Nación

Periodista señala a la Policía de “apoyar” a delincuente que la agredió

Marisol Balladares, locutora de radio Corporación, denuncia un hombre la intentó "apuñalar" dos veces y le robó su celular

Nerviosa y con una herida visible en su mano izquierda, la periodista Marisol Balladares denunció ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), un ataque del que fue víctima el pasado miércoles 31 de marzo, cuando un sujeto, supuestamente vinculado con la Policía Nacional, le robó su teléfono móvil e intentó herirla con un arma blanca.

Balladares explicó que mientras salía de Radio Corporación —donde labora como locutora— escuchó que oficiales de la Policía, que asediaban el medio de comunicación, informaron por radio: “el blanco se está desplazando hacia el sur”; precisamente, el rumbo que ella había tomado para abordar un vehículo que la llevaría a su casa.

Detalló que, a pocos metros de la radio, un sujeto tatuado, con cicatrices en su cara y armado con un cuchillo la abordó por la espalda e intentó herirla en dos ocasiones.

Relató que se defendió dándole una patada al sujeto y evitó que éste le causara un mayor daño. Sin embargo, el hombre intentó apuñalarla nuevamente y logró herirla en uno de los dedos de la mano izquierda. “Me gritó dame el teléfono hija de puta que te voy a matar. Yo saqué el teléfono que tenía en el pantalón y se lo tiré. Lo recogió y le gritó a la gente que si se metían los iba a matar”.

Policía no evitó el delito

Marisol Balladares indicó que todo fue a vista y paciencia de la Policía, que se encontraba a pocos metros asediando en las afueras de la Corporación. “Fue algo premeditado porque yo andaba mi cartera, andaba dinero, pero a él le interesaba apuñalarme y quitarme el celular”.

Añadió que el agresor no andaba solo, pues lo persiguió por varias cuadras y lo vio subirse en una moto en el sector del Barrio Larreynaga.

La abogada Carla Sequeira, encargada del área legal de la CPDH, explicó que no es la primera vez que Balladares es atacada, asediada y hostigada por la Policía o personas afines al Gobierno, que han puesto en riesgo “su vida y la de su familia”.

Aseguró que como CPDH agotarán los mecanismos internos para solicitar medidas cautelares en favor de Balladares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Sequeira recordó que la Policía incumplió sus funciones al no brindar auxilio, durante el ataque contra Marisol Balladares, pues entre sus funciones está la “prevenir la comisión de actos delictivos o cualquier forma de amenaza a las personas y sus bienes”.

“Es evidente que en ese momento la Policía estaba frente a la radio Corporación. Estamos hablando de que no evitaron que estos hechos ocurrieran. No existe ningún tipo de ayuda, no se le brindó la respuesta a la ciudadana”, señaló.

Desde el estallido de las protestas sociales en abril de 2018, los periodistas independientes de Nicaragua —según la denuncia de organismos nacionales e internacionales de derechos humanos— han sido perseguidos, amenazados, hostigados, robados e incluso medios de comunicación como CONFIDENCIAL y 100% Noticias fueron confiscados; el periodista Ángel Gahona de Bluefields fue asesinado y casi un centenar de comunicadores fueron obligados a huir del país.

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Nación

Share via
Send this to a friend