Nación

Ometepe lleva dos semanas sitiada por policías y paramilitares

En las madrugadas han visto a paramilitares escondidos. Entran de repente, hacen disparos”, afirma "Clarisa", habitante de la Isla

Rodrigo es un isleño que huye del régimen de Daniel Ortega. Escapó caminando entre las montañas y bajando por riscos empinados y peligrosos. Logró salir de Ometepe, cuidando que ni la Policía ni los paramilitares lo observaran.

“Te estoy llamando hasta ahorita porque pude salir de la Isla. Me costó pero lo conseguí”, dice Rodrigo un poco cansado. Este hombre de unos 35 años solicitó que cambiáramos su nombre. No quiere exponer a su familia.

Al igual que Rodrigo, cientos de ciudadanos originarios de la Isla de Ometepe, en Rivas, huyen de al menos 100 antimotines y 30 paramilitares que desde el pasado siete de octubre llegaron al “oasis de paz” a perseguir a los manifestantes que protestan contra el Gobierno.

Desde el sábado, Rodrigo caminó por veredas y por montañas. Eso sí, todo el tiempo llevó consigo su celular con un cargador portátil, de manera que si su dispositivo se descargaba, iba a tener un respaldo para habilitar su equipo e indicar a su familia en qué sitio estaba.

Pasó la noche en la finca de un amigo. El domingo caminó cuidadosamente por senderos que ya conocía. El lunes esperó escondido y decidió arriesgarse a salir. Las provisiones se estaban acabando y lo mejor era hacer el intento para no ser capturado.

“Ya no tenía comida, ya andaba cansado de caminar tanto y de estar luchando con los zancudos. Gracias a Dios ya estoy afuera sí, igual me voy a cuidar”, expresó Rodrigo, quien aseguró que no volverá a la Isla hasta que la situación mejore.

“Yo lo voy a contactar. Ahorita voy a buscar qué comer y luego busco qué hacer”, se excusó.

La última marcha

El pasado seis de octubre, los ciudadanos de la Isla participaron en un “cicletón” por la libertad de los presos políticos, convocado por el Movimiento 19 de abril en esa localidad, que fue asediado por los agentes policiales de Altagracia.

Los oficiales intentaron impedir que la caravana avanzara y trataron de limitar el recorrido, no obstante, los agentes fueron rebasados por la cantidad de personas que estaban en la actividad, que terminó sin mayores implicaciones.

La madrugada del siete de octubre, decenas de antimotines llegaron a la Isla y realizaron redadas para capturar a los jóvenes que participaron en el “cicletón”. Ese día se llevaron capturados a Luis Miguel Díaz, Evert Barrios, Miguel Ángel Rosales Cruz y José María González, quienes hasta el día de hoy continúan detenidos, según confirmaron sus amigos y familiares.

Ese siete de octubre por la mañana, un grupo de ciudadanos se presentó a la delegación de Moyogalpa, donde se creía estaban los muchachos, sin embargo, les informaron que habían sido trasladados a Rivas. La población enardecida enfrentó a los pocos agentes que estaban en la estación, y varios policías resultaron heridos.

De acuerdo a la versión ofrecida por una testigo, que pidió el anonimato para evitar represalias, el operativo fue coordinado por el jefe de la Policía de Rivas, comisionado Yuri Valle. Según el mismo ciudadano, a las 8:00 de la mañana, un contingente de antimotines llegó a la Isla para patrullar la zona.

Desde el siete de octubre, los habitantes de la Isla de Ometepe denuncian la presencia de policías, antimotines y paramilitares. Cortesía | Confidencial

Los pobladores manifiestan que desde la madrugada del siete de octubre en la isla de Ometepe “no se respira paz”, pues el contingente de antimotines, apoyado por los paramilitares, se movilizan por todo el lugar a bordo de siete camionetas Hilux y un microbús. Su única misión es capturar a los “enemigos del Gobierno”.

Los dirigentes, promotores, y activistas de derechos humanos, están siendo perseguidos por la Policía y paramilitares. Los armados caminan en la Isla con una lista que fue elaborada por los secretarios políticos del régimen de Daniel Ortega. Durante el día rastrean la zona con perros y por la noche patrullan en las calles aledañas.

Urbaite, la Monimbó de Ometepe

Urbaite Las Pila es una comunidad indígena bastante conocida en Ometepe. Clarisa, otra habitante de la Isla, quien también pidió que cambiáramos su nombre por seguridad, recuerda que de esta localidad, cientos de jóvenes se levantaron en abril en apoyo a las protestas por las reformas al seguro social, y demandando la renuncia de Ortega.

Clarisa relató a CONFIDENCIAL que una de las comunidades más asediadas es precisamente Urbaite. Regularmente las fuerzas combinadas vigilan las calles y realizan disparos por la madrugada, en búsqueda de los manifestantes.

“Es que Urbaite es como el Monimbó de la Isla. Pero ahora se ha convertido en un lugar sitiado, aunque no pareciera. En las madrugadas han visto a paramilitares escondidos. Entran de repente, hacen disparos. Se presentan cada vez que quieren. Hoy pasé y vi a los trabajadores de la Alcaldía reparando las calles. Dicen que son paramilitares disfrazados. La verdad yo no los reconozco, no son de aquí”, indicó Clarisa.

El pasado fin de semana, tres jóvenes de Urbaite fueron secuestrados de sus casas por antimotines y paramilitares. De acuerdo a los lugareños, los muchachos fueron golpeados y una y otra vez les preguntaron información sobre los demás isleños que huyen del régimen.

“Los golpearon mucho para sacarles información. Les preguntaron ¿dónde nos escondemos? pero ellos no dijeron nada y fueron liberados dos horas después, eso sí, les pegaron duro”, denunció otro de los pobladores de la Isla, quien omitió su nombre por razones de seguridad.

El asedio del régimen es permanente, hay allanamientos, detenciones arbitrarias, heridos e incesante persecución. Muchas personas están escondidas y otras aguantando hambre y durmiendo a la intemperie en los volcanes bajo la lluvia.

Los habitantes de la Isla recientemente denunciaron que diez personas fueron secuestradas por estas fuerzas combinadas. Nueve han sido trasladadas a la delegación en Rivas y uno fue transferido a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), en Managua. “No sabemos quiénes son, por lo mismo que andan huyendo, pero los vimos salir a lo lejos”, afirmó Clarisa.

La Articulación de Movimientos Sociales, denunció a través de un comunicado, que “más de 120 autoconvocados huyen. Algunos tuvieron la oportunidad de salir en lanchas de motor, pero es importante denunciar que el Ejército y la Fuerza Naval está impidiendo que alguien salga. Patrullan las orillas del lago con mucha frecuencia”. “Hay desesperación familiar e incertidumbre, miedo y prácticamente un estado de sitio de facto”, dice el documento.

¿Y el turismo?

La puesta del sol en Punta de Jesús, en la Isla de Ometepe, era uno de los momentos más apreciados por los turistas nacionales y extranjeros. Clarisa cuenta que desde el siete de octubre, los visitantes se fueron junto con los dueños de los negocios.

Los antimotines y los paramilitares se movilizan por toda la Isla en busca de los manifestantes. De acuerdo a Clarisa los encapuchados o “policías voluntarios”, como los ha llamado Ortega, son originarios de Ometepe y también de la ciudad de Rivas.

“El turismo está apagado. Es raro ver a extranjeros en la Isla. En la zona donde están los mejores hoteles, la mayoría de negocios están cerrados. En Moyogalpa, para poder almorzar, se tiene que ir a los comedores populares. No hay grandes establecimientos abiertos”, refirió.

En noviembre se realizarán las fiestas municipales de Altagracia. Clarisa no está segura si para la fecha los agentes policiales y los paramilitares continuarán en la Isla. Desconoce si permanecerán en el sitio hasta diciembre o enero. Igualmente está preocupada por el resto de personas que continúan huyendo de los grupos combinados.

“Es agobiante. Ellos tienen la misión de agarrar a la gente que anda en lista. Andan para un lado, para otro. En cualquier momento aparecen en un lugar. Hay gente que sufre mucho con sus familiares porque están aguantando hambre. En la Isla el ánimo no es el mismo, el sufrimiento emocional afecta a la gente de aquí. El miedo de que agarren a su familiar o le lleguen a tocar la puerta. Persiste el miedo en todos”, afirmó Clarisa.


Policía “vigila” el centro de Managua

La Policía de Nicaragua realizó este lunes por la mañana un amplio despliegue en el centro de la capital.  Decenas de patrullas, en su mayoría llenos de agentes armados, incluyendo antimotines, se apostaron cerca de la Universidad Centroamericana (UCA), sin que las autoridades dieran una explicación.

“Managua se ha convertido en una especie de cárcel. No te dejan marchar, no te dejan protestar y ahora cuando a ellos se les ocurre, ponen el montón de antimotines en la calle y uno ya no anda con tranquilidad”, refirió una ciudadana que transita regularmente por la zona.

En un informe emitido el jueves pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mostró su “preocupación por la persistencia del uso de la detención como forma de represión de la protesta social, así como la criminalización de personas que participaron en las diversas formas de manifestación pacífica contra el Gobierno de Nicaragua desde abril”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend