Nación

Obispo Báez demanda ayuda al mundo para poner fin a “régimen de crueldad” en Nicaragua

El jerarca católico urge a la comunidad internacional dejar la “hipocresía diplomática” para demandar que se libere a los presos políticos

Las violaciones de derechos humanos que se siguen cometiendo contra los nicaragüenses, bajo “un régimen de crueldad” como define el estilo del ejercicio del poder en Nicaragua, demandan la intervención de la comunidad internacional e ir más allá de “la hipocresía diplomática”, advirtió este fin de semana el obispo Auxiliar de Managua, Silvio José Báez.

El jerarca católico, quien se encuentra en el exilio desde 2019 por órdenes del Papa Francisco—tras amenazas de fanáticos orteguistas— sostuvo que el pueblo de Nicaragua se encuentra maltrecho y necesita ayuda.

Báez recordó el reciente caso del preso político Max Jerez, a quien le negaron la posibilidad de despedirse de su madre Heidi Meza, quien falleció este viernes. “Se ha vuelto un icono de esta crueldad, un acto de tremenda inhumanidad”, lamentó refiriéndose al caso concreto que ha provocado la condena del régimen en las redes sociales.

El religioso carmelita participó el sábado en la “Jornada Espiritual Mundial: Rompamos el silencio”, que se dedicó a la liberación de los presos políticos en Centroamérica, entre ellos los nicaragüenses, justo cuando la región cumple el bicentenario de su independencia bajo la sombra del autoritarismo en Nicaragua, El Salvador y Honduras, con la población sumida en la pobreza y en una situación crítica por la pandemia.

El líder católico analizó la parábola del Buen Samaritano—la misma que inspiró al pontífice para hacer su encíclica “Fratelli Tutti”— y llevó su mensaje bíblico en esta jornada, en la cual ex presos políticos y sus familiares relataron su testimonio bajo el régimen de Daniel Ortega.

En el mismo evento, realizado el 11, 18 y 25 de septiembre, parientes de reclusos de Honduras, El Salvador y Guatemala narraron su propia situación en un evento regional que contó con una variedad de participantes, entre ellos músicos nicaragüenses, jesuitas de El Salvador, la sección ecuménica desde Sufismo-islam en España, la iglesia presbiteriana, a la que se suma la intervención el sábado 18 de septiembre.

“Más allá de la hipocresía diplomática”

Según el Obispo, en la actualidad si cualquier ciudadano se enfrenta a la misma situación del buen samaritano, que se encuentra en el camino a un hombre mal muerto tras un asalto, se necesitaría alzar la voz y denunciar a los responsables.  “Hoy, pensando en el sistema de crueldad que se ha impuesto y domina en el país, hay que alzar la voz a nivel mundial para que la comunidad internacional y organismos humanitarios intervengan en Nicaragua. Hay que ir más allá de la hipocresía diplomática”, reiteró.

Para Báez, lo que ocurre bajo el gobierno de Ortega no puede ser considerado ajeno por las demás naciones, en especial las de Centroamérica, y por eso “se debe intervenir para parar esta crueldad y hacer que se libere inmediatamente a las personas que han sido encarceladas de manera injusta”.

Desde finales de mayo pasado, el régimen ha encarcelado a 36 opositores, entre ellos siete precandidatos presidenciales, en una escalada represiva previo a las votaciones de noviembre próximo, en las que Ortega busca la reelección, mientras se niega a respetar los derechos humanos y acusa a la comunidad internacional de intervencionismo. Los medios oficialistas dirigen también una campaña sucia contra sacerdotes católicos e incrementa la presión contra los medios de comunicación para imponer el silencio en toda la ciudadanía.

“Mi país sufre una situación extremadamente grave que va más allá de lo social, de lo político y lo económico. Es una gravísima crisis humanitaria. En Centroamérica hay problemas de todo tipo, sin embargo, la situación en Nicaragua alcanza unos niveles estructurales de irracionalidad, violencia y maldad que han sobrepasado toda imaginación. Nicaragua es un país secuestrado por una cúpula en el poder, una sociedad maltratada de mil maneras, incluida la pandemia y donde hay personas concretas que han sido privadas de su libertad, despojadas de sus derechos y silenciadas por la fuerza”, añadió Báez.

El “secuestro de los pueblos”

En su segunda intervención este domingo, durante la homilía de la misa oficiada en la parroquia Santa Agatha desde Miami, Báez reiteró sus críticas al autoritarismo, esta vez después de analizar las enseñanzas de Jesús a sus discípulos.

De acuerdo con Báez, quien se impone con la fuerza y hace de su voluntad ley, no revela su grandeza, “sino su pequeñez moral y su mezquindad enfermiza”.

“La ambición de poder es un principio de destrucción. Cuando alguien busca tener éxito y estar en el primer lugar, a toda costa y a cualquier precio, siempre produce división, humillación, pobreza y dolor. A nivel social, los pueblos dominados por personas cegadas por la ambición de poder son pueblos empobrecidos, maltratados y prácticamente secuestrados por quien domina y se impone desde arriba”, explicó.

Para el Obispo, en sus enseñanzas Jesús quiere erradicar tres verbos de la convivencia humana: tener, subir y mandar y reemplazarlos por los verbos dar, bajar y servir. Entonces, recordó, que quien quiere ser el primero debe ser el último y servir a los otros. Por eso como Iglesia, aseguró, no dejan de escuchar con atención el grito de los pobres, el dolor de los enfermos, las lágrimas de las víctimas y el sufrimiento de los encarcelados. “Jesús nos enseña que no hay que negociar la verdad, ni traicionar el amor”, sostuvo.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend