Nación

“Ortega hizo en Confidencial un cuartel policial, pero no pudo matar el periodismo”

Carlos F. Chamorro: “Solo sé que entran y salen camiones y policías, pero el Estado no puede adjudicarse bienes que no le pertenecen”

Decenas de bolsas plásticas negras, conteniendo objetos desconocidos, aparecieron amontonadas este sábado en el parqueo de las oficinas de la redacción de Confidencial y Esta Semana, el medio de comunicación independiente asaltado y ocupado por la Policía desde el 14 de diciembre de 2018.

El pasado 21 de diciembre de 2020 el Gobierno instaló un rótulo en las afueras del local, adjudicando el inmueble como “propiedad del Ministerio de Salud”, donde “se construirá la casa materna del Distrito I de Managua”.

“Como representante de las empresas Invermedia-Confidencial y Promedia-Esta Semana, y mi esposa Desirée Elizondo, por la empresa Cabal, que rentaba las oficinas, nunca fuimos notificados por el Estado sobre la confiscación ilegal, que está prohibida por la Constitución, por lo que Ortega no puede adjudicar lo que no pertenece al Estado”, declaró el periodista Carlos F. Chamorro, director de Confidencial y propietario del inmueble.

“Ignoro si de verdad están construyendo una instalación de salud, porque hasta hoy las oficinas del medio de comunicación siguen siendo un cuartel, la policía armada nunca nos ha permitido entrar al local. Lo que sí sabemos es que ha habido movimientos, camiones que entran y salen, custodiados por policías”, precisó Chamorro.

No hubo investigación por robo contra CONFIDENCIAL

El periodista recordó que el 19 de diciembre de 2018, junto con un grupo de trabajadores de Confidencial, presentó una denuncia contra la Policía ante el Ministerio Público, para que la investigaran por robo y crimen organizado, en perjuicio de un colectivo de 25 personas.

En la denuncia se adjuntó el inventario provisional de los bienes incautados a las empresas y a los trabajadores, que incluyen 35 computadoras, un estudio de televisión recién estrenado, siete cámaras de televisión, dos editoras de televisión, dos cámaras de fotografía, decenas de discos duros, teléfonos celulares y accesorios de producción audiovisual, así como la documentación contable e institucional de las empresas y de carácter personal, e información privada, en físico y en formato digital.

“¿Por qué el Ministerio Público nunca investigó el robo? ¿Dónde están los bienes que se robaron?”, cuestionó Chamorro.

El periodista rechazó la justificación del asalto contra Confidencial que brindó el primer comisionado de la Policía Nacional Francisco Díaz, al alegar en el trámite de un Recurso de Amparo ante la Corte Suprema de Justicia, que estaba cumpliendo órdenes de cerrar la organización no gubernamental Cinco, que fue despojada de su personería jurídica en 2018.

“Ortega, el comisionado Díaz, la fiscal Ana Julia Guido, y los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, saben que es falso, no hay ninguna relación entre la oenegé y las empresas de medios de  comunicación. Aquí se ejecutó una orden política de cerrar un medio, y después intentaron inventar una burda justificación”, comentó Chamorro.

Sobre el uso que el Gobierno le dará a la redacción de Confidencial en el futuro, Carlos F. Chamorro dijo: “no puedo especular sobre eso. Lo único cierto es que durante dos años Daniel Ortega convirtió las oficinas de nuestra redacción en un cuartel policial, pero nunca pudo matar el periodismo”.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend