Nación

Mujeres trans exigen justicia por asesinato de Lala: “Estamos expuestas todos los días”

"Nosotras somos vulnerables los 365 días del año, porque recibimos comentarios transfóbicos de las mismas autoridades", denuncia presidenta de Odetrans

La Asociación Nicaragüense de Transgéneras (ANIT), la Organización de Personas Transgénero de Nicaragua (Odetrans) y la Mesa Nacional LGTBIQ de Nicaragua exigieron justicia por la muerte de Lala, la joven de 22 años brutalmente asesinada por dos hombres el pasado tres de marzo en el municipio de Somotillo, Chinandega.

Para Wylleydy Rivas, mujer trans de ese mismo municipio y amiga de infancia de Lala, el clamor es uno solo: “¡Justicia, justicia!”. La última vez que se encontraron fue el 14 de febrero. Se prometieron verse de nuevo, pero por cuestión de tiempo no pudo ser. Hoy llora porque a su amiga “le arrancaron la vida” aunque afirma “nos la quitan cada día cuando nos discriminan en la calle por decidir ser mujeres”.

Cuenta que conoció a Lala cuando eran adolescentes y la impresionó que era determinada, sonriente y se vestía muy elegante. “Ella siempre supo quién quería ser”, insiste. Para Wylleydy el hecho que el pueblo hoy esté indignado es una muestra del cariño que Lala se había ganado.

El Ministerio Público explica, en la acusación por asesinato agravado, que Lala murió después que Bernardo Pastrana y Jorge Mondragón,  la arrastraron atada a un caballo a lo largo de 400 metros y la lapidaron sobre el camino rural de la comarca La Ceiba.

“A quién podía ayudar ella lo hacía. Nunca se metió con nadie, ni tuvo problemas. Le gustaba la fiesta, le gustaba tomar, pero siempre fue una mujer tranquila. Estos asesinos inhumanos tienen que pagar, Lala se merece justicia”, exige su amiga.

Un largo recorrido de violaciones

Ludwika Vega, presidenta de ANIT, apunta que el caso de Lala no es el primero, pues “ha habido muchos casos que han quedado impunes, que han quedado a la deriva, sin acompañamiento judicial, ni policial”.

“El año pasado registramos alrededor de 25 casos de violencia en contra de mujeres trans, y este año llevamos registrados como seis casos, incluyendo el de Lala (…) la realidad es que las mujeres trans tenemos miedo a andar en las calles expresando nuestra identidad como nosotras las sentimos por esto mismo que está pasando, la gente todavía no ve a la mujer trans como una ciudadana”, lamenta.

Lala trans Nicaragua
El asesinato de Lala ha causado indignación en el municipio de Somotillo. Foto: Cortesía

Vega narra que no solo sufren crímenes, sino también agresiones violentas, discriminación y prejuicio. “Por cuestiones del machismo y del sistema de cómo nos han venido educando, enseñando, de que nosotras no somos mujeres, porque nacimos con sexo masculino”, cuenta.

En 2017, desde ANIT publicaron una encuesta denominada “Estudio situacional de personas transgénero”, que recoge las opiniones de 202 mujeres y hombres trans de las diferentes ciudades del departamento de Managua.  El estudio revelaba que la mayoría desconocía y hasta normalizaba los tipos de violencia o discriminación a las que se exponen a diario; así como la falta  de voluntad de las instituciones de Salud y Educación, “que irrespetan la identidad de las y los trans”.

Invisibilizan la violencia trans en Nicaragua

La situación cuatro años después solo ha empeorado. “Las promesas de mejoría para nuestra comunidad solo fueron una campaña a nivel internacional”, señala José Ignacio López, de la Mesa Nacional LGTBIQ. Desde el inicio de las protestas sociales en 2018, la violencia e impunidad que promueve el Gobierno, ha hecho repuntar los casos de discriminación.

“Pasaron más de 15 días del crimen contra Lala y fue hasta que se denunció a nivel internacional que la sociedad y los medios de comunicación hicieron eco de la denuncia de este vergonzoso crimen. Esto refleja el prejuicio de la sociedad y la falta de visibilización de los derechos de las mujeres trans”, insiste.

Para López el asesinato de Lala “es un crimen de odio, pero también un crimen de discriminación y prejuicio” porque las mujeres trans son históricamente “las más discriminadas porque son las que mas exteriorizan su identidad y eso las vuelve más vulnerables”.

“La Policía es una de las instituciones mas discriminatorias, al igual que el resto del Estado. En este país todos los días hay crímenes de prejuicio y no hacen nada para evitarlos. Van a aplicar asesinato agravado en el caso de Lala, porque no están dispuestos a reconocer los derechos de las mujeres trans como un crimen de odio que merece la cadena perpetua”, menciona.

Además asegura que la discriminación sexual “está normalizada en este país” y cuando las mujeres trans llegan a la Policía a poner denuncia “son ignoradas, burladas y revictimizadas”. Puso como ejemplo el caso de varias mujeres trans presas políticas que han sido recluidas en cárceles de hombres, como es el caso actual de Celia Cruz, de Ometepe.

“Somos ciudadanas”

Venus Caballero López, presidenta de Odetrans, lamenta que sigan ocurriendo crímenes contra las mujeres trans como el de Lala que solo revelan lo “machista” que nos han enseñado a ser. “Diario hay discriminación que es invisibilizada por las instituciones del Estado y que provoca que estos crímenes de odio pasen desapercibidos”, se queja.

“De la Policía históricamente recibimos discriminación. Nosotras somos vulnerables los 365 días del año, porque recibimos comentarios transfóbicos de las mismas autoridades que supuestamente están para protegernos. Deben entender que somos ciudadanas que contribuimos al desarrollo de este país”, manifiesta.

asesinato Lala
Los dos acusados del asesinato de Lala. Foto: Cortesía

Por eso lamenta que no hayan leyes que velen por sus derechos, ni que condene a quienes las asesinan. “¿Cuántas Lalas más tienen que morir para que haya justicia?”, insiste.

Piden pena severa para asesinos de Lala

Organizaciones de derechos humanos como el Instituto Internacional de Raza e Igualdad condenaron el atroz asesinato de Lala y pidieron que se castigue a los culpables con la tipifcación de “crimen de odio”.

La Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó en enero de este año, en segunda legislatura, una reforma constitucional que permite la cadena perpetua por “delitos de odio”.

La pena de prisión perpetua en Nicaragua, que será revisable, será aplicada de forma excepcional para la persona condenada por delitos graves cuando concurran circunstancias de odio, crueles, degradantes, humillantes e inhumanas que por su impacto causen conmoción, rechazo, indignación o repugnancia en la comunidad nacional.

La Constitución Política fijaba en 30 años la pena máxima en Nicaragua. El caso de Lala, podría entrar en esa nueva tipificación que es bastante “ambigua”, señala el abogado y defensor de derechos humanos, Julio Montenegro.

“Pero la aplicación es arbitraria como ya hemos denunciado y depende del judicial lo que quiera hacer con los casos”, explica.

Para la abogada experta en Derecho Penal y académica integrante de la Alianza Ciudadana, María Asunción Moreno, el caso de discriminación sexual está tipificado en las reformas y podría aplicar cadena perpetua, pero depende de las circunstancias en las que ocurren.

El artículo 140 numeral 10 del reformado Código Procesal Penal establece que es asesinato agravado cuando “el hecho sea cometido por odio, motivado por intolerancia y discriminación, referidos a la orientación sexual, y/o identidad sexual, expresión de género, origen étnico, condición social y económica, nacionalidad, religión, ideología, color de piel, discapacidad o profesión de la víctima”.

Sin embargo, se establece que esto sucederá si “el que cometió el delito ha expresado de manera personal, en redes sociales o por algún medio de difusión el desprecio o intolerancia contra una persona o grupos de personas a las que previamente amenazó y acosó por algunas de las circunstancias previamente mencionadas”.

Moreno explica que si esto último no se cumple, se aplicará la pena de asesinato y la pena podría ser de 25 a 30 años.

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Nación

Share via
Send this to a friend