEN Internacional llamó a las autoridades de Nicaragua a “detener las agresiones y amenazas en contra de los periodistas críticos”.

Los asaltos al periodismo de CONFIDENCIAL

La Policía de la dictadura orteguista allanó el pasado 20 de mayo el estudio de grabación de los programas Esta Semana y Esta Noche, dirigidos por Chamorro, que se había instalado provisionalmente en un pequeño espacio del centro corporativo Invercasa, tras el asalto y confiscación de la Redacción de CONFIDENCIAL, en diciembre de 2018.

Chamorro insistió en esa ocasión que ese nuevo allanamiento ilegal no tenía relación con la investigación que el Ministerio de Gobernación levantó contra la FVBCh, como pretendió justificar la dictadura.

“Yo no soy miembro de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, no pertenezco a su junta directiva y los medios y periodismo que nosotros realizamos no recibe y nunca ha recibido donaciones de programas y proyectos de esa Fundación”, explicó tras el asalto en el que arrasaron con cajas, computadoras y cámaras de grabación y edición de televisión.

Chamorro destacó que “no nos van a callar, pueden robarse otras cámaras de televisión, otros accesorios, pueden ocupar un recinto donde nosotros habíamos hecho algunas producciones, pero vamos a seguir informando, no van a callar a nuestros periodistas”.

“La redacción de CONFIDENCIAL no está en nuestro medio confiscado, ni tampoco está en este lugar, que ha sido asaltado por la Policía en un acto inútil, porque nunca va a poder confiscar el periodismo, porque nunca van a poder callar este medio de comunicación y aquí estamos haciendo periodismo, informando”, insistió.

La medianoche del 13 de diciembre de 2018, la Policía orteguista allanó de forma ilegal las instalaciones de CONFIDENCIAL, ubicada en Planes de Altamira. Un día después regresaron y ocuparon manu militari el edificio donde funcionaban CONFIDENCIAL, Esta Semana, Esta Noche, Revista Niú y la empresa consultora Cabal.

El 23 de febrero de este año la dictadura ejecutó el último acto de confiscación del edificio, en complicidad con el Ministerio de Salud (Minsa), al convertir el lugar en una casa materna de “fachada”.

“Estamos ante un burdo intento de lavar un crimen de Estado contra las libertades de prensa, de expresión, y de asociación, con la complicidad del Ministerio de Salud”, denunció el director de CONFIDENCIAL.

Chamorro dijo que Ortega ha intentado cerra un medio de comunicación “que está cumpliendo 25 años de hacer periodismo independiente, pero nunca ha podido confiscar el periodismo, ni callar a CONFIDENCIAL”.

“Donde antes se hacía periodismo en libertad, en la redacción de CONFIDENCIAL, ahora están las fotos gigantes de Ortega y (Rosario) Murillo con su color rosa chicha, simbolizando un nuevo monumento al crimen contra la libertad de prensa”, reiteró Chamorro.

Premian su coraje a nivel mundial

El pasado 25 de mayo, Chamorro fue reconocido con el Premio Ortega y Gasset por su trayectoria periodística, que otorga el diario español El País. El reconocimiento llega mientras el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo dirige una nueva persecución contra la prensa independiente en Nicaragua.

“Lo recibo muy honrado, como portavoz de un mensaje de aliento para el periodismo independiente de Nicaragua, que está defendiendo la libertad en estos momentos de persecución”, valoró Chamorro sobre el reconocimiento que destaca su “capacidad para sobreponerse y enfrentarse al régimen represivo” de Nicaragua.

El premio, otorgado por unanimidad, destacó a Chamorro como “emblema de la defensa de la libertad de expresión”.

“El suyo es un ejercicio de periodismo con mayúsculas, ejercido ante la adversidad y la violencia”, manifestó el jurado del premio.

Hijo del periodista y Mártir de las Libertades Públicas, Pedro Joaquín Chamorro, asesinado en enero de 1978 durante la dictadura somocista, y de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, el director de CONFIDENCIAL tiene cuatro décadas de trayectoria periodística y ha reafirmado su compromiso con el ejercicio de un periodismo independiente, pese a la persecución del régimen orteguista.

El 20 de julio de 2010, Chamorro se convirtió en el segundo nicaragüense que gana la “Medalla de Oro” del Premio Maria Moors Cabot, otorgado por la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, con sede en Nueva York.

Sobre Carlos Fernando Chamorro, la Junta Directiva del Premio Cabot señaló que “es un periodista con un liderazgo nacional, una persona con conciencia e integridad, un defensor de su pueblo y un relator honesto de historias. Nicaragua mira sus programas de televisión y sus artículos por su veracidad e imparcialidad en una atmósfera altamente politizada”.

Además, indicaron que se “ha convertido en el más independiente y valiente periodista del hemisferio”.

“Carlos Fernando Chamorro sirve como un ejemplo excepcional de coraje en su lucha por frenar los abusos de un régimen autoritario”, manifestaron en el acta del premio.

El primer periodista nicaragüense en ganar ese galardón fue su padre, el Dr. Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en 1977, cuando fungía como director del diario La Prensa, en Nicaragua. En 2019, el caricaturista de CONFIDENCIAL, Pedro X. Molina también fue distinguido con el mismo premio.

Los premios Moors Cabot se fundaron en 1938 y se otorgan a periodistas que promueven un mejor entendimiento de las Américas.

Información en desarrollo


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend